14 de octubre de 2010

* Tú, sin tí *

Me han robado los silencios esta mañana plomiza y fría y los necesito.
Mis gorriones no cantan esta mañana, ni bajaron a picotear el pan húmedo, cerca de mi ventana, como acostumbran.
Están agazapados en el frondoso árbol, que los cobija, a la espera de que el estridente ruido que se adueñó de su costumbre, cese.
No huele a hierba fresca como otros días, sino a pintura y gasolina de motor, que envenena la fragancia sutil de las flores.
Un mamotreto elevador invade mi fachada y mis ventanas, con pitidos destemplados, cuando se mueve avisando a los viandantes.
El olor de la pintura, ácido y penetrante, molesta a mis letras y desagrada a mi alma.
El tono elevado de quienes acicalan, con blanco inmaculado la cara de mi morada, me arrancan sin querer de mis adentros, donde tengo todo.
Quiero pensar en tí, como cada mañana, pero no me dejan llevarte a un paisaje idílico, conmigo.
Tú, eres mi refugio, mi elegido, y te imagino en silencio, rodeado de melodías suaves que envuelven tus atardeceres de descanso, cuando vuelves a casa.
Te evoco, absorto en tus recuerdos, con un libro que reposa en tus manos, esperando que vuelvas a sus líneas, cuando las dejas por momentos.
Llamo a tu alma, desde mi silencio y me respondes siempre, con tu mirada tierna y tu voz relajada, sólo para mí.
Tú eres distinto a todos, como mis mañanas, cada día de un color de cielo, pero siempre el mismo paraíso .
A él te llevo conmigo y tú eres allí , cómplice conmigo.

No me dejan pensar en tí hoy, no, pero no lo logran.

12 comentarios:

Piquituerto dijo...

Hoy me apetecería bajar de las ramas a picotear el pan que has puesto en tu ventana. Sería capaz de captar múltiples olores y colores, entre los que deletrean los renglones que escribiste. Hoy si no fuera el ruido de la maquinaria, se disfrutarían mejor tus letras, silencios, pensamientos y miradas. Quedaremos sin pan, pero no sin lo demás que nos has regalado esta mañana. Enhorabuena.

SalvaX dijo...

¡Hermosa reflexión!
Baja las persianas, cierra ventanas y balcones, corre las cortinas, pon una luz muy ténue y música envolvente y, cuando llegue, le recibes ataviada solo con tu poesía y unos tacones de a palmo.
¡Os olvidareis de la máquina de las narices, te lo aseguro!

María-Murcia dijo...

¿Sabes? llega un momento en que yo también escucho tus gorriones, verlos los veo pero los míos tienen un poco de mala leche y vienen a mi balcón a comerse las plantas.

Besos

wpaa. dijo...

Que bonito seria ,cuando suceden esas cosas , que no nos dejan concentrarnos ,poder desenchufarnos y activar otro paisaje ,ese donde los sueños son eternos y las imagenes reales ,donde el aroma a flores es penetrante y el canto de los ruiseñores es eterno.
Belleza en tus palabras.
Un beso
wpaa.

Alejandro dijo...

Me relaja leerte.

Un saludo

Manases dijo...

Exigua traba Inés, no lograr concentrarte para conseguir leer eso que posees entre las manos, yo me complazco de esos mortales con sus mascaras y su pintura y su cantinela, al menos poseen un trabajo, un beso Inés.

scarlet2807 dijo...

Bellísimo Inés, como todo lo que escribes...

Un beso, Scarlet2807

* Inés * dijo...

A todos los que me habéis comentado mil gracias.
De corazón.

BONBOM dijo...

Ines como siempre bellisimo, leerte es ver a los gorriones, sentir su trino, oler las flores, ver el azul del cielo eres genial.

Un besazo

D'MARIE dijo...

Muy bonito lo tuyo..besitos

Mayte® dijo...

Bello y melancólico, Inés.

Un beso

Viriato dijo...

Inés, por lo que a mí respecta, te doy un aprobado y puedes pasar al próximo curso.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...