29 de octubre de 2010

Mariuca la castañera

A veces es sorprendente como la memoria asocia olores y sabores con ciertas situaciones o recuerdos. Hoy, que ya está empezando a refrescar, me ha venido a la memoria que es tiempo de castañas y, con ello, un cuento clásico: el de "Mariuca la castañera".

Mariuca, recordemos, era una huerfanita a la que acogió en su casa una señora a cambio de que vendiera en la calle castañas y boniatos. El primer día, Mariuca regresó a casa con muy poco dinero y sin ninguna mercancía pues, apiadada de los niños hambrientos, regaló casi todo lo que llevaba.

La señora le increpó y le dijo que, si se volvía a repetir la situación, no hacía falta que volviese. Mariuca salió con el firme propósito de no regalar nada más, pero su buen corazón le impidió ver a otros niños pasar hambre y se repitió la situación del día anterior, con lo cual esa noche no volvió a la casa y, cansada, se quedó dormida ante la estufa con los carbones apagándose.

Durante la noche, Los Ángeles, apiadados por su buen corazón, llenaron de carbón la estufa y la proveyeron de una cantidad inagotable de castañas y boniatos y a la mañana siguiente, por más que vendía o regalaba, jamás se acababan.

A todo esto la señora que la había acogido, al ver que no había regresado en toda la noche, se apiadó de ella y decidió salir a buscarla y recogerla aunque hubiera de nuevo regalado la mercancía; cuando llegó, se encontró con el milagro que se había obrado.

Hoy no he comido castañas asadas pero, recordando a Mariuca, he sentido su olor y su sabor.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por recordarnos los cuentos de Ferrandiz, cuantos años han pasado.
Un beso grande
enmatojado

scarlet2807 dijo...

María, me encantan los cuentos, éste es precioso, no lo conocía y contado por tí más aún...
Gracias y un beso grande
Scarlet2807

Miranda dijo...

María:

Tampoco conocía este cuento, pero es muy bonito.

Abrazos afectuosos y besitos a la distancia.

wpaa. dijo...

Cuantas veces un olor determinado nos trae muchos recuerdos de algun tiempo pasado.
Las castañeras han sobrevivido a traves del tiempo, cuantos relatos hay alrededor de ellas,como el de Mariuca la Castañera , un cuento entrañable , gracias por recordarnoslo.
Um beso
wpaa.

Alejandro dijo...

Me gustan mucho las castañas, no recordaba el cuento, gracias por traerlo a mi memoria.

Un saludo

Mayte® dijo...

NO CONOCÍA EL CUENTO PERO ME HA ENCANTADO.

ERES UN SOLETE

BESOS

María-Murcia dijo...

Nena, pues es de cuando yo era pequeñita y lo tengo guardado, es una edición de esas troqueladas (de eso que dices tú que tengo cogiendo polvo, jejeje).

Rosa Mª dijo...

Muchísimas gracias María-Murcia por traernos tan bonita aportación. Yo tampoco conocía este cuento y me ha encantado.
Muchos besos. Rosa.

BONBOM dijo...

María yo si lo conocia, aunque no lo recordaba, y a sido un placer leerlo de nuevo, muchisimas gracias guapisima.

Besos

Lourdes dijo...

que maravilla saber nuevamente de Mariuca, la castañera, han pasado tantos años y Mariuca siempre ha estado en mi corazón.

Un abrazo, Norma

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...