CLARO QUE BUSCO EL AMOR




Claro que busco el amor,
en lo más profundo de mi alma,
en el rinconcito más escondido del corazón.
En la mirada de un ser sin armas,
en la dicha de una amistad de confianza,
en las huellas de alguien que sin odio se halla.
Claro que busco el amor,
en el infinito, en el horizonte, en el firmamento,
allí donde nada puede evadir el sentimiento.
En la poesía, en un profundo sueño, en un deseo,
tal vez allá donde dos miradas se cruzan sin saberlo,
allá donde la verdad es el pan que sustenta el encuentro.
Claro que busco el amor,
pero de tratar de hallarlo, no lo encuentro,
de tratar de querer, no sé hacerlo;
en el paraíso del placer que queda dentro,
en la piedra preciosa de la veracidad y no la falsedad.
Claro que busco el amor,
pero, ¿acaso llevo yo amor por dentro?:
tal vez sea una gran pregunta que no tiene silencio:
en el fondo, algo de amor sí tengo, espero;
sin embargo, qué poco hago para sacarlo de adentro.
Autora: Rosa Mª

4 comentarios:

María dijo...

Ay mi Rosa, qué orgullosa me siento de tí y tú sabes por qué.

¿Quién tenía razón, eh?.

El poema es precioso corazón, y yo me quedo con la penúltima frase, claro que tienes amor y el día que salga todo a flote verás tú.

Besos

* Inés * dijo...

Leí en algún sitio que mientras una no se ama a sí misma, no puede amar a nadie, porque no tiene amor que dar.
Tienes una constante en todos tus escritos, "no sé", "no hallo", "no puedo", "no espero", no consigo, "no encuentro", "no, no, siempre no".
Es cierto, mientras se viven con "No", realmente no se tiene nada de anhelos o metas y mucho menos El Amor.

Un abrazo.

Rosa Mª dijo...

Muchas gracias María, una maestre excelente ... se nota, y eso es lo que tú eres.
Muchos besos. Rosa.

Muchas gracias también a ti, Inés, no me preguntes porqué me desvalorizo tanto, pues para mí es una realidad lo poquísimo que valgo.
Muchos besos. Rosa.

* Inés * dijo...

Maríaa prepara los tacones, la maleta Samsonite y los pintauñas, jajaja.
Como Rosa María siga así, nos plantamos en su puerta ehh.
Rosa María todas valemos un montón, por Dios, con lo bien que sabes expresarte, me haces sufrir.
Un beso que eres un encanto de mujerrr.