2 de septiembre de 2010

Fe, esperanza y caridad

Fe, esperanza y caridad son las tres virtudes teologales, esas que nos regala Dios para dirigir nuestra voluntad y nuestra inteligencia hacia Él, son como una llama que nunca se apaga y que siempre te ilumina.

En estos tiempos en los que parece que no se lleva mucho lo de Dios hasta puede parecer una "boutade" hablar de ellas, o hasta un poco irracional pensar que existen y que controlan gran parte de tu vida. Pero yo sé que lo hacen, al menos la mía.

Tener fe es sobre todo confiar, en algo o en alguien, es saber que, por encima de todos los inconvenientes que te puedan surgir o de todas las dudas que te puedan asaltar, algo va a salir bien porque la fe te reviste de una fuerza moral que te hace más fuerte y, al final, puedes con todo y logras tus objetivos. Es como creer en lo imposible y conseguir hacerlo realidad.

La esperanza es también confianza pero, sobre todo, es certeza, es saber que hay un futuro ahí que te está esperando aunque, a veces, para alcanzarlo tengas que escalar montañas cuyas cimas pensabas incapaces de coronar. Es también fuerza, como la fe, porque cuando crees que ya no puedes más llega la esperanza y te toca con su varita mágica y te da el empujoncito que te faltaba y, al final consigues tu meta. Igual no llegas a tiempo de subirte al podium o pierdes una zapatilla por el camino pero tú terminas la carrera, aunque sea en la última posición, y terminar la carrera no deja de ser una victoria.

Y la caridad que, entre otras cosas, es amarse a sí mismo, es una de las mayores bendiciones que nos han sido dadas porque, si te quieren, tú quieres y te quieres a ti misma, tienes fuerza, fe, confianza, certeza y esperanza, tienes, en definitiva, todo lo que necesitas para enfrentarte a todo lo que te pueda venir y salir victorioso de cualquier "guerra" que tengas que librar. Caridad es amor, por encima de todo es amor, y, teniendo amor, lo tienes todo.

8 comentarios:

Mayte® dijo...

Oye niña, solo voy a decirte algo.

¡TU PUEDES!

Un beso grande

scarlet2807 dijo...

María, tú aparte de ésas tres virtudes, tienes muchas más , eres estupenda niña, y te quiero mucho, aunque no lo sepas...
Un beso, scarlet2807

BONBOM dijo...

María creo sinceramente, que te sobran virtudes, cualidades, eres una gran mujer, y una persona maravillosa, que mas se puede pedir?.

Un beso grande, y mi amistad sincera.

Marga

Madeira dijo...

Mariiña, yo te deseo todo eso de corazón.
Besito.

SalvaX dijo...

¡Genial!
Un saludo

Manases dijo...

Hace siglos Jesucristo dijo: “Si tienen fe del tamaño de un grano de mostaza, dirán a esta montaña: ‘Transfiérete de aquí allá,’ y se transferirá, y nada les será imposible.”—Mat. 17:20.

* Inés * dijo...

Precioso.
No puedo decir más.
Gracias, siempre.

Alejandro dijo...

Lo has descrito magníficamente.

Un saludo

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...