8 de marzo de 2010

Para ti mujer, en tu día


LISISTRATA (Titulo de una comedia de Aristófanes – 450-385 a. de C.), era una matrona ateniense (sagaz y enérgica), habiendo observado lo poco que cabe esperar del buen juicio de los hombres y comprobando que todo marchaba hacia la ruina, tiene la firme convicción de que si se quieren remediar las desgracias que pesan sobre Grecia corresponde a las mujeres tomar la iniciativa y obligar a los contendientes a firmar la paz.

Con tal fin, reúne en una conjura a sus colegas de la ciudad en guerra y, sin dificultad, las convence para que adopten una actitud pasiva, negando a los maridos todo trato conyugal: ocupa la Acrópolis y cierra bajo llave el tesoro del Estado.

Se desarrollan entonces una serie de episodios sazonados con una picante y maliciosa comicidad, en la que el poeta, sin dejarse dominar por rencores partidistas, asesta valientemente duros golpes contra amigos o enemigos, descubriendo debilidades y vicios. Y a su vez es uno de los primeros antecedentes de la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, la sociedad y en su desarrollo integro como persona.

El trabajo de la mujer duro, perseverante pero eficaz (alguna vez callado y escondido), tal vez no se vea pero se siente en las fuertes columnas que sostienen a la familia, y con ella, la sociedad.

No creo que la mujer mientras menos femenina se sienta ha de ser más feliz, sino pienso que la verdadera liberación de la mujer es vivir a plenitud su feminidad, sin perder por ello su lugar importante dentro de nuestra sociedad y nuestra vida.

Como hombre respeto y admiro a la mujer, por ser igual a mi en primer lugar, y porque en varios casos nos supera en tesón, voluntad y sacrificio.

Poemas, poesías, odas, canciones, cuantas cosas se escriben (escribieron y escribirán) a la mujer, portadora de uno de los dones mas sublimes de nuestra naturaleza, dar vida.

Cerrando mis ojos, mirando mi vida, hoy 8 de marzo de 2010, evocando a la mujer que se fué, ilusionado con la mujercita que vive hoy a mi lado y soñando con la mujer que no está, quisiera regalarle este pequeño escrito, humildemente a todas ellas. Y a toda mujer que en este momento este leyendo.

Algún poeta antes que yo dijo, que Poesía eres tu mujer que iluminas tus facciones con una sonrisa suave, que involuntariamente tiemblan tus parpados durante un momento regando tu rostro de lagrimas, que abrazas con tu mirada al niño u hombre que tienes a tu lado provocando el amor, fenómeno inexplicable que modifican tu alma, creando pasión y sentimientos.

Feliz día, hoy día y todos los días mujer.

Nuestras Charlas nocturnas

4 comentarios:

Mayte® dijo...

Gracias Mario
Un beso

margari dijo...

Mario.
Para nada soy feminista.Soy partidaria de la igualdad,y hasta que se celebre el día del hombre, no voy a celebrar el de la mujer.
Mi humilde opinión,es que el hecho de que se celebre este día,marca de por si, una evidente diferencia,extrañamente elegida por nosotras mismas.
gracias por la delicadeza,con que lo has contado.
Un saludo
Margari

Tarzánnnnn dijo...

Margari....completamente de acuerdo. O se sale juntos...ó no hay salida.Un beso-tzn

*Inesperada* dijo...

A esta hora, que ya no estás, te leo, como mujer, en tu ausencia, me resbalo por tu escrito, sin parpadear si quiera, lo paseo.

Gracias, desde mi lado de mujer.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...