27 de marzo de 2010

ENTRE AMIGOS V


ENTRE AMIGOS V

-¿Pero en serio querés casarte? –inquirió Petrocelli

-No sé, Petro…es prematuro. Apenas nos vimos dos veces. ¡Pero nos hemos querido tanto en la juventud! Esto que tenemos, no sé si es amor. Tal vez sí, tal vez, amemos los recuerdos. Lo cierto es que estamos muy bien.

-¡Good, good!...haces bien, Ramírez. La soledad no es buena. Mírame a mí, que no puedo vivir, sino tengo diez copas encima.

-Está bien, Inglés. Pero que haga como yo…que se busque una más joven, ché. Yo a Sandra le llevo veinte años, pero como si nada. Son mentiras eso de las diferencias de edad.

Mientras Petrocelli, decía esto convencido, los cuatro amigos restantes intercambiaban miradas sospechosamente cómplices. Se hizo un silencio

Silva, descongeló el ambiente.

-Yo… estoy bien, solo. No me quejo. Hago lo que quiero. Entro y salgo a voluntad. Nadie me controla…

-¡Y nadie soporta tus estornudos…! – aportó Lafuente, a la risa general.

Un caminar femenino, con tacos altos, se hizo presente en el bar, que enmudeció. Una figura de cabellos cobrizos, con rulos abundantes, de piel tan tostada, que destacaba el verde claro de sus ojos; una falda corta y estrecha, azul, más una playera sin mangas, amarilla, se movía ondulante, hacia la mesa de los cinco amigos.
Cuando Petrocelli la vio, sonrió alegremente

-Sandrita, amor…conocés a mis amigos…Lafuente, Ramírez, Silva, O´Connors…

-Hola –dijo Sandra, exhibiendo el contraste entre sus labios rojos, y la blancura de sus dientes.

-Papi, vengo a buscar el auto. Voy a dar una vuelta con una amiga. ¿Las llaves?

-Tomá, mami. Andá tranquila. Si te acordás, en dos horas más o menos, pasame a buscar. Sino alguno de los muchachos me llevará, seguro.

Ramírez, asintió con un movimiento de cabeza, mirando completa a la mujer, sacándole una radiografía, seguramente policial.

Si la mujer, vista de frente, acercándose, era digna de contemplar, de espaldas, alejándose…

-¡Que se le va a hacer! –Dijo Petrocelli – Vive encerrada, pobre, perseguida porque no pudo darme un hijo.

-Andrews…otra vuelta…para todos –dijo el Inglés, al mozo, que había estado absorto, con la visita inesperada.

Cuando el agente de policía, que recorría diariamente el barrio, entró al bar, nadie se asombró. Solía hacerlo, para tomar un cafecito, o ir al baño. Sólo que esta vez, se dirigió a la mesa de los amigos.

-Señor Petrocelli…el Ford azul es suyo ¿no?

-Si, si –respondió Petro, acostumbrado a que le ponderen el auto, por su color, o estado impecable, siempre.

-Acaba de chocar a dos cuadras de aquí. Su esposa tiene algunos golpes, pero leves. El más golpeado, es el joven que conducía. ¿Es familiar suyo?

9 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Muy bueno Trazán, de verdad eres un maestro, quedo con gusto a poco, ya quiero el próximo capítulo.

Un beso, Scarlet

D'MARIE dijo...

ajajjaaj,Ya me lo veia venir.Apurate con la continuacion esta buenisimo!!
Besiss

Margari dijo...

Tarzán.
Es realmente intrigante.
Que bueno,el argumento,el guión,todo.
No tardes por favor,espero impaciente el siguiente artículo
un saludo.
Margari

Soñador dijo...

jajajaja , muy bueno esta nueva entrega de estos amigos tan divertidos y estas historias tan bién ejecutadas y que tienen su chispa de humor , a mi personalmente me gustan mucho.Gracias

Madeira dijo...

Tarzán esperaba este nuevo microrelato. Son personajes profundamente humanos. Creo que representan a la mayoría de la humanidad que, desde luego, no se encuentra en el lado de los vencedores.
La sonrisa se nos va quedando congelada en una mueca y va dando paso a una sensación de derrota.
Seguramente esté totalmente equivocada y tú quieras expresar cosas muy diferentes. No sé..
Me tiene atrapada. Gracias

Anónimo dijo...

Era previsible... o creía, creen, que les aman??? Los hombress son increíbles. Me gustaría saber qué es lo que hace Petro ahora con ella y lo suyo. Bueno, seguro que lo convence de que era su primo que vino a verla del sur. Y la creerá de nuevo. Increíbles. Como tus relatos. Buueno, eh? Casandra.

Mayte® dijo...

De toda la historia solo me ha quedado algo en el pensamiento?
¿ Quién es el joven del coche?
Espero que no me entierres a ninguno a que tenga una explicación lógica, ya me he acostumbrado a reirme con ese grupo.

Besitos a la distancia

monpita dijo...

jajajaaja....Sandrita... Sandrita... que el destino te ha jugado una mala pasada.. y ahora???? que explicación darás???? porque espero leer eso.pero lo quiero al Petro...y ya no me caes simpática Sandrita...
Uh que éste debe ser un comentario para Tarzannnnn , pero me metí mucho en los personajes, G E N I A L , como nos tenes acostumbrados.te adoro. mon

*Inesperada* dijo...

Tarzannn, creo seriamente que debes pensar en hacer con esto una novela.
Quiero.. sabes, puedes y debes.

Un abrazo, felicidades, eres grande Tzn.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...