1 de marzo de 2010

TU Y YO


Como cada día, me voy a buscar la mar,
a escuchar su susurro, a oler su sal, a
entrar en ella..., mientras sus olas ruedan
por la playa, cierro los ojos, no te pregunto
nada, solo escucho tus olas deslizarse por
la arena.

Con un visible silencio, solo el susurro que
provoca el baile de tus olas donde la espuma
blanca rompe con el verde de tu agua, me
zambullo entre tus olas de espuma salada.

Tu... y yo en tu interior, me abrazas, no existen
las prisas donde solo te dedicas a disfrutar el
instante, donde saboreo tu brisa, tu olor y tu
fuerza.

Sabiendo que no perteneces a nadie, sabiendo
que todo el mundo es bien recibido pero que
nadie debe quedarse, salgo de ti, escucho de
la cresta de tus olas...,donde se hace el viento
y este a su vez susurro, como me dices adios,
te miro, y te respondo, hasta mañana mi mar.

4 comentarios:

*Inesperada* dijo...

Es precioso, no puede añadir nada más.
Hoy no se me ocurre nada...a la altura de tu texto.

Gracias, pero hoy no puedo.

Mayte® dijo...

Si me pierdo en la distancia, que me busquen cerca del mar.
Es mi mejor amigo cuando tengo que contar secretos y quién mejor me escucha si ando triste.

Gracias por acercarnos con tus escritos a esos mares amigos.

Besitos desde el alma tesoro.

¡Maravilloso texto!

Soñador dijo...

El mar, puede ser una de las fuentes de la naturaleza que mas nos inspira emociones, quiza por su inmensidad, como si miraramos nuestro propio interior.Por la paz que nos produce sus sonidos,su olor, sus colores, por su fuerza magestuosa, todos miramos al mar , de nuestro interior , muy bonito.Gracias

D'MARIE dijo...

Cuando eres del mar.Jamas deja que lo olvides,tambien jamas te olvida,porque muy dentro de el,,esta esperandote.Buenisimo!!
Besiss

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...