Paz interior busco en la madrugada



Paz interior busco en la madrugada,
que no me haga sufrir y detener mi dolor,
que me haga sentir una mujer útil,
y no sólo levantarme de malhumor.

Paz interior busco en la madrugada,
destellos de esperanza y de ilusión,
aunque no lo consiga en este día,
al menos camino voy de ello con tesón.

Paz interior busco en la madrugada,
aunque la vida no la vea nada clara,
aunque vaya con miedo y sin bravura,
aunque me flaqueen las fuerzas y sea dura.

Paz interior busco en la madrugada,
aunque sean en vano estas mis palabras,
pues siento una detestable amargura,
que alimenta los pasos de mi andadura.

Paz interior busco en la madruga, sí,
pero lejana estoy a encontrarla creo,
pues siento una enorme decepción,
hacia todo aquello que pueda ser mejor.

Autora: Rosa Mª

2 comentarios:

María dijo...

Muy necesaria, Rosa, esa paz interior. Ojalá la encuentres pronto querida amiga.

Besos

* Inés * dijo...

La paz interior cuando se siente, es dulce como la miel de abejas.
Persiste en el empeño, todo llega.
Un abrazo.