4 de febrero de 2010

Quiero decirte que...


Mientras mi alma siga viva, buscaré el modo de acercarme a tí, lentamente, día a día.

Que no quiero olvidarte, quien podría reemplazarte en mis sueños de princesa, si quiero que seas la razón de mis madrugadas, el porqué de mis sonrisas y el fin de mis días.

Tú estás en mí, mientras la luz que nos ilumina.

Cuando el sol se despide hasta mañana y aún cuando me vence el cansacio, permaneces y acunas mi vuelo por las nubes de terciopelo y de tu mano.

Te instalas en mis suspiros, cuando la noche nos envuelve con los sueños y el perfume de las flores, que conmigo duermen.

Parece que estás aquí conmigo, mirándome en azules de cielo claro
en cada cosa que pienso ... estás.

Abriré los ojos al amor y de tu mano sabré qué es vivir, lo que es amar y a sentirte con el corazón, aprenderé.

No consigo acostumbrarme a buscarte, sin hallarte, cuando camino. A no verte cuando grito en silencio tu nombre.

Días, noches pasan lentamente, sin el calor de tus cálidas miradas, sin la magia de tus besos, sin los susurros que me invento para tí.

Olvidarte a tí..., olvidarte?...nunca.

4 comentarios:

orujo dijo...

Lindo escrito el tuyo Inés, mejor no se puede plasmar lo que se lleva dentro y se quiere decir.Cuando se quiere de veras, nunca hay olvido, nunca.
Un beso a la distancia.

Soñador dijo...

muy bonito y sensible relato me gusto mucho , gracias

D'MARIE dijo...

Ines,imaginando tu escrito,siento que cuentas mi vida...¿que mas decirte si puedes ,lograr que pueda verme?.Me encanto!!
Besitoss

Tarzán dijo...

Ines, conmovedor lo tuyo. Me deja la sensación de que escribes desde muy adentro, que lo tuyo no es despuntar una inquietud literaria, sino que algo viene empujando desde tu interior. De verdad me gusta, y dale rienda suelta a eso que viene, que nada lo detenga. _ Tarzán

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...