ESPERANDO


ESPERANDO

Te he dicho, que esa palabra me conmueve, amiga. Que sabes mi opinión sobre esperas, cualquiera, cualquiera la razón o fundamento de ellas. Más, cuando ambos sabemos, que esperar no es un hecho práctico, una mesa de bar, una silla en la puerta de tu casa o la mía, un banco de plaza, un aeropuerto. La espera tiene cuerpo. Indescifrable cuerpo, de colores ignorados, graves a agudos silencios, textura vaga. Ambos, sabemos que la espera no es distancia, que no equivalen, que lo esperado puede estar a milímetros, casi a un roce de yemas. Sin embargo, no llega en palabras, en estímulos, ó dolores, y menos en abrazos. La espera, fluctúa dentro de nosotros con su carita inocente, pero encarnada y cruel.
Algo, debemos recordarnos: Hemos sido esperados, y es mucho. Fuimos victimarios de alguna ilusión cualquiera, y debería pesarnos…y nos pesa.
Nuestra espera, tal vez tenga una madre, dispuesta a insuflarle paciencia, a decorarle en la cara una sonrisa esperanzada, a dotarla del saber que iré o vendrás. Seguramente, no verán los filamentos que nos unen, ni perciban armonías. Solo estimarán materia, y entonces, perderán algo diferente: será mirar sin ver, escuchar sin sentir.
Por eso, nuestra espera es apacible. En mi caso, sé que estás. Y juro que estoy. Eso, que no he dicho aún, que me agradó ver esta vez tu figura en el marco de la puerta, con el décimo sentido que le encontré a tu sonrisa. Que esta vez, hallé tus manos, disfruté los detalles de tu casa. Vine, porque te esperaba, y no quise perderme las chispas, conque alumbra tu alegría ahora.

7 comentarios:

rafa dijo...

Tarzan..., que bueno, eso de esperando , sin esperar quizas, se goza aún mas el chispazo del esperado encuentro, bellas imagenes, gracias

*Inesperada* dijo...

Me has puesto la carne de gallina, literalmente.
Hay personas que esperan toda su vida, pacientemente, con un dolor que no debe notarse en nada.
Estirar otro poquito más la paciencia, del tiempo que no acaba por llegar, se nos hace eterno.
Superar con razones el desencanto de la espera en la que agonizamos, con la confianza a la que nos aferramos desesperadamente.
Todo por el resultado final, la meta de la espera, hacemos.

Me encantó, me toca de cerca este tema y le diste un color chispeante de amistad verdadera.

Gracias Tzn.

Mayte® dijo...

Bien ha valido la pena esperar, si al final del camino has encontrado tu recompensa.
Una sonrisa, el tacto de unas manos, una caricia..., y todo el sufrimiento desaparece por ensalmo.

Es maravilloso poder leerte Tano

Abrazos a la distancia

Soñador dijo...

Las esperas que tanta expectación nos causan siempre solo dominadas como en tus ordenadas letras , por la paciencia del saber aprendido a esperar en este caso y saber que sin darnos cuenta mientras esperamos en la calma de nuestras circunstancias y momentos..que llegara ese momento,esperado.Gracias

Anónimo dijo...

Esperar en compañía es una espera de ensueño... compartir deseos, anhelos... esperanzas. Esperar lo mismo, pero distinto, no esperarse, esperar todo, esperar juntos. Y encontrar... para seguir esperando más... y seguir encontrando. Nuestra espera es la de todos, pero no todos están ahí para beber sus respectivas lágrimas y despertar sonrisas. Estar ahí es la fuerza. Casandra.

margari dijo...

La espera que tú esperas.Tarzán.
!Está!Nada teme ,no es temida
Si se quiere¿la salida?Por larga que sea la espera.
Tu espera.será amada, agradecida.Esperada.Redimida
PRECIOSO,TARZAN
Como siempre, un placer leerte
Un saludo
Margari

D'MARIE dijo...

Perdon!! destesto esperar,luego de tantos plantones!! jjajaj.
Pero tu espera valio la pena,porque sientes esa adrenalina,que compartiras.Bonitoo!!
Besis