Mi placer es tu placer...

¿Qué es el placer?

Según menciona mi amigo, el diccionario de la RAE, placer es el Goce, disfrute espiritual, satisfacción, sensación agradable producida por la realización o sucesión de algo que gusta o complace. Voluntad, consentimiento, beneplácito, diversión, entretenimiento. En fin todo lo que nos hace regocijar (física o espiritualmente) es placer.

Dicen que cada ser humano busca el placer, asociado a veces con la felicidad, aunque para mi existe la diferencia que el placer es efímero, y la felicidad es un estado de animo, que dependiendo de cada uno, puede llegar a ser constante.

Hay placer en las cosas, en los pensamientos, en las actitudes, en actividades, en los actos, tiene enorme poder sobre las personas (haciéndonos sucumbir en varias oportunidades).

Entiendo que cada persona tiene ésta sensación bien definida en determinadas cosas o actitudes muy particulares, muy sui generis.

En mi limitado conocimiento no sabría como exponer la diferencia entre placeres de una y otra persona, porque entraría en el terreno de la particularidad y quiero referirme a la generalidad de la palabra y la sensación.

Creo que cuando jóvenes no tenemos bien definida la sensación de placer, en el sentido que a raíz de la inexperiencia o, mejor dicho, las pocas oportunidades de experimentar placer nos circunscribimos en determinados momentos o goces personales no tan expandidos (en cantidad). Y No me refiero específicamente al sexo en si (en pareja o solitario) sino a toda la actividad de una persona joven (el placer de aprender, las amistades, el primer amor, los padres, etc.).

A medida que crecemos la vida, cuando empezamos a caminarla, nos presenta otros placeres, apoyando bien los pies sobre la tierra, disfrutamos de cosas que de jóvenes se nos paso por alto. El placer del silencio, de disfrutar una buena obra de teatro, un buen licor, un cigarrillo, conducir, y muchas cosas mas que escapan a mi memoria.

Poco a poco se van incrementando esos momentos de gozo, cuando la persona que amas te da el “SI” definitivo (o casi definitivo), la llegada de los hijos, el primer “Papá” o “Mamá”, y la lista puede hacerse larga, de esos pequeños placeres que van apareciendo a lo largo de nuestra vida.

No quiero extenderme más de lo escrito, no creo que se entienda lo que deseo expresar, y es solamente disfrutar del placer de vivir, es lo más importante de todo.

Día a día la vida nos trae sorpresas, (unas agradables, otras no, pero es así), y el sentimiento de placer que le damos a cada una de ellas, está en nosotros, dejando el YO, para fundirse en una sensación de bienestar, en comunión con ésta disfrutando del momento.

Yo siempre he pensado que mi placer, es tu placer (y no solo a nivel físico).
Puede que sea una buena política, a mi me place y mucho.

En fin…

nuestras charlas nocturnas

4 comentarios:

Soñador dijo...

Un placer leerlo,Gracias

Miranda dijo...

Mario:

Hacía mucho tiempo no te leía, es un placer tenerte en este bello rinconcito.

Abrazos Afectuosos y Besitos a la Distancia.

Te Quiero Mucho Nene.

Tarzán dijo...

Mario, aunque difiera un poquito en el placer-tiempo (es decir, no hago un balance de placeres hoy, vía experiencia, sino que creo haber disfrutado cada uno en su momento, y esto es discutible, seguramente), tu escrito es brillante. No me sorprende porque tenía referencias tuyas, de tus inquietudes y condiciones. Como dice Soñador, un placer leerte. Un saludo-tzn

monpita dijo...

una frase que me encanto de este escrito " disfrutando el momento" sin importar si la saco de contexto o no, pero creo que luego de tantos placeres y felicidades que hemos transcurrido a lo largo de la vida,ese es el mayor placer que nos queda por practicar a esta edad "disfrutar el momento".-siempre te leo. te mando un beso .mon