MIRAME


¡ Mirame ! ¿ Te fue necesario pasar por mi
vida tan hondamente ?
¿ No pudiste haber pisado en ella como lo
las gaviotas lo hacen en las playas vacías ?
Te quedaste clavada en mi, y desde entonces
sueño, sueños que me invento.
Sueño con la luz de tus ojos.
Sueño con acariciar en tu pelo.
Sueño con que sea mi pecho tu almohada.
Sueño con recorrer a dentelladas tu cintura.
Hasta que me duermo pensando en ti.
Que tarde es para llorarte.

2 comentarios:

*Inesperada* dijo...

El sueño vence tu sueño de luz, caricias y cobijo.

Doblega tu consciencia, aplaca los recuerdos y templa el dolor de su ausencia.

Gracias, siempre. Por tu sueño o recuerdo. Elige tú.

Mayte® dijo...

Nunca es tarde para llorar por algo que se cree perdido.

Hermoso, cómo todas tus letras.

Un beso desde tierras del sur.