13 de diciembre de 2010

Tiempos perdidos


Mil pensamientos cruzan veloces a través de mi mente, y una sensación de soledad recorre mi cuerpo al ver destruido aquel trabajoso empeño.

En mi abstracción, contemplo las ruinas que antaño fueran un templo soberbio y, a pesar de la visión, la belleza del lugar me hace sentir embriagada de mil emociones contradictorias.

Me siento cautivada por el eco del silencio, por un paisaje tantas veces idealizado en sueños, y me siento pequeña ante un prodigio insólito suspendido entre el  espacio y el tiempo.

Cierro los ojos, no pienso, sólo siento la inmensidad del proyecto. Un llanto contenido surca mi rostro y un escalofrío de humildad recorre mi cuerpo.

¿Qué fue de esa gente?. ¿Qué fue de ese tiempo?.

Preguntas  sin respuesta que permiten que mi mente siga soñando, imaginando un mundo inexistente, mágico y, a la vez, cercano.

11 comentarios:

María dijo...

Siempre me he preguntado qué cantidad de cosas tuvieron que pasar para que lugares que fueron grandiosos o civilizaciones que estuvieron muy desarrolladas simplemente dejaran de existir y no quedarán de ellos más que vestigios. ¿Se les acabó su tiempo, simplemente?.

Besos

Scarlet2807 dijo...

Yo también, me hago las mismas preguntas, basta con ver imágenes de Machu Picchu, para sentirse sobrecogida...

Un beso chiquita, Scarlet2807

wpaa. dijo...

Te entiendo perfectamente ,Mati , cuantas veces cerre los ojos en lugares ruinosos que una vez tuvieron vida,imaginando como serian sus gentes , sus costumbres , absorbiendo su silencio y su misterio ,intentando que el paisaje quedara grabado en mi retina.
Muy bonito este pensamiento y la reflexion .
Un beso
wpaa.. Veo que ya estas recuperada y me alegra mucho.

D'MARIE dijo...

La mayoria tenemos esas preguntas..y tambien inconcientemente similares respuestas...es muy vivencial lo tuyo nena...me encanto..besis

Mati® dijo...

Sois geniales, lo sabéis, verdad?

Besitoss

Anónimo dijo...

Impresionantes monumentos del pasado, disfrutamos viendolos e imaginandolos llenos de vida y quedamos impresionados de como pudieron construirlos.
un beso grande
enmatojado

Alejandro dijo...

Yo creo que igual no estaría mal ir a descubrirlo in situ ¿tú qué dices May?

Besos

BONBOM dijo...

A mi me impresiona mucho como podian hacer esas maravillas de construcciones, en aquellos tiempos, a la vez me maravilla el paisaje, el silencio, la paz el imaginar........

Besos

Es precioso simplemente

Manases dijo...

Mati ¿tu quieres templos? pues tendrás templos…besos

Arturo dijo...

Tuve la oportunidad de visitar el Pucará (fortaleza) de Tilcara y las ruinas de los Quilmes. La población del segundo de estos asentamientos poblacionales,de varios millares de individuos, resistió durante años el asedio colonial, hasta que fueron derrotados y luego trasladados todos los sobrevivientes -a pie- desde allí hasta la localidad que hoy lleva su nombre, en las afueras de Buenos Aires, donde fueron dados en encomienda, creo. La distancia es de aproximadamente un mil cuatrocientos kilómetros. Quizás esto explique el destino de ruinas similares. Entre otras maravillas, se pueden observar los morteros tallados en la roca, donde se molía el maíz. Poseían un embalse de agua, para el riego en la época de seca. Desde esas alturas dominaban un amplio valle.
Conviene aclarar que siete de mis bisabuelos eran españoles y el restante también poseía esa misma sangre.

Gabriela Nydegger dijo...

De repente surge una nueva era,otra dinastía.Ellos no podían creer que algún día desaparecerían y simplemente lo hacen, tal vez nadie quiera saber la respuesta ni plantearse esta pregunta,tal vez todos tengan miedo de simplemente algún día...desaparecer.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...