31 de octubre de 2010

La noche de todos los santos

¿Quien no conoce los símbolos de Halloween? Las brujas, los fantasmas, las calabazas, las hogueras y la expresión trick or treat (“travesura o golosina”), con la que esa noche los niños amenazan a sus vecinos para que les den golosinas. Pero ¿qué hay detrás de esta celebración?

Halloween también se conoce por el nombre de All Hallow Even, es decir, víspera del día de Todos los Santos. Sin embargo, este nombre supuestamente cristiano oculta orígenes que están muy lejos de ser santos. De hecho, los entendidos dicen que esta fiesta se remonta a un tiempo muy anterior al cristianismo: la era en la que los antiguos celtas habitaban Gran Bretaña e Irlanda. Estos utilizaban un calendario lunar y dividían el año en dos estaciones: los meses oscuros de invierno y los meses claros de verano.

En la noche de luna llena más próxima al 1 de noviembre celebraban la fiesta de Samhain, término que significa “Final del Verano”.

Dicha festividad, que señalaba el comienzo del año nuevo celta, tenía lugar al final del verano, una vez recolectada la cosecha y cuando los rebaños y las manadas ya habían sido recogidos de los pastos y se encontraban en los cercados. Los celtas creían que, como los días se hacían más cortos, era necesario reavivar al Sol con una serie de ritos y sacrificios.

Como símbolo de la desaparición del año viejo, se apagaban todos los fuegos y, para inaugurar el año nuevo, se encendían hogueras sagradas de las que todos los miembros de la comunidad tomaban brasas para volver a prender la lumbre de sus hogares.

Según la creencia popular, en la fiesta de Samhain se abría el velo que separaba el mundo humano del sobrenatural, y los espíritus, buenos y malos, vagaban por la Tierra.

Como se pensaba que las almas de los muertos regresaban a sus casas, las familias sacaban comida y bebida para sus visitantes fantasmales con la esperanza de apaciguarlos y protegerse del mal. De modo que cuando hoy día los niños disfrazados de fantasmas o brujas van de casa en casa en Halloween amenazando con una travesura si no se les da una golosina, están perpetuando inconscientemente los antiguos ritos de la fiesta de Samhain.

Como la gente creía que habían desaparecido las barreras entre el mundo físico y el sobrenatural, pensaba que los seres humanos podían pasar con facilidad al mundo de los espíritus. De modo que Samhain era una ocasión sumamente propicia para desentrañar los secretos del futuro.
Otras características de la fiesta de Samhain eran la borrachera, la diversión y la pérdida de inhibiciones.

Lo que estaba prohibido se permitía, y lo permitido se prohibía.” Halloween todavía refleja este espíritu en la actualidad, lo que sin duda explica bastante bien su creciente popularidad.

Pero ¿qué tiene todo esto que ver con el día de todos los santos?.
El día de Todos los Santos se define en The Catholic Encyclopedia como una fiesta para “honrar a todos los santos, conocidos y desconocidos”. A finales del siglo segundo, los supuestos cristianos empezaron a honrar a los que habían sufrido martirio por su fe y, creyendo que ya estaban con Cristo en el cielo, les pedían en oración que intercedieran a su favor.

El cambio de fecha al mes de noviembre tuvo lugar durante el pontificado de Gregorio III (731-741 E.C.), quien consagró en Roma una capilla a todos los santos y mandó que se les honrara el 1 de noviembre. Aunque no se sabe exactamente por qué lo hizo, tal vez se debió a que en Inglaterra ya se celebraba dicha festividad en esa fecha.
Al no poder desarraigar las creencias paganas del corazón de sus feligreses, la Iglesia simplemente las ocultó tras una máscara “cristiana”, como pone de relieve The Encyclopedia of Religion al decir: “La festividad cristiana, el día de Todos los Santos, conmemora a los santos conocidos y desconocidos de la religión cristiana, tal como la fiesta de Samhain reconocía y rendía homenaje a las deidades celtas”.

¿Debería preocuparnos mucho el oscuro pasado de Halloween y otras celebraciones similares?; Al fin y al cabo, en la mente de la mayoría de las personas, Halloween no es mucho más que una ocasión para disfrazarse y divertirse. Pero ¿no es cierto que todos deberíamos asegurarnos de la forma de esparcimiento que escogemos?.
¿Debería preocuparnos que Halloween y otras celebraciones similares estén saturadas de paganismo?.

El apóstol Pablo escribió: “No quiero que ustedes tengan nada en común con los demonios. No pueden beber de la copa del Señor y, a la vez, de la copa de los demonios” (1 Corintios 10:20-22). También preguntó: “¿Qué tienen en común la justicia y la injusticia? ¿O cómo puede la luz ser compañera de la oscuridad? No puede haber armonía entre Cristo y el diablo, ni entre un creyente y un incrédulo” (2 Corintios 6:14-16). De modo que la Biblia condena categóricamente la idea de ocultar una práctica pagana tras una máscara cristiana.

Os prometo que no es mi intención ser un aguafiestas, respeto las creencias de todas las personas, pero no esta de más que de vez en cuando nos informemos. Sólo un ejemplo ¿beberíamos un vaso de agua envenenada solo porque nos han dicho, que es poca la cantidad de veneno que hay en el?

Si bien es cierto que la inmensa mayoría de los que celebran Halloween dirían que les repelen las prácticas satánicas, deberíamos tener presente que esta fiesta siempre ha tenido mucha relación con el ocultismo. De modo que puede ser una puerta al espiritismo. Los ritos y tradiciones paganos con tintes espiritistas obviamente no tienen cabida en la adoración cristiana; no son nada inofensivos.
Finalmente, está el hecho de que tanto Halloween como el día de Todos los Santos y el día de los Difuntos se basan en la creencia de que los muertos sufren o de que de alguna manera pueden perjudicar a los vivos. Sin embargo, la Biblia indica claramente que tales creencias no son ciertas, pues dice: “Los vivos tienen conciencia de que morirán; pero en cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto” (Eclesiastés 9:5).

De ahí que aconseje: “Todo lo que tu mano halle que hacer, hazlo con tu mismo poder, porque no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría en el Seol, el lugar adonde vas” (Eclesiastés 9:10).
Como los muertos están inconscientes y, por lo tanto, no pueden sufrir ni perjudicar a nadie, no tenemos nada que temer de ellos.

Siempre he pensado que con el conocimiento viene la libertad de elección. No se puede esperar que tomemos decisiones inteligentes si no conocemos todos los hechos. Tras analizar todo los hechos solo nos queda una pregunta, ¿qué decidirás tú?.

9 comentarios:

Mayte® dijo...

Yo desde luego, no pienso salir a la calle.

Impresionante exposición del tema, Manases. Me ha encantado leerte.

Besos

María-Murcia dijo...

Tienes un don, explicas maravillosamente y te paseas por el tema que quieras de forma sencilla y comprensible, al tiempo que nos dejas un profusión de datos históricos.

Como Mayte, yo también digo impresionante.

Besos

BONBOM dijo...

Sin duda nadie como tu para explicar la historia de forma amena sencilla y comprensible.

Gracias Manases.

Besos

wpaa. dijo...

Me encanta como explicas las cosas, tienes el don de hacerlo de una manera tan entendible ,que siempre se aprende algo nuevo contigo.
Pero no me gusta la "noche de difuntos",es una tradiciòn ancenstral, que deberia de suprimirse y dejar a los que ya se fueron en paz.
Todo lo que rodea a ese dia ,por una parte es negocio , y para lo
s excentricos, aparte de negocio extrabagancia brujeria , ocultismo , cosas raras de mal gusto.
Dejemos que nuestros seres queridos descansen en paz , para mi noche de difuntos es todos los dias ya que a los que se me fueron los llevo siempre en el corazòn.
Maneses una vez mas mis felicitaciones ,por compartir historia .
Un beso
wpaa.

wpaa. dijo...

perdòn quise poner extravagancia .. y no se como corregir los comentarios .

Carmen dijo...

Yo también creo que tienes ese don, creo habértelo dicho ya, hoy insisto en qué facilidad para intercalar citas bíblicas encontrando siempre la apropiada a cada tema que escribes.

Un beso

D'MARIE dijo...

Gracias por tu narracion.Como siempre..no hay espacio como para pasar por alto..Besis

Alejandro dijo...

Te digo lo de casi siempre, que me das envidia con la cantidad de datos que manejas, tu conocimiento y tu disparo final en forma de pregunta para ponernos a pensar.

Un abrazo, Amigo.

scarlet2807 dijo...

Eres toda una fuente de cultura mi querdido gardaespaldas.
Adoro tus escritos, gracias por compartir...
Dos besos, Scarlet2807

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...