5 de septiembre de 2010

EL MUERTITO

Yo estudié en un colegio católico, administrado por religiosas incluso, varias de ellas eran profesoras.
El colegio era particular y pagado, no era de los más caro, pero tampoco era barato y por ser un colegio religioso, era sabido que habían muchas chicas becadas que no tenía que pagar la mensualidad, por lo tanto teníamos compañeras de bajos recursos.
Estaba cursando el penúltimo año de mi educación secundaria, cuando falleció el padre de una de mis compañeras. Se llamaba Paloma, y era una de las becadas, por tanto se sabía que su familia era de una condición humilde.
La profesora jefa, nos comunicó la noticia, al mismo tiempo que nos sugería la idea de hacer una colecta, pero, no para flores, sino para darle lo que se juntara a la viuda, para lo que ellas quisiera disponerlo. Quedamos en conversarlo con nuestros padres, y al otro día, llevar lo que estuvieran dispuestos en donar.
La idea de la profesora fue todo un éxito , por lo tanto al día siguiente, todas llegamos con nuestro aporte, con lo que se juntó una cantidad nada despreciable para llevarle a la viuda.
Se tenía que elegir a la comisión de alumnas que lo llevarían, todas queríamos ir, por varios motivos; el primero es que era un motivo suficiente para “capear clases”
capear =evadir, y el segundo por curiosidad, porque no decirlo, a ésa edad, todo parece una aventura, hasta las situaciones más lúgubres.

Yo era una alumna de excelentes calificaciones, pero muy traviesa, la disciplina no era mi fuerte, y ya tenía fama de reír mucho, incluyendo en los momentos y lugares poco apropiados, como durante una clase (generalmente la de física). Encontraba muy divertido al profesor, con su aire circunspecto. Así que generalmente, resultaba expulsada de su clase y no sola, recuerdo que decía con tono de Juez de la corte suprema...
- Avila y compañía ¡¡¡ fuera!!! A reírse al patio.
Y yo salía seguida de tres o cuatro de mi grupito, tentadas de la risa de mis payasadas.
Si bien es cierto, no tenía una conducta intachable, tampoco era un mal elemento, no hacía nada considerado grave, solo alguna que otra travesura y reír mucho, por lo tanto era muy querida por las profesoras.
Insistí tanto, que quedé nombrada dentro de la comisión que llevaría el dinero, acompañada de tres más, que tampoco se destacaban por ser las de mejor conducta, claro si eran de mi grupo..
Partimos con el sobre a una dirección que ni conocíamos. Era un barrio muy modesto con unas casas pequeñas sin antejardín, estaba la puerta e inmediatamente se entraba a la residencia.
Nos atendió la madre de Paloma, vestida rigurosamente de negro, le entregamos el sobre con el dinero, y nos hizo pasar ( a Paloma no la vimos).
Al entrar a la casa, uno entraba a un pasillo, con salas o habitaciones a los lados, al lado derecho había un cuarto lleno de sillas, preparado seguramente para la ocasión y al frente se veía el ataúd con sus cirios encendidos..
La madre de Paloma, nos empezó a preguntar una a una si queríamos pasar a ver al difunto . Yo desgraciadamente estaba sentada al último. Mis compañeras , una a una , habían ido contestando “no gracias” como si les hubieran ofrecido un café, hasta que me llegó el turno a mí la última, iba a contestar igual que mis compañeras, pero al ver la cara de decepcionada de la viuda, no fui capaz. Yo que no miraba ni a mis muertos en el cajón, me oí diciendo un tímido si., y mirando con rabia a mis compañeras por haberme puesto en aquel trance.
Me dije Total cierro los ojos, y nadie sabrá que no lo vi. Pero tampoco fui capaz de hacer eso, ya que la viuda, me tomó del brazo con cara de “ al fin una aceptó”, y me llevó al ataúd de su esposo.
Hice acopio de toda mi valentía y miré dentro del féretro . Vi a un caballero, mucho mas viejito que la mayoría de nuestros padres ,muy , muy delgadito, correctamente vestido, hasta con corbata., parecía que estaba durmiendo.
La viuda me decía ...
-¿Quedó igualito verdad?
¿Como le decía que no tenía idea?, si yo era primera vez que lo veía. Pero , para que quedara feliz , muy seria le respondí “ si, quedó igualito”. Creo que una mentira blanca , no le hace mal a nadie.
Al volver a la salón, fue cuando ocurrió el desastre, al entrar vi las caras de mis compañeras, todas caras de curiosidad extrema y de ganas de asaltarme a preguntas de cómo era el muerto. Ésta situación Provocó en mí un ataque de risa, gracias a Dios, yo siempre lloro de risa, tapé mi cara con las manos , así que la viuda creyó que era un ataque de llanto, y dijo muy solemne ...
-Pobrecita se emocionó al verlo
Y fue por un vaso de agua con azúcar. Yo lo único que quería era salir cuanto antes de ahí, y así fue. No sentí ningún remordimiento de conciencia con respecto al caballero del ataúd, en mi fuero interno estaba segura que el sabía que no me había reído de el, y que jamás habría hecho algo así. Auque he de decir que la cara de ése señor que nunca había visto antes, y que vi por única vez en el cajón,, estuvo por mucho tiempo en mi mente, y fue visitante asiduo, de mis noches de insomnio.. Es más aún creo tener grabado en mi mente su rostro.


Scarlet2807

14 comentarios:

Mayte® dijo...

Ya decía yo... que no podía ser que de mayor te hubiera dado la lokura, ya de chica estabas loka.

jajajajajajaaaaaa.

me da algo

jajajajajaja

Lord dijo...

Hay muchacha, complicada situación, sin embargo divertida,

BONBOM dijo...

YA TE VALE!!, JAJAJJAJAA-

Si es que todo te pasa a tí, mira que entrarte un ataque de risa.

Menos mal que "salvaste" la situación, jajajaja.

Besazos

Calixto dijo...

Scarlet... esta era una situación difícil para una niña... pero saliste airosa de ella...

Saludos de Calixto.

Ermitaño dijo...

Eres toda una cajita de sorpresas, me he reído con ganas imaginando tu carita.
No cambies nunca,
Un beso en tus dulces labios
Ermitaño

María dijo...

jajajaja, te imagino y, lo peor de todo, es que me has traido algo a la memoria y amenazo con contarlo, jajaja.

Besos

LIA50 dijo...

Mas allá de la anécdota, divertida,creo que en tus relatos desarrollas todo tu potencial, los haces divertidos y amenos, eres especial escribiendo Scarlet. Besos Lía.

Mayte® dijo...

Me puedo llevar el huevo??

jajajajaja

SalvaX dijo...

¡Menuda colegiala tenías que ser tú!
¡Un trasto de marca mayor!....mas o menos como ahora.
Deliciosa historia.
Un beso.

scarlet2807 dijo...

Ná de llevarte el huevo, que lo "estan velando".
¿Querías que pusiera una foto de un caballero que ni conozco?

Besos lokilla, el escrito, ya sabes que lo puse por tí...

Mayte® dijo...

Gracias niña, sé que lo hiciste por mi y te lo agradezco en el alma. Extrañaba tus trastadas tanto, como las de Marie.

Un besitooo

Madeira dijo...

Scarl, eres tremenda ehh.. en tu caso vale el dicho de quien tuvo, retuvo.
Un besito

D'MARIE dijo...

AJAJAJA SCARLET,.ME DUELE LA GARGANTA Y ESTALLE EN CARCAJADA...BESITOSSS

Anónimo dijo...

Scalet, cuando te digo que eres única es verdad, tus vivenvias son muy particulares,quizas tu manera de ser ayuda a que te encontraras en situacines muy particulares, que gracias a que ahora las recuerdas y las cuentas maravillosamente podemos disfrutar de ellas.
Gracias por contarlas y hacerlo tan bien
un beso
enmatojado

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...