Ya era tarde


Ya era tarde, cuando aprendió a quererle,
él ya no estaba aquí para escucharlo,
cuando pensó en su piel de terciopelo,
en el gozo sin fin de acariciarle,

en esa sensación indescriptible,
de darle a mamar vida de su pecho,
de acostarle junto a ella en su lecho,
y aspirar su olor irrepetible,

ya era tarde, su hijo ya no estaba,
él se fue a un viaje sin retorno,
y ella fue libre mientras lo abortaba,

mas luego, cuando aprendió a quererle,
supo que no era libre sino presa,
presa de no tenerle para amarle.

18 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Dolorososamente cierto!! No juzgo a la gente. Pero no puedo comprender a las mujeres que no desean tener hijos. Aún en las peores circunstancias un niño tiene derecho a nacer. Siempre habrá alguien que lo quiera. Y te lo digo en una fecha muy especial para mí, ya que un día como hoy, hace 28 años nació mi hijo, Fernando.
Cariños…

María dijo...

Yo tampoco juzgo, Oriana, me limito a opinar y, como tú, digo que siempre se puede dar en adopción.

Felicidades para tu hijo.

Besos

Anónimo dijo...

María:

Hermosa imagen y para unas letras tan tristes. Muy respetable la decisión de quien aborta.

Abrazos afectuosos y besitos a la distancia.

Mir@nda

chus dijo...

¿POR QUE SIEMPE ES TARDE? BESOS

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Maria. Saludos.

Como Cristiano, claro que soy siempre a favor de la vida. Es una maravilla.

En calidad a tu entrada dejame decirte que es una estupenda poesia. Personalmente la encuentro fantasticaaaaaaaaaaaaaa. Una vez terminada de leer, sentì la necesidad de releer.

Dios te bendiga por producir esta joya.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm.

María dijo...

Miriiiii, ¿qué es de tu vida?.

Besos, guapa

María dijo...

Chus: Es tarde porque cuando se dió cuenta de que lo quería ya no había posibilidad de tenerlo, lo abortó antes.

Besos

María dijo...

Fray Rodolfo:

Muchas gracias, hoy me has emocionado.

Que Dios te bendiga a tí también.

Rosana Martí dijo...

Nadie tiene la potestad de quitar la vida a otra, hay que dar una oportunidad de vivir a un ser humano.
Aunque es triste el poema, es la verdad, pero me niego a creer que después de haber hecho una cosa así, la conciencia no le remuerda toda la vida.
Yo no soy madre, pero dar vida tiene que ser lo más hermoso que te regala la naturaleza.

María amiga mía, tus letras como siempre dicen verdades.

Te mando todo mi cariño en un cálido y tierno abrazo.

María dijo...

Rosana: te aseguro que la sensación de tener a tu hijo en tus brazos es insuperable.

Besos

Roky dijo...

Qué triste!

Manases dijo...

Lamentablemente para muchas mujeres el aborto es como si se operaran del apéndice. Pero ¿cuál es la realidad: se elimina sencillamente un poco de tejido del organismo, o a un ser vivo de la matriz de su madre?.....La poesía preciosa María

María dijo...

Mucho, Roky.

Gracias por tu visita y bienvenid@

Besos

María dijo...

Manasés: yo lo tengo muy claro, es un ser vivo, una persona, y siento una tristeza infinita cuando alguien aborta.

Besos

* Inés * dijo...

Es tarde para reconocer el aroma y la suavidad de su piel.
Nunca sus senos reconocerán el calor de sus labios ávidos de ella, para nutrirse.
Se fué sin vivir, murió sin protestar, ni si quiera lloró de pena.
La madre decidió no amarle y lo negó.
No supo que jamás le olvidaría, un sólo momento de su vida, cuando ya era tarde.

Un beso María.

p.d. Sin palabras.

María dijo...

Inés:

Tú eres madre luego sabes de qué hablo.

Besos

Viriato dijo...

Se puede vivir dolorosamente la vida de mil formas distintas.Esta es una más, y nunca será justo. No hay excusas.No es buen gestor de este mundo el ser humano. Confiar en él nos lleva al fracaso irremediablemente.
Yo le pediría "al de arriba" un seguimiento más corto en nuestros andares por estos caminos; y de entre tantas formas como tiene; que se dejara ver un poco más de vez en cuando por este mundo, para que podamos sentir su presencia auténtica. Y es que, ya metidos en materia,decir que me sorprende enormemente lo presente que estaba ese Sumo Hacedor al que llamamos Dios en las vidas de aquellos hombres de hace dos mil años, y lo ausente que demuestra estar ahora... no sé, es difícil de entender, supongo que será debido a que la lógica de ese Sumo Hacedor y la de estas pobres criaturas que habitan este mundo deben coincidir en muy pocas cosas.
Perdón por la extensión.
Un saludo María

María dijo...

Viriato:

Todo lo contrario, nada que perdonar y muchísimas gracias por tu comentario, eres muy amable.

Besos