10 de marzo de 2010

Seguridad en uno mismo

La seguridad de lo que yo soy no la debo esperar de la valoración de los demás, la vida debe tener un sentido en sí mismo, con independencia de las circunstancias de cada de momento y de los lugares de donde venimos, de las dificultades y la decepción, lo que importa es el lugar al que vamos, porque todo en la vida se mueve, va hacia delante, es imprescindible tener un proyecto de vida, éste se puede basar en la creatividad, en la realización de alguna misión o tarea o en el amor, preferentemente en una combinación de todas ellas, pero en este proyecto también debe considerarse la presencia del sufrimiento inevitable, al que se debe dar un sentido para poder soportarlo, ese sentido puede encontrarse en el aprendizaje que toda situación nueva conlleva y en saber llevar ese sufrimiento con dignidad, tener esperanza es luz en un valle de sombras, la mente es un lugar maravilloso pero también uno peligroso, debemos sincerarnos y definir qué tipo de persona queremos ser, después, actuar en consecuencia, conforme más nos metamos en ese papel iremos recibiendo refuerzos hasta que el cañón que buscamos y nosotros mismos sean prácticamente una misma cosa, tenemos una responsabilidad con la vida, no al revés, no elegimos nacer ni nuestras circunstancias en la vida, pero si en la existencia domina el propósito, entonces estamos aquí por algo, tenemos miles de oportunidades a lo largo de nuestra vida de acompañar, cuidar, amar, ojalá al momento de la muerte pueda decir: mi vida no ha sido vana.

5 comentarios:

margari dijo...

Miranda.Apenas, te leí antes.
No sé quién, ni de dónde eres,
pero si.!SÉ!
Que tu relato está,lleno de verdad,sinceridad y ternura.

Es cierto.
No elegimos la vida con que llegamos.
Pero si.Es cierto, también, que marcamos nuestras normas,ponemos las reglas en el contrato de nuestra vida.
Jamás, será en vano una vida.
No fallándote a ti.Cumpliendo contigo misma.Harás, que sean felices,los que contigo estén.
Elegante y bonito artículo
Un beso
Margari

Tarzán dijo...

Miranda, es importante lo que los demás piensan de nosotros, pero más lo es, lo que pensamos de nosotros mismos ¿no? Te acompaño en toda tu reflexión, y digo:Somos lo que hacemos, verdaderamente ¿no? Un saludito. Me encanta leerte. Tu aporte inestimable-tzn

Mayte® dijo...

Porqué me siento cómo si me hubieras dado una regañina??

Eres cómo un bálsamo para mis ojos y lo sabes. Leerte me reconforta y saberte cerca más.

Besitos desde el alma y agradecida de poder leerte

*Inesperada* dijo...

Miranda, la que mira y se pasea por la vida,
con la timidez que se te supone,
con la madurez que se palpa,
con la grandeza de espíritu que manejas,

Miranda... me gustó mucho... vuelve, sorpréndenos y sorpréndete a tí misma.
Creo que desconoces las cosas tan bellas que pueden salir de tu alma.

Soñador dijo...

Creo que nacemos y nos enseñan unas cosas que en la mayoria de los casos luego deberiamos transformar a nuestra manera de ir percibiendo la vida.Por eso debemos estar receptivos a aprender e ir modificando las pequeñas cosas y a veces no tan pequeñas , que nos causan cualquier temor, la vida es para valientes..los que se arrugan no la viven , gracias por tus letras

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...