3 de marzo de 2010

El odio


Iba a empezar mi escrito de hoy con algo así: El Odio es un sentimiento biológico complejo que, a través de la historia, ha llevado a individuos a cometer tantos actos heroicos como viles (lo mismo puede decirse del amor)

Fue así que me remití al diccionario de la RAE, con la intención de seguir elaborando la idea en base a la definición de la palabra en sí. Y me encontré que para la rae odio es lo siguiente: “… (Proviene del latín ODIUM) significa Antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea…”

Algunos investigadores (científicos) estudiaron el circuito del odio mediante imágenes de resonancia magnética en varios individuos, y llegaron a la conclusión que una zona del cerebro es la que pone en marcha esta pasión irracional. Aparentemente la misma zona se activa en el amor romántico”.

Bueno, solo para conocimiento general, mencionare que estas zonas son EL PU TAMEN (un núcleo situado en el centro del cerebro) y la INSULA (que está en la superficie lateral de dicho órgano). Dicho sea de paso los nombres están acorde a su función (por lo de putamen digo)…

Tanto uno como otro (amor u odio) suelen conllevar, pasiones irracionales y a veces agresivas; la diferencia (expresan los investigadores) radica que mientras el amante es menos imparcial y no atiende al sentido común en lo que respecta a la persona amada, el individuo que odia no suele perder el juicio, sino que es muy consciente de los pasos que da y las acciones que emprende contra el individuo odiado.

Sé que los humanos somos complicados, muchas veces despiadados, pero este sentimiento de odio, personalmente, aun no lo he logrado palpar. Y para ser honesto no quiero, ni deseo odiar a nadie, es algo como he mencionado irracional. No puedes odiar a alguien por ser diferente, pensar diferente, comer diferente, etc.…etc.…etc.

Ya me desvié del tema, el asunto es que anoche charlábamos con Morgana sobre esto, ella es una mujer de sapiencia, autodidacta y con su genio (eso no se puede negar, ni odiar), podes estar debatiendo algún tema y saca a relucir referencias, historias o recuerdos sobre el particular, con la fluidez de quien sabe. Tanto así como si estamos de bromas, es espectacular como puede exprimir un tema y hacerte hasta llorar de risa con ese humor tan a lo Morgana, de su propiedad.

Pues bien, como expresé más arriba el odio, aunque irracional y no justificado, se puede dar entre personas, que en este caso estaría definido por ese “alguien”, pero ¿odiar cosas?, allí fue donde me trabe.

Pensaba entre mi, puedo odiar la nevera que nunca se llena, pero hasta el punto de desearle mal (que reviente, digamos), me quedaría sin nevera (¿y me odiaría a mi mismo?).

Pues, como siempre, Morgana mientras charlábamos, me lanzó sin anestesia: “yo odio los lunes… no tendrían que existir” y en actitud pensadora remata “también los martes porque se convertirían en lunes y así sucesivamente, menos el Sábado y el domingo (Siempre y cuando no haya que trabajar)”….Ay Dios dije para mis adentros (y en silencio).

Y luego pensándolo bien, tiene razón, en el sentido que la palabra Odio, refiriendose a ciertas cosas, se menciona muy a menudo.

Fue cuando me inspiro a lo que realmente quería escribir y es sobre esa última frase de la definición de odio, de la RAE, que dice: “….hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea”

Imagino que tenemos cierta aversión a casos y cosas, repelús a otras, pero de allí a odiarlas, no se; hay un buen trecho… ¿no creen?

En fin…

Nuestras charlas nocturnas

8 comentarios:

D'MARIE dijo...

Mario,no odio mi heladera,pero si los dulces, que como por las noches,cuando no puedo dormir ajaja,Muy bueno!!
Besis

*Inesperada* dijo...

Yo no uso esa palabra jamás,
no sé que significa sentir odio,
no quiero y no puedo.

Me encantó tu vuelta.
No te vuelvas a ir,
tus textos me acompañan.

Gracias, desde mi lado.

Mayte® dijo...

Para mi, resulta inadmisible para mi corto cerebrito sentir odio hacia nada o nadie, se escapa a mi entendimiento esa emoción.

Besitos a la distancia Mario

Interesante escrito

margari dijo...

Hola Mario.Has hecho que pensara ¿que es el odio?
En realidad, no lo sé,jamás lo sentí,(creo que no lo sentí)
Jamás deseé mal a nadie,ni tan siquiera a los lunes.jajaja
Porque desear que pierda un equipo y gane otro.¿No es odio?¿NO?
Un abrazo.Para todos
Margari

orujo dijo...

Hola Mario, gusto leerte de nuevo.
Como amigo, admiteme un consejo, no odies nada y a nadie, solo sufre el que odia, el lunes no sabe que le odias, asi que solo padeces tu.
Sigues siendo genial escribiendo, pero no odies.
Un abrazo.

Mario dijo...

Pues realmente el escrito tiene cierto toque de ironía con respecto al tema del Odio.
Quizás no se entendió bien en si, el sentimiento no tiene cabida dentro del razonamiento de las personas bien paradas en esta vida, además recalco que no odio a nada ni nadie, lo reitero es un sentimiento "irracional". Gracias por sus comentarios.

Tarzánnnnn dijo...

Amigos, Mario...no le doy espacio al odio. O las señales cerebrales que me indican odiar, son débiles, o sé bloquearlas. Sé que mi parte conciente rechaza al odio, entendiendo que solo me perjudica. Tal vez eso determine cierta parte de mi conducta.Tal vez. Y el lunes=luna...¿qué culpa tiene que cada siete días, a la gente le guste andar somnolienta por la calle? Muy bueno el escrito, Mario.Gusto en conocerte. Gracias-tzn.

morgana43 dijo...

Como bien dice Mario, decimos odiar cuando lo que pasa es que simplemente, no nos gustan algunas cosas, aversión a los lunes, a la plancha, (no puedo odiarla me pasaría lo que a él con la nevera)

En cuanto a las personas, reconozco que algunas me producen antipatía, pero de ahí a desearles mal… me limito a ignorarlas, desaparecen de mi mundo (ojalá pudiera hacer lo mismo con los lunes… y con la plancha también)

Repeluco me da depender de esta maquina que, como anoche, a mitad de charla decidió no funcionar (¿dialogus interruptus?) Pero, que va, no la odio, solo me jo… roba, de vez en cuando

Como siempre ya no sé dónde quería llegar, cosa que me da… rabia, y como no quiero tener sentimientos irracionales… paso del PUTAMEN

Creo que esta vez si dije lo que quería decir (justo después de Mario)

Morgana43

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...