27 de marzo de 2010

Tiempos de cambio (no… cambios de tiempo)

No es lo mismo Tiempo de cambios que Cambios de tiempo (sino pregunten a media España).

Hace unos días atrás escribía, o mejor dicho transcribía pensamientos sobre los cambios que se vienen produciendo en la gente a nivel personal.

Pues bien, yo no estoy exento de ello, mi situación personal no es la optima (económicamente hablando) aunque tampoco es la peor, gracias a Dios.
Sí estoy expuesto a cambios que se me vienen produciendo a raíz de mi situación laboral, que me conlleva utilizar mis horas de la noche para trabajar. Esto no significa absolutamente nada, ya que no soy el único que lo hace, pero es necesario organizarme. Organizarme con el tiempo.

No me rinden las mañanas, en primer lugar, porque al estar horas nocturnas despierto, al menos quiero dormir un poco. Eso si al despertar, para comer, siempre termino a las apuradas, porque se me acorta mucho el día (y no es culpa del terremoto en Chile, aclaro).

Sé que suelo tener una pequeña manía con el tiempo (y no el climatológico en sí), sino ese que a medida que vamos creciendo se hace más corto. Si bien es cierto que la tendencia en la gente de edad es dormir un poco menos (excepto algunas que otras personas que no quiero nombrar para no herir susceptibilidades), el día pasa volando y a veces lo dejamos pasar así sin ton ni son, eso sí, en buena hora mientras disfrutamos.

Este tema que los días se acortan da para mucho y, estoy casi seguro (sino fuera por el “casi”) que más de un lector pensara lo mismo (conste que no es mi intencion expresarlo de manera apocaliptica).

Dichosos que aún tenemos tiempo y nos abraza con su pasar, nos roza con sus momentos, que en sí no es una medida sino más bien una cualidad. Creo que he mencionado en más de una oportunidad que debemos ser conscientes de cada minuto de nuestra vida, y saber aprovecharlo en aquello que estamos haciendo, o simplemente contemplando la vida (inclusive tirándose a la bartola).

Pienso (y he leído) que a veces hay que levantar el pie del acelerador, y darnos tiempo para vivir. Aunque convengamos que hay momentos donde parece que vamos en bajada (y no anímicamente sino por velocidad) donde ni el freno de manos nos para. Los sucesos que acontecen a nuestro alrededor nos hacen acelerarnos aun sin querer, y ya una vez puestos pues no podemos frenar (sino nos pasan por arriba).

También es cierto que de pequeñeces está hecho el mundo (esto también lo leí en algún lado), desde ese minutito que frenamos para el cafelito en el bar, hasta un “buen día” de algún desconocido en la calle.

Como personas somos importantes, para nosotros mismos y para los demás, somos como un engranaje en la vida, tanto nuestra como para quienes tenemos cerca (nuestras parejas, hijos, amigos, compañeros, etc.), entre todos los seres humanos somos como la sangre de un cuerpo y sus órganos vitales que hacen que esta manera o forma de vida siga rodando. Por ello la sangre debe circular en el cuerpo para seguir viviendo.

Es así, que aun, a la velocidad de la luz, debemos ir frenando impulsos, dejando arbitrariedades, pensando y cuidando de nosotros, dándonos tiempo para conocernos y conocer a los demás, pausados al hablar y más aun al pensar, creo que así es como ganamos momentos en la vida.

El “Sin Prisas…Sin Pausas”, que suelo mencionar constantemente, se refiere a eso, no dejemos escapar el tiempo, pero tampoco abusemos de él, todo en su justa medida. Espero me entiendan el pensamiento (no tengo tiempo de revisarlo… qlp)

En fin…

nuestras charlas nocturnas

4 comentarios:

Madeira dijo...

Me parece un texto profundo, fruto de reflexiones internas y del paso de los años. Algunas frases transcriben perfectamente lo que pienso y siento en estos mmentos.
Gracias. Un abrazo

LIA50 dijo...

No podria expresar todo lo que siento mejor que con tus palabras, sabia reflexión con la que estoy absolutamente de acuerdo.Cariños ..
Lia

scarlet2807 dijo...

Mario, me has recordado lo que yo siempre pienso, la gente va tan apurada " tragandose la vida" , que no se dá el tiempo de vivir...

Un beso, Scarlet2807

D'MARIE dijo...

Mario,es bueno leerte,tan paciente con el retrato de la vida.Somos esto,lo importante es adapatarse o cambiar habitos.Uno elige.Buenisima reflexion.
Besis

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...