8 de octubre de 2010

!!DEPRESION!! CAPITULO II


Es una habitación muy extraña, me pesan los párpados y no puedo abrir los ojos, estoy como abotargada, no sé, es una sensación rara.

Voy mirando, intentando saber donde estoy, y me entra el pánico no veo a Manolo: ¿Dónde esta?, ¿Por qué me ha dejado sola?.

De golpe consigo abrir los ojos, después de mucho esfuerzo, y me entra un ataque de ansiedad, estoy en una sala grande, aislada por cortinas de una camas a otras, por un enorme pasillo que divide la habitación de modo que puedo ver a las camas de enfrente, pero no a las que están a los lados.

Yo era la primera vez que estaba en la U.C.I .por lo tanto no sabia donde estaba metida,

De pronto quiero hablar y no puedo, pues tengo un tubo grande metido en la boca, y miro los brazosy estoy con sueros en ambos brazos, me toco el vientre me toco las gasas y noto una punzada de dolor, mas fuerte en el alma que en el propio vientre, me pego un tirón de los cables y empiezo a sangrar y a pitar por todos los sitios.

Al momento estoy rodeada de enfermeros y médicos, mientras me vuelven a sedar intentan explicarme lo que me ha pasado, pero no atiendo a ninguna razón, como no puedo hablar por la respiración asistida, lo único que hago es tirar de todos los cables, yo lo único que quiero es salir de allí, irme a mi casa, en mi casa estaría segura y a salvo con Manolo y mi Bebé, pero ¿dónde estaba?. No lo entiendo, ¿Por qué no está?...

Me entra otra vez el sopor y vuelvo a dormir…. No sé cuanto tiempo, no lo recuerdo.

Cuando despierto de nuevo tengo a mi lado, junto a mi cara, a Javier, es el enfermero al que le toca vigilarme ese día, es muy amable, me está hablando muy despacio, me da una especie de pelota de goma para marcarle si le entendía, aprieta una vez para si, dos veces para no, y si aprietas intermitente se enciende una luz y vengo enseguida a ver que necesitas.

¿Me entiendes?, pregunta, yo aprieto una vez la pelota, "bien, eso esta muy bien, dice".
Ahora intentaré explicarte qué haces aquí, verás tuviste un desmayo en la sala de exploración y te ingresaron, te hicieron pruebas y te tuvieron que operar de urgencias porque el feto estaba muerto, el embarazo se gestó en las trompa y te las reventó, ha sido un verdadero milagro que te hayas salvado, tenias una infección enorme por eso estas aquí, porque aún no estas bien.Te lo explico por encima, es el médico quien te lo explicara mejor.

Supongo que te preguntarás por tu marido, está fuera, verás, si te fijas verás un hombre paseando por ese pasillo a través de esa ventana, con un jersey rojo, pues es él,

¿Y sabes?, está cuarenta y dos horas aquí, aún no ha ido a casa para nada, te lo digo más que nada para que sepas que te quiere mucho, porque en la U.C.I. tienen que descansar en una sala de espera, y este hombre no se ha marchado a casa ni para ducharse, se ducha hasta en la sala de enfermeras, así que anímate,

Y otra cosa, estas atada porque te quitaste dos veces las sondas y los sueros si prometes que no lo vuelves a hacer, te desataremos ¿quieres?

Aprieto otra vez la pelota y Javier me empieza a quitar las correas.

Ya está, preciosa, mira son las doce a la una abriré la ventana y te dejare que él hable contigo, así es que anímate, me da un beso en la frente y se marcha.

Yo empiezo a llorar, no entiendo nada ¿qué es lo que ha pasado?. ¡Me ha dicho que ya no tengo a mi Bebé!, mentira, es mentira, no me lo creo.
El dolor es tan grande que no puedo soportarlo, ¿cómo han podido hacerlo?, se han aprovechado de mi, mientras estaba desmayada me habían operado y quitado a mi Bebé.

Cada vez noto que mi corazón va más deprisa, el dolor es ya insoportable me ahogo, literalmente no puedo respirar y, justo cuando abren las ventanas para que podamos ver a los familiares, veo a Manolo con el telefonillo me dice TE QUIERO, y, en ese momento, me da un desvanecimiento, todo empieza a pitar y tengo el primer preinfarto.

Justo delante de él.

De no estar ya en la U.C.I. no lo habría contado, cerraron la ventana, y bueno a mi me recuperaron y a mi marido le dejaron verme, porque estaba asustadísimo,

Cuando cerraron la ventana, después de ver a Manolo llorar como un niño, y tabicada a ansiolíticos y antidepresivos empecé a recordar, en el mes de Septiembre y Octubre, cada día que salía de casa compraba algo nuevo, que si unos patucos, que si un body, unos calcetines, la toquilla, sabanitas de cuna, de carro, peluches.

El día que pintamos la habitación entre los dos con una cenefa de ositos de colores, y cuando bordé las cortinas a punto de cruz con la misma cenefa que pusimos en la habitación, y ahora decían que no vendría a casa el Bebé, eso era mentira, mentira, mentira.

Otra vez los pitidos, maldita sea, todos corriendo cara a mi y yo sin poder hablar por el maldito tubo.

Otra vez la inyección y dormir………

Continuará...

11 comentarios:

D'MARIE dijo...

Que fuerte el relato...!!y con wque enteresa lo describes..gracias!!
Besis

scarlet2807 dijo...

Dios mío Bombon, cada día que pasa te admiro más.
Eres un ejemplo para todos, de entereza, fuerza y valentía.
De verdad, es un verdadero honor ser tu amiga.
¿Sabes? hay que ser muy ,pero muy valiente para contar algo tan doloroso, pero te diré algo, es reparador, al sacarse ése dolor escribiendo y verlo fuera, se preovoca algo mágico, ya no duele tanto...
Te quiero con el alma amiga, muchos, muchos besos y un gran abrazo, Scarlet2807

María-Murcia dijo...

Coincido plenamente con Scarlet, eres valiente, muy, muy valiente y siento mucho que hayas tenido que pasar por eso y por tantas cosas más.

Besos

Anónimo dijo...

Que fuerte tu historia, que golpes más duros tiene la vida.
besos
enmatojado

* Inés * dijo...

Bombon, es espeluznate todo lo que has tenido que pasar.
Es o fué doloroso, pero creo que el verbalizarlo y contarlo, hace que veas lo fuerte que fuíste.
Me has impresionado mucho, amén de tu memoria y detalles tan precisos de tu experiencia quirúrgica.
Yo sabes cariño que te quiero mucho, más de lo que imaginas, ufff, (estoy llorando de emoción).

p.d.¿Sigues teniendo ese msn?. nunca te veo activa.

Manases dijo...

No tengo valor Bombón para poder decirte nada, solo que siento admiración por ti , y que estos desgraciadamente son los problemas de la vida a los que nos tenemos que enfrentar casi todos, y no las tonterías por las que discutimos algunas veces, muchos ánimos niña y cuídate un beso.

wpaa. dijo...

Realmente la vida , nos pone a prueba muchas veces, con cosas tan fuertes como por las que has tenido que pasar.
Pero lo que no sabia ,la vida , es que se enfrentaba a alguien mas fuerte que ella , eres digna de admiraciòn ,por tu fortaleza y coraje para salir adelante pese a todo.BRAVO , Bombon sigue adelante , disfruta mucho y se feliz con ese hombre que siempre esta a tu lado, un BRAVO ,por el tambien .
Te quiero amiga.cuidate mucho
Un beso a los dos.
wppa.

BONBOM dijo...

Gracias a vosotros, por estar siempre a mi lado.

Ines, el msn es el mismo, teminado en live.com.

En cuanto a la memoria de cuando estaba en el hospital, el psiquiatra me mando como terapia que escribiese mis emociones o como me sentia, porque cuando hiba a la terapia me quedaba bloqueada, de ay mi mania de escribir todas las cosas que me pasan ( que para mi son importantes) sean alegres o tristes, simplemente repase los apuntes.

Yo también te quiero amiga, gracias por apoyarme siempre.

Besos

SalvaX dijo...

Es terrible la experiencia.
Si ya es muy duro pasar una enfermedad grave, si además se añade la pérdida del bebé, la gran ilusión de los dos el dolor ha de ser impensable.
Gracias por explicarlo con tanta valentía.
¡Eres un cielo, paisana!
¿Sabes, muy pronto nuestra tierra se llenará de naranjas?
Tu tienes el perfume del azahar en todo lo que escribes.
Un beso grande.

Mayte® dijo...

Que ejemplo a seguir eres tu Bomboncito.

Eres adorable y toda una mujer en el sentido más amplio de la palabra.

Me siento orgullosa y honrada de conocerte.

Un beso y un abrazo enorme

Carmen dijo...

Terrible, siento que hayas tenido que pasar por eso.

Un beso

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...