17 de octubre de 2010

Me sobran las palabras

Me sobran las palabras y me sobra deseo
Me falta tu presencia, tu calor y tus besos
Me sobran los preámbulos que ya hubo mucho de eso
me falta la mesura de ese término medio
de apostar de farol y no jugarse el resto
me sobran ilusiones. Me falta... pisar suelo.

A la porra prejuicios, tabúes y conceptos.
Cuando hablan los sentidos siempre nos sobra el resto.

No vengan los prudentes a decir que fue un sueño.
Aún conservo en mis manos el calor de tu cuerpo
Aún mantiene mi boca la acidez de tu fuego
y el aroma sagrado del más sagrado templo
se ha metido en mi piel por los poros abiertos.
Escucho los sonidos vibrantes del deseo
la llamada angustiosa a llegar más adentro
el abrazo infinito de mi tierra a tu cielo.
La explosión lujuriosa que precede al jadeo
cuando ya solo queda hundirse entre tus pechos
y decirles muy quedo lo mucho que te quiero
y que esperen gozosos nuestro próximo encuentro

7 comentarios:

María-Murcia dijo...

Madrigal, te aseguro que no pasa desapercibida tu llegada, hermoso y sensual poema.

Bienvenido

Besos

scarlet2807 dijo...

Madrigal,¡ precioso poema !
Un derroche de sensualidad y sentimiento...
Me encantó.

Un beso, scarlet2807

SalvaX dijo...

Muy bueno, te felicito.

Mayte® dijo...

¡Gracias, Madrigal!

Ha sido un regalo disfrutar de tus letras.

Un besito

wpaa. dijo...

Precioso, sensual, apasionado ,que bonito es leer como alguien expresa sentimientos tan adentro del corazon ,y sin perjuicios ni tabues.
Excelente
Es la primera vez que te leo ,pero ha sido muy grato,bienvenido a esta tu casa.
Un cordial saludo.

BONBOM dijo...

Bienvenido, una entrada muy buena, escribes muy bonito, gracias espero leerte pronto.

Un saludo

* Inés * dijo...

Muy bonito, muy muy bonito.
Me sorprende lo rápido que te has familiarizado con el blog.
A mí Madrigal, me faltan palabras para decirte, que es de un aluvión de pasiones que se palpan, verso a verso, en tu poema de besos y encuentros.
Gracias, siempre.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...