El esguince (no hay dos sin tres)

Voy por mi tercer esguince en el pie derecho, de ahí lo de que no hay dos sin tres. Y hoy, recordaba lo que, por el esguince, me ocurrió en la primeravera del 2009, cuando me torcí el pie en la oficina y me hice un bonito esguince con rotura parcial de ligamentos. Culpable el tacón según el traumatólogo, me dio una charla al respecto pero yo ni caso, en cuanto me curé volví a las andadas, o sea al tacón.

Aquello me obligó a hacer casi un mes y medio de reposo y a andar con muletas y, estando todavía convaleciente, se celebraba una feria de gourmets a la que, por trabajo, nos interesaba ir a mi marido y a mí. Lógicamente no podía darme "la paliza" de recorrer la feria con las muletas así que nos llevamos la silla de ruedas. Nos acompañaron una pareja de amigos que tienen un negocio relacionado con el tema y también estaban invitados.

Cuando llegamos al parking del recinto ferial, me ayudaron a bajarme del coche y me instalé en la silla de ruedas, ahí yo toda monísima, hecha una barbie, con una sandalia en un pie y el otro vendado y asomándome una uña pintada que era la única que se me veía, como una reina.

La primera gamberrada me la hicieron en la puerta, me dejaron allí en la silla y me dicen: "mientras nosotros entramos tú te quedas aquí pidiendo a ver si, cuando salgamos, te han dado suficiente dinero para que nos invites a comer", me quedé muda, menos mal, porque si me da por hablar se oyen los gritos hasta en Australia,  sin poder moverme porque las muletas se habían quedado en el coche, todo el mundo mirándome y yo disimulando, como si no fuera conmigo. Ninguno de los tres me cogía el teléfono pero a los 10 minutos volvieron a buscarme, muertos de risa para variar, y me dicen: ¿qué, cuanto has recaudado ya? yo, ofendidísima, respondí casi a gritos: ¿tengo yo aspecto de mendigaaaaaaaaaaa?, ¿os parece que voy mal vestidaaaaaaaaaa?, al final me contagiaron las risas y entramos a la feria.

Fuimos recorriendo diferentes stands, saludando a expositores conocidos, catando vinos y muchos productos estupendos y yo pensando: "parece que han terminado conmigo" pero qué equivocada estaba. La siguiente me la hicieron en un stand de vinos, estábamos catando y yo hablando con la representante del Consejo Regulador en cuestión que es amiga mía cuando, de pronto, llega un periodista pertrechado con su cámara de fotos. No se lo pensaron dos veces, me giraron la silla para que me quedara frente a frente con el periodista, se apartaron y le dicen "señor, haga Ud. el favor de sacarla en el reportaje que vaya a hacer, que no sabe Ud. la ilusión que le hace, le gusta chupar cámara que no vea y lo de salir en los periódicos ya ni hablamos, eso es que le priva"; el pobre periodista se lo creyó y pensó: "pobre mujer, a esta la saco yo en primera página y doy el golpe" y se puso a fotografiarme en la silla y yo, con mi copa de vino en la mano, diciéndole "nooooooooooo, por favor, nooooooooooo, no les haga caso que estos están locos, que lo que quieren es reírse de mí porque no me puedo defender, por favor a mí no me saque en la silla", yo no sé si terminé saliendo o no porque, para curarme en salud, ni miré la televisión en varios días ni compré los periódicos pero reírse, lo que es reírse, sí que se rieron, hasta el periodista se rió.

Pero la cosa no se quedó ahí, no, hubo más. Cada vez que pasábamos por un stand donde los expositores eran conocidos nos regalaban cosas y ellos, sin cortarse un pelo, me lo ponían todo en la silla, los brazos llenos de bolsas colgando, botellas de vino encajadas en la silla rozándome los muslos, yo ya no podía más y les decía: "que estamos dando un espectáculo, no me pongáis más cosas en la silla, por favor"; pero qué va, el espectáculo estaba aún por venir y lo dimos más tarde, en las siguientes visitas, ahora ya por el sector dedicado a los cárnicos. Nos pusieron varias bandejas con jamón de jabugo, ibéricos, cecina, etc. y, con la excusa de dejar paso a otros visitantes, me las colocaron encima de mis muslos y en mis manos, como si yo fuera una mesa, e iban comiendo de allí. De pronto me dicen: "vamos a seguir" el problema fue que seguimos pero yo seguía toda cubierta de bandejas y ellos le decían a todo el que se cruzaba con nosotros: "¿le apetece tomar algo?, tome, tome, Ud. no se prive" y tomaban, ya lo creo, tomaban de las bandejas que yo llevaba encima y yo como un tomate de roja. Cuando se acabó el contenido de las bandejas me las repusieron, que por algo conocíamos a muchos de los expositores ¿para qué tiene uno amigos?.

Yo no soy rencorosa pero esta, y las demás que me hicieron ese día y otros más a costa del esguince, se las tengo guardadas.

4 comentarios:

María Perlada dijo...

Espero te recuperes muy pronto del esguince, dicen que no hay dos sin tres, esperemos que eso no te ocurra. En mi caso, he tenido suerte de no haber tenido ninguno.

Mucho ánimo, preciosa.

Un beso enorme.
.

TORO SALVAJE dijo...

Jajajjajaa, aún se portaron medio bien.
Yo te hubiera metido en el lavabo de hombres... jajajjaja

Besos.

MariE dijo...

Jaaaaaaa

Solo te pasan a ti esas cosas.

Ponte buena pronto y escribe más que extraño tus letrasss

MariE dijo...

Jaaaaaaa

Solo te pasan a ti esas cosas.

Ponte buena pronto y escribe más que extraño tus letrasss