Las tres mujeres



Hoy me apetece analizar aquel dicho que reza que la ilusión de todo hombre es o era tener tres mujeres en una: "una criada en la cocina, una señora en el salón y una puta en la cama".

Empezaré por la "puta" y, pensándolo fríamente y dejando a un lado las connotaciones machistas que, a estas alturas del siglo XXI, están ya demodées, me parece que la idea no es o era tan descabellada aunque, quizás, las mujeres no terminamos de digerir el que se nos pueda llamar "puta", vamos que a mí me lo dicen y el taconazo en los sesos no se lo quita nadie y luego que me encierren.

Pero yo creo que, en este caso, la palabra "puta" no quiere decir que se nos tache de ejercer la profesión más antigua del mundo (profesión que, a mí en particular, me parece respetable y considero que debería estar regulada, laboralmente hablando, en beneficio de todo el mundo), sino que en realidad se trata de que, cuando se acuñó la famosa frase, las mujeres eran tremendamente mojigatas en cuanto al sexo se refiere y tengo la impresión de que, influidas quizás por ideas religiosas que consideraban el sexo pecado, ni estaban por la labor de dar placer ni por reconocer que tenían perfecto derecho a recibirlo y que es muy gratificante.

Recordemos que el sexo se utilizaba básicamente para procrear, la mujer tenía invariablemente que llegar virgen al matrimonio e, incluso dentro de este, el placer era pecado, de ahí que se utilizara la famosa "sábana nupcial", con la que se cubría la mujer para ni siquiera rozar el cuerpo del esposo y que tenía un agujero a la altura del sexo para poder tener un coito de lo más aséptico por llamarle de algún modo y, como digo, con el único objeto de quedarse embarazada.

Y como en aquellos tiempos la vara de medir era completamente distinta para hombres y mujeres y al varón se le aceptaba y disculpaba todo, incluso sus visitas a aquellas casas que, eufemísticamente hablando, se llamaban de "señoras de moral distraída", supongo que era hasta lógico que los señores desearan tener una "puta" en su cama, para experimentar en casa propia lo mismo que en ajenas.

Respecto a la criada en la cocina, supongo e imagino, que la aspiración de los señores no era más que comer bien y como, en ciertas clases sociales antiguamente, la que cocinaba era la criada igual lo que les apetecía era que su mujer supiera cocinar.

Y, para terminar, a lo de la señora en el salón me parece que no sólo aspiran ellos sino que es lo que, por lógica, hacemos todas.

Otro día voy a tratar de investirme de "feminismo" a ver si consigo plasmar mi equivalente masculino al tres en uno que desean o deseaban los señores y lanzo una pregunta: "¿se mojará alguno y confesará cuál es su ideal de mujer?".

14 comentarios:

Rosana Martí dijo...

Bueno la mujer tiene que ser ante todo mujer, yo sinceramente me quedo con las tres, completita en toda su esencia.

Te mando todo mi cariño guapisima, pasa un bella semana.

Mos dijo...

Paisana María: Ya veo que de las tres mujeres del dicho te has explayado más con la "puta". :):):) pues has hecho muy bien porque el sexo es muy importante en nuestras vidas. Y si es con amor mucho mejor. De ahí, creo yo, lo de "puta en la cama". Lo has dejado muy bien analizado y estoy de acuerdo con tus argumentos.
Sobre los otros dos pues eso; que a los hombres nos gusta que sepan cocinar bien y pavonearnos con nuestra mujer a la hora de salir con alguien o recibir a alguien en casa. ¿A qué hombre no le gusta que su mujer brille en todos los aspectos?
Es curioso, paisana María, pero este dicho lo oí en boca del cura que nos dio el cursillo prematrimonial antes de casarnos. Me chocó que un sacerdote, miembro de la Iglesia, diera tal consejo a las mujeres porque, de todos es sabido la idea que tiene el Papa y sus obispos sobre las relaciones sexuales. Supongo que ser "puta en la cama" es una forma de mantener al marido distraído y sin ganas de buscarse aventuras en los puticlubs. Perdona que sea tan explícito y directo pero creo que somos mayorcitos y hay que hablar con libertad.
En fin, paisana, (amiga María),yo creo y siempre he intentado ganarme a mi mujer con cariño, hablando mucho con ella, intentando no bajar la guardia y tener detalles con ella, achuchones, carantoñas, decirle, por ejemplo, qué rica te ha salido hoy la paella o qué guapa va michica con ese vestido de escote generoso...yo qué sé. Escribirle algo bonito también ayuda y, desde luego, pedir perdón cuando sabes que has metido la pata.
Y yo también pregunto ¿Cual es el ideal de hombre que queréis las mujeres?. Somos todos muy diferentes y variados; tal vez no se pueda generalizar porque no hay un modelo patrón que sirva para todos-as.

Ya ves que te sigo y te comento con entusiasmo, paisana.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

María dijo...

Rosana:

Yo también y de desodorante "3 en 1", como decían que usaba la dama de hierro, la Tatcher(esto es broma, jajaja).

Besos

María dijo...

Mos:

Me he explayado con "la puta" y he pasado de puntillas por las demás porque es lo que más daba para escribir, sinceramente.

Y, aunque generalizar no se puede, ya estoy dándole vueltas a la cabeza a ver si saco un ideal de un señor 3 en 1 que sea más o menos standard y, si no, pondré el mio.

Gracias por seguirme y comentarme, paisano.

Besos

iglesiasoviedo dijo...

Yo creo que a todos los hombres nos gustaría tener una mujer que tenga esas tres facetas, con matices según cada uno y según la edad.
Tengo curiosidad por saber como les gusta a las mujeres que sean los hombres, espero que lo trates pronto.
Un abrazo.

PD: me ha gustado tu blog, cuenta que estaré disfrutando de el.

chus dijo...

Maria buaaaaa que verdad, mi marido yo lo elegi bien, defendio siempre y defiende a la mujer y la defiende, pero por circunstancias es amo de casa. besos

María dijo...

Iglesias:

Gracias por "mojarte".

Besos

María dijo...

Chus:

Eso es porque te quiere mucho y porque te lo mereces.

Besos

Rosana Marti dijo...

Mi linda amiga, tienes un regalo (si quieres) en mi mundo de hadas.

Besos mágicos y feliz día de la mujer...(aunque para mí son todos) que conste en apta.

Manases dijo...

Sinceramente no creo que en esta era las mujeres sean mas libres que antes, se que esto que digo puede resultar contradictorio. Es verdad que el papel de la mujer ha cambiado. No están, algunas mujeres como nuestras abuelas, criando quince hijos, haciendo su propia ropa, ordeñando vacas, cociendo su propio pan, etcétera. Hoy la familia de término medio quizás tenga dos o tres hijos, y eso significa que para cuando la mujer cumple sus cuarenta, sus hijos ya no la necesitan tanto como antes. De modo que precisamente a la edad en que su esposo está alcanzando el máximo de su carrera, ella está en casa, a menudo no sabiendo que hacer consigo. Pero hemos perdido lo más importante y es el tiempo, pero tiempo de calidad, de esto se podría escribir mucho, pero no es el momento.Y si María me mojo,
Mi mujer ideal es: que sea inteligente, cabezota, muy femenina, sensible, con un gran corazón, solidaria y lo más importante, que me quiera.

María dijo...

Rosana:

Muchísimas gracias, ya he ido a por él guapa. No puedo ponerlo aquí hasta que no llegue Mayte que está de viaje porque no quiero tocar la configuración (me da miedo estropear algo) pero me lo he guardado yo.

Gracias guapaaaaaaa, eres un sol
Gracias

María dijo...

Manasés:

Eso es lo importante, que te quiera porque con amor está conseguido todo lo demás.

Oye y lo de cabezota ¿por qué?, ¿no será que la quieres para discutir? jaja.

Besos

Anónimo dijo...

María:

Excelente apreciación!!!. A la mayoría de los hombres les gusta que durante el día su mujer sea una dama y por las noches se le olvide un poco, para convertirse justamente en eso que dices (una puta en la cama).

Besitosss.

Mir@nda

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Maria, para ti y todas las demàs mujeres en la familia escribimos peamientos.

Corto de tiempo. Pero, feliz dìa para todas. Un abrazo.