La vida


La vida nos da de nuevo la mano;
un día más con ella nos encontramos.
No quiero renunciar al placer de encontrarte;
no quiero ya decir "no" a la misma vida.
La vida nos da de nuevo la mano;
no dejes que pase sin atenderla;
no dejes que el corazón vacío quede.
No quiero renunciar al placer de encontrarte;
no quiero ya decir "no" a las personas;
con miedo, sí, con desconfianza;
pero no quiero decir "no" sin pensarlo.
La vida nos da de nuevo la mano;
y no podemos dejarla pasar sin mirarla;
la vida es una lapsus de tiempo corto;
que hay que aprovechar para saber su fondo.
La vida nos da de nuevo la mano;
y tú, sí, tú, eres importante para mí;
tan importante como mi propia mano.
La vida nos da de nuevo la mano,
yo te doy la mía,
para que, juntos, no nos perdamos.

Rosa Mª

2 comentarios:

María dijo...

Sí, Rosa, aférrate a otra o a otras manos y no te volverás a perder.

La mía, ya lo sabes, la tienes.

Besos

* Inés * dijo...

Recuerda, Rosa Mª, que la vida es caprichosa, las personas, muchas de ellas no lo somos.
Tiende tus manos, hay muchas extendidas para tí, aunque tus ojos no las vean todavía.
Un beso, desde mi vida.