8 de febrero de 2010

TRISTE DESPEDIDA

Aún recuerdo el deseo de mi piel en busca de la tuya, la seguridad de cada uno de mis, tus ojos buscando los míos por toda la habitación, por todo el universo, intentando descubrir quien era. Ahí, parado frente a mí, parecía que no existiera el tiempo. Era la primera vez que te contemplaba y sabía que eras tú, sabía todo cuanto necesitaba saber y, sobre todo, que mi felicidad a tu lado no duraría, pero no me importo, lucharía porque nuestra relación prosperara. Si me dieran de nuevo la oportunidad de estar frente a ti en ese primer momento, de tomar una nueva decisión, de no entregarme a ti para no sufrir el tormento de perderte, si esto fuera posible, cambiaría las cosas, NO TARDARÍA TANTO EN DECIDIRME A ENCONTRAR TUS LABIOS.
Hace algunas horas que nos separamos y nunca había conocido unos minutos tan largos, tan lentos al pasar. Dicen que el tiempo pasa volando cuando se es feliz, así pues, es eterno cuando no te tengo a mi lado.
Eres más fuerte que yo, al despedirnos me pediste que no llorara, ¿cómo puedo contenerme?, sabiendo que al partir se quedará en tierra, tras de mí, mi alma.
No veo que pasen las horas, parece que mi reloj me engaña y en vez de avanzar retrocede. Ojalá esto fuera cierto y en unos instantes volviera a despertarme en el reflejo de tus ojos, pero no es así, si despierto no será envuelta en tus brazos, si no en la realidad de no tenerte más a mi lado.
Nunca te lo dije, pero la primera noche que soñaste conmigo yo desee que lo hicieras. En mi soledad, más lejos de ti que nunca, antes de dormir cerré los ojos y desee ser parte de una ilusión que recorriera tu mente hasta el amanecer. Desee que me llamaras en tus sueños para acudir hasta ti y que al despertar lo hicieras con mi nombre en tus labios, como yo siempre lo hago cuando despierto.
Sé que de tanto decir las cosas acaban por perder su sentido, pero no puedo evitarlo, es un rumor continuo en mi boca: "NO PUEDO VIVIR SIN TI".
Las calles se han vuelto vacías, camino y no veo a nadie. Ya no hay sol, ya no hay lluvia, sólo siento el vacío de un calor que ya no puede llenarme.
Tan solo quiero cuidar de ti. Cuidarte si estás triste o enfermo, mimarte para que cualquier instante sea más llevadero. No puedo hallar consuelo en mi impotencia cuando me dices: "ESTOY MAL" y no puedo acudir para darte mi amor y mi aliento.
Me paso la mañana esperándote, una espera que no verá final, como me gustaría contemplarte mientras duermes, como me gustaría caer rendida ante tu voz susurrando: "BUENAS NOCHES AMOR".
No puedo descansar desde que nuestros caminos dejaron de ser uno. Puede sonar extraño, pero no logro encontrar donde guardar todo los besos que no te he dado y son tantos que han tornado en una pesada carga.
Me gustaría poderte hablar con palabras más dulces, contar relatos sobre todo lo que me diste, todo el amor que compartimos y lo que hoy he perdido.
Sin ti mi luz se ha vuelto oscuridad y mis ganas de seguir aquí se han marchitado. No puedo concebir una vida sin persona a la que he amado.
Las circunstancias han puesto a mi merced la posibilidad de conocer otros hombres, de crear nuevos pasados y pensar en distintos futuros, por ahora no me valen, pues aún te amo.
¿Cómo se llena un vacío cuando lo produce el existir?. Hoy sólo quiero encontrar una respuesta para ello, pues lo que para unos es más fácil de entenderlo, para otros resulta ser muy difícil.

Por último, sólo puedo desearte que te vaya muy bien, que pronto encuentres tu felicidad y si en algún momento necesitas de mi ayuda, sólo bastará una llamada y enseguida estaré contigo.


6 comentarios:

Mayte® dijo...

Te leo y me veo reflejada a mi misma.

Creo sinceramente que todos en un momento u otro hemos vividos experiencias similares.

Gracias Miri, por este regalo.

Besitos desde el alma

orujo dijo...

¿ El amor duele?, si amiga el amor duele. Amor que cosa eres?...sufrimiento?, triunfo o alma en vilo?.
Mirinda, no llores despedidas y rie por que sucedio.
Un beso, ahhhh, me gusto tu escrito

*Inesperada* dijo...

No puedo sino decirte que amaste tanto que no sabes seguir sin amar, aún cuando para él, eres olvido,amas.
Tu grandeza de corazón encontrará otro amor digno de tí, no tienes más que prepararte, despacito.
Seca tus lágrimas, sonríe y el amor llamará... si?

Un abrazo, me gustó más que el chocolate.
Gracias.

D'MARIE dijo...

Miri,las palabra sobran,Solo queda lo que vos sentistes en este romance que tanto has ansiado
te qiero nena

D'MARIE dijo...

Miri,las palabra sobran,Solo queda lo que vos sentistes en este romance que tanto has ansiado
te qiero nena

margari dijo...

MARGARI dijo...
Miranda,que bonito y tierno amor has vivido,cierto es triste.La despedida. Pero ¿eres consciente,no obstante de la felicidad vivida?Tienes idea acaso de lo afortunada que has sido?Entiendo, la pena que sientes ahora,
Sigue soñando, y serás feliz,tan sólo con eso
no llores
porque terminó,sonrie,porque sucedió
Recibe todo mi cariño
MARGARI

9 de febrero de 2010 21:03

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...