La mujer que soy



No voy a abandonarme a mi misma, por ti.
No voy a ser solo el ideal de tus deseos,
la dulzura de una noche de amor y ternura.
No voy a abandonarme a mi misma, por ti.
Voy a ser la mujer que soy y que te ama,
la que precisa de tus besos y tu mirada,
la que desea tu cuerpo y tus suaves caricias,
la que yace junto a ti sin esperar la mañana.
Voy a ser la mujer que te ama, sí, la que desea;
pero no solamente en la noche mágica,
no solo cuando deseas tú mi cálido cuerpo,
no solo en esos instantes de intenso deseo.
No se apaga en mí la llama de la pasión,
el que tu cuerpo y el mío se busquen, se hallen,
el sentir tus tiernas caricias, tus labios, tu mirada.
Soy la mujer que espera, por la mañana,
palabras de comprensión, palabras de ayuda,
esa mirada que tan sólo es posible en la noche,
esas caricias que tan intensas son entonces,
ese beso, que tan poco tiempo cuesta,
ese Te quiero cuando más lo necesito.
Voy a ser la mujer que te ama, sí, la que desea;
pero no solamente en la noche mágica,
pero no la que espera durante el día la noche,
sino la mujer que recibe tu cariño sin esperar,
la mujer que es la misma durante el día.
Yo no voy a esperar a la noche, para amarte.
El amor, tu amor, en cualquier momento.
Para ti, quizás, el amor no sea mas que un instante.
Quiero ser una mujer plena, entera,
y no sólo ser un instante de amor en la noche.
Autora: Rosa Mª

3 comentarios:

María dijo...

Si alguien, aunque te diga que te quiera, quiere cambiarte o tenerte sólo a ratos es que realmente no te quiere.

Besos

wppa. dijo...

Se tu misma siempre .
Un beso.

* Inés * dijo...

Yo seré más egoísta que tú, posiblemente, no puedo amar a quien no me da lo mismo.
El amor significa no decir nunca lo siento.
Pero me sigue gustando como escribes, eso no lo dudes nunca, niña.
Un beso.