9 de septiembre de 2010

Cucumis sativus

Lo de Cucumis sativus es en realidad el nombre del pepino pero, como llevo un par de días que me ha dado por lo clásico, el título lo he puesto en latín que queda como con más clase.

Empezaré diciendo que a mí no me gustan los pepinos (excepto los pepinillos en vinagre porque yo soy muy de sal, de picante, de vinagre y de sabores fuertes en general), incluso hago el gazpacho sin pepino pero, a raíz de unos comentarios en un escrito de ayer, me ha entrado la curiosidad de por qué amargan los pepinos y, puestos a investigar, pues resulta que he descubierto un montón de cosas y casi todas buenas al respecto de ellos.

Resulta que los pepinos amargan por los extremos porque contienen cucurbitacina (normal porque para eso es una cucurbitácea como las calabazas o los melones, por ejemplo), que se acumula ahí y por eso no se consumen los extremos. No me he preocupado de saber por qué amarga la cucurbitacina porque he descubierto tal cantidad de cosas de los pepinos que me he quedado anonadada.

Los pepinos son agua en un 96% y sirven para suavizar y rehidratar la piel, para calmar el dolor de las quemaduras solares, para las dermatitis, la congelación, el acné, como limpiadora, hidratante y nutritiva de la piel, para reducir las arrugas, relajar los ojos, para la conjuntivitis, los orzuelos, matar los gusanos intestinales y las tenias, reparan la mucosa intestinal, reducen los edemas, curan la cistitis, son buenos para la próstata, la diabetes, la artritis y los cálculos renales.

Es decir, que los pepinos son algo así como una panacea y yo sin saberlo y, lo que es peor, sin gustarme. Supongo que las multinacionales farmacéuticas, que no tienen un pelo de tontas, nos están metiendo pepino en muchas de las pastillas que nos tomamos y nosotros sin enterarnos y pensando que estamos tomando el último grito en descubrimientos para nuestros males. Ganas me están dando de sustituir el botiquín por una mini nevera y, cada vez que me duela algo, pepino al canto.

Ahora, descubiertas las ingentes propiedades del pepino, entiendo que fueran tan apreciados en la antiguedad, tanto por indios, griegos, egipcios y romanos. Incluso he leído (aunque no lo he comprobado fehacientemente) que los israelitas se le quejaban a Moisés durante el Éxodo por no tener pepinos.

Yo voy a intentar consumir pepinos en lo sucesivo pero, eso sí, no me veo con las rodajas de pepino en la cara y los rulos puestos. Aunque igual la cosa tiene su puntito y es cuestión de comprobarlo.

Así que, teniendo en cuenta lo que circula por ahí de que incluso hay señoras que utilizan el pepino como, llamémosle "sustituto de amorcito", me estoy convenciendo de que en realidad a los pepinos no les falta más que hablar, qué buenísimos que son.


P.D. Mayte no me riñas.

13 comentarios:

Mayte® dijo...

Oye, sabes que estás a punto de fastidiarme el gazpacho?. Le pongo mucho pepino y leyéndote, me da... que hoy el gazpacho lo hago sin ese elemento.

Un besoteee

María dijo...

El caso es quejarse, si no me riñe se queja, jajajaja. Pero me doy por satisfecha porque me esperaba algo más gordo.

Besos

Mayte® dijo...

lo gordo te lo diré en privado, que te quiero mucho y no pienso hacer escarnio.

jajajajja

scarlet2807 dijo...

María , a mí me encanta el pepino, mucha gente lo come mezclado con tomate, yo no, me gusta solo, con bastante limón aceite de oliva y sal.
No tenía idea de sus cualidades, gracias por informarnos, creo que eres la enciclopedia caminante más bella...
jajajjajajajajaj
Besos Scarlet2807

SalvaX dijo...

No me gistan los pepinos, me "repiten" y si además hemos de considerarlos competidores....

Manases dijo...

María esta vez seré la nota discordante, se te olvido decir que el pepino es una planta de gran longitud que puede ser rastrera o trepadora. Y de esas en sentido figurado también hay muchas, mas besos

BONBOM dijo...

Bueno pues yo te digo, una receta para un cutis chulisimo, yogurt natural dos cucharaditas de miel, medio pepino, rallado, 15 minutos en la cara y escote, se retira con agua tibia y luego tu crema habitual, ya me diras.

Un beset

wppa. dijo...

Joer , no sabia yo que un pepino daba para tanto.
No me gustan muchos los pepinos ,aunque si, el gazpacho con ellos,pero despues de descubrir todas sus caualidades creo que me aficionare.
Un beso
wppa.

María dijo...

Oye Bombón ¿y no se queda olor a pepino aunque te duches?, jajaja. Lo probaré, me voy ahora mismo a comprar pepinos.

Besos

D'MARIE dijo...

Paso el pepino es uno de las pocas cosas que no me gustan....solo tomare una ducha jiji besis

* Inés * dijo...

A mí me gustan, en vinagre, ensalada, crudos, para quitar el hambre.
Soy olvidadiza, cuando compro lo demás, excepto los pepinos.
No preguntes por qué, yo no lo sé.
Un beso.
Gracias siempre.

BONBOM dijo...

NOOOOOOOO, María no se queda el olor no le tengas miedo, jajaja

Besos

LIA50 dijo...

Tantos beneficios y yo sin saberlo, curará el mal de amores tambien?jajja Besos Lía.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...