Con chanclas y a lo loco


Cuando he leído a María y lo de los Maynonos, aparte de tener un ataque de hilaridad, me han venido a la mente muchos recuerdos.

He de señalar que conozco a Mayte desde que ella tenía 5 años y que, aunque soy considerablemente mayor que ella, por un tiempo compartimos internado e, incluso, fui acogida en su casa (mis padres vivían en Francia) durante muchos fines de semana y guardo un entrañable recuerdo de su familia, en especial de su abuela.

En una ocasión, contando Mayte 10 años, se celebraban unas fiestas y, entre los actos programados, había un cross de 1.500m. Mayte, nunca supimos cómo, se las ingenió para escabullirse e inscribirse en la carrera y, cuando fuimos a ver la citada carrera, se nos perdió y lo siguiente que supimos de ella fue cuando la vimos preparada en la recta de salida.

El hecho en sí no pasaría de ser una simple anécdota de no ser por su calzado y su atuendo, llevaba unas chanclas de goma azules y una faldita corta y una blusa, lo recuerdo como si fuera ahora mismo.

Hizo, como por otra parte era habitual en ella, caso omiso de nuestros gritos y salió a correr, dejándonos preocupadísimos por lo inapropiado de su calzado sobre todo.

Lo bueno fue que quedó segunda, con chanclas y con falda pero ella quedó segunda y sin entrenamiento previo.

Su carita, cuando llegó hasta nosotros con la pequeña copa que le dieron como premio, era todo un poema. Incluso su abuela se olvidó de reñirle y sustituyó sus improperios por unas lagrimitas de orgullo, eso sí, la abuela llevaba el moño más retorcido de lo normal.

11 comentarios:

Mayte® dijo...

jajajjaaaaaaaaaaa

Es verdad y lo bueno es que aún tengo la medalla, de la copa ni restos, pero la medallita ha desfilado por las habitaciones de todos mis hijos..

jajajaja

Si llego a esperar que me compraran las zapatillas me hubieran salido canas. En aquellos tiempos no estaban las cosas para derroches y lo más, se podía correr con unas zapatillas de tenis, o en mi caso, unas chanclas.

Aún me acuerdo de aquello y de la acequia que había en el recorrido.

Ay mare, que tiempos.

Un besote carmen.

Gracias por recordármelo

María dijo...

Unos tienen la fama y otros cardan la lana, jajajaja, oye ¿la minifarda también la conservas?

(Como diga que sí y que le viene me da algo, jajajaja).

Besos

Mayte® dijo...

Pos era una faldita de pantalón muy mona eh!

Ya te oigo partirte de risa, jodía

jajaja

scarlet2807 dijo...

Carmen , que buén relato.jajajjaajjajajajajaj
Creo que Mayte no tan solo conserva la medallita, sino el espirutu que la hizo correr en chanclas, no tengo la más mínima duda que lo haría hoy nuevamente.
jajajajajajajajaj
Besos para las dos, Scarlet2807

Mayte® dijo...

Loa años no perdonan eh!, ahora con caminar me conformo, que cómo me dice mi amigo Gustavo, soy un remolino, pero de loka nada.

jajajaja

* Inés * dijo...

Deliciosos tiempos de la niñez, locuras entrañables que, de por vida, son recuerdos para propios y ajenos, en el puzzle de la vida.
Muy tierno Carmen y muy bien escrito y descrito.
Me ha gustado mucho.
Gracias, siempre.

Fibonacci dijo...

Felicitaciones carmen como siempre.
Un beso

D'MARIE dijo...

Carmen muy bueno tu escrito...y si son de recuedos mucho mas...besiss

D'MARIE dijo...

dije recuerdos...recuerdos..ufff ,comi dulce creo se me pegaron las teclas jajajajajajja

wpaa. dijo...

Carmen , lo has relatado tan bien , que he llegado a imaginarme perfectamente a esa niña con su mini falda y sus chanclas azules .
Bendita niñez , que nos hace irresponsables de nuestros actos , con la ignorancia de la maldad.
Muy bueno carmen .
Un beso wpaa.

Rosa Mª dijo...

Carmen, muchísimas gracias por tu compañía y por haber relatado de forma tan profunda y preciosa este relato.
Que pases un precioso día.
Con todo cariño, Rosa.