16 de febrero de 2010

MAÑANA


¿ Como decirte que me faltas ?
que noto tu ausencia cada día.
Mañana ya no estarás conmigo, estaré solo,
solo y a solas, rodeado de pensamientos
y palabras sin sentido, de frases convenientes
y sentimientos fingidos. Me quedaré
quieto para luego dar vueltas por mi
casa, me faltará el aire, el aliento......, mi
boca hará una mueca, algo así como una
sonrisa.
Mañana amor, se me quebrara el alma
cuando estire el brazo en la cama y no te
encuentre. Con la luz de la mañana ya no
estarás conmigo, la luz del amanecer abre
caminos que cruzan la noche y acerca un
nuevo día.
Mañana sentiré tu ausencia, ya no brillaran
mis ojos igual que cuando esperan tu
llegada, se secará mi boca sin tus besos.
Te vas, la hora está ya ahí, se oye la ida,
el anuncio de nuestra despedida....., me
quedará un hueco aterrador, pero llega
la luz y te digo adios.
No se si puedo pedirte más, pero te doy
las gracias por dejarme amarte, te agradezco
cada instante que me das.......
Te tienes que marchar y yo sentiré la
soledad.


6 comentarios:

Mayte® dijo...

Hermoso Orujo, igual que cada letra que compartes con nosotros.

Un besito desde el alma

Tarzánnnnn dijo...

Orujo, un gusto conocerte. Me haces, sin querer, meter más aún en un tema que me tiene desde hace dias. Comenzó a rondarme que el amor tiene de todo, menos neutralidad. Lo gozas, o lo sufres. Disfrutas o padeces. Y esa falta de estado neutro se agrava a veces, cuando en el centro del goce, comienzas a palpitar la despedida. Contrariamente, la perspectiva del rencuentro, no nos motoriza tanto, las horas no pasan. Eso saqué de tu escrito, en esencia, por otra parte con buena descripción. Gracias, reitero el gusto. Un saludo

orujo dijo...

Tarzán, gusto en conocerte y leerte, gracias por tu comentario, sería un placer leerte en este rincón de Aquí con mis amigos.
Un abrazo en la distancia

*Inesperada* dijo...

Mañana...llega el díaa temido, apuramos los últimos sorbos de quien parte de nuestro lado a otros y por tiempo.
Lenta agonía del principio del fin, dolor e importencia por un ser que va a la vida, sin más remedio.

Sé de ese dolor, es un grito en silencio, un paralizar las lágrimas para no ser delatada y parecer que todo vaya bien.
Sé de eso... sé.

Precioso, aunque triste despedida...si pensamos en el que se queda.

Gracias, siempre.

Anónimo dijo...

Orujo,si describes besos se sienten, si es placer con él gozamos,si desamor con él sufrimos Al ser despedidas también lloramos.
Que bién plasmas cada momento,en su momento, cada instante en su instante,
Cuánta poesia existe en ti orujo
Un placer leerte amigo.Gracias por compartir con nosotros, tu sapiencia
Un abrazo
Margari

orujo dijo...

Gracias a vosotras y vosotros por vuestros comentarios. Besos

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...