Los tres hombres



Como más o menos me he comprometido a buscar un equivalente masculino a aquel deseo del nombre de que su mujer ideal sería "una criada en la cocina, una señora en el salón y una puta en la cama", heme aquí una vez más con la pantalla en blanco y la cabeza bullendo de ideas.

El mayor problema lo tengo para reducirlo en tres porque, puestas a pedir, yo no me conformo con tres pero, por ser un poco coherente y seguir la misma pauta del dicho de lo que ellos quieren, lo dejaré en tres y definiría mi hombre ideal como "un manitas en la casa, un padrazo y que me estimule intelectualmente en el salón y un creativo en la cama".

Y ahora es cuando podéis pensar que me he pasado y he metido cuatro, por lo de "padrazo intelectual" pero es que, de verdad, que no me conformo con menos y me comprenderéis cuando lo analice.

Yo quiero un manitas en la casa, a mí eso de tener un marido que sea capaz de arreglarlo todo y sin quejarse ni gruñir mientras lo hace es que me fascina, porque tengo tres hombres en casa y ninguno es capaz de arreglar nada (mi marido dice: "Dios me libre de quitarle yo el trabajo a un profesional" y mis hijos siguen la pauta del padre); y me fascina hasta el extremo de que cuando vi por primera vez a aquellos de los Village People y le eché el ojo al del casco con el vaquero, el cinturón de las herramientas, la camisa de cuadros y el casco me quedé prendada. De lo que no me di cuenta es de que era gay ¿cómo estaría yo ese día o qué ansia tendré de un manitas que ni cuenta me di? y es que, bajo mi punto de vista, un hombre así en casa es para comérselo, enterito, yo lo haría el hombre más feliz del mundo, sin dudarlo (y si se pone camiseta, preferiblemente blanca, en lugar de camisa de cuadros tampoco pasa nada, no me quejaría).

Quiero también un padrazo porque el hombre que no tenga la ternura suficiente como para emocionarse con un niño, tener paciencia con él, jugar y ayudarle en lo que necesite a mí no me vale, lo considero incompleto pero, claro, el padrazo tiene que ser capaz de estimularme a mí intelectualmente porque, si no, no hay nada que hacer conmigo. Yo necesito que me hablen, que me hagan la contra, que me hagan reír y, también, necesito admirarle aunque para admirarle no estoy pidiendo un genio ni un físico nuclear, por ejemplo, sino solamente una persona con la que se pueda hablar de cualquier cosa y con ideas propias, que sea capaz de asombrarme con sus razonamientos aunque difieran de los míos y aunque no sea capaz de convencerme, ¿será por hacerle la contra?, no lo descarto.

Y, por último, como el "valor" en la cama, como en la antigua mili, se le presupone, de aquí sólo diré que sea un poco creativo porque lo demás, con amor y entre los dos, ya lo desarrollamos.

Ahhhhhhhh y que no se depile pero se afeite todos los días.

16 comentarios:

Rosana Martí dijo...

María ese hombre lo quiero, que me lo envuelvan que me lo llevo con lazo y todo. Y es que donde haya un hombre que sea un manitas en casa, sea intelectual, e imaginativo en la cama, vamos una gozada total. Yo tampoco lo quiero rapadito como un pollo, prefiero que tenga su pechuguita algo de pelusilla...jajajaja y en los sitios que corresponda.

Siempre me lo haces pasar bien con tus historias guapísima, gracias por estos ratitos tan agradables.

Te mando un besote manzana total, seguido de un enorme abrazo a nubes de algodón.

María dijo...

Rosana:

Sólo tienes posibilidades de llevártelo si tiene un gemelo, como exista uno sólo me lo quedo yo, jajaja.

Besos

Manases dijo...

Que pena yo no soy ese candidato, si hasta para cambiar una bombilla en casa tengo que llamar al electricista, y no digamos nada de padrazo, lo mío no son los niños lo reconozco, solo verlos y me producen alergia, de intelectual tengo poco, fíjate que en el colegio me pusieron el pelusa por que de que siempre me quedaba dormido y lo de imaginativo en la casa m no se que decirte, yo del estilo albañil no hay quien me saque. Nada María no puede ser, seguirás siendo mi amor imposible………… besos , oye ¿te han dicho alguna vez que estas loca?

Mª Pilar dijo...

Pero bueno Maria, ¿Ese hombre existe? yo creo que ni hablar, jaja
Un beso

Pilar

La cuentera Idaluz dijo...

Me temo que "el hombre perfecto no existe". Me he reído con lo que dices del macizo de Village People. Paisana, ¡Qué ocurrencias tienes! Nos leemos.

Isabel Alvarez dijo...

Ni existe el hombre perfecto ni la mujer.....pero soñar no cuesta nada.....
Abrazos.

chus dijo...

NO Maria la perfeccion no existe, pero yo tengo un marido que miamigos lo llaman eñ diccionario con patas, el cocna es un manitas pero reconoce no me mandes clavar puntas porque no. Se lo perdono, me quiere un monton, claro no sabe tonto para ser perfecto tiene que nacer mujer. Besos

María dijo...

Manasés:

Lo tuyo es grave, ya te vale con lo de la bombilla. ¿Qué será eso del estilo albañil?, jajaja.

Y sí me lo han dicho (lo de loca), pero yo ni caso.

Besos

María dijo...

María Pilar:

Soñar y pedir es gratis, jajaja.

Besos

María dijo...

Cuentera:

Te juro que tardé en enterarme de que era gay, jajaja.

Besos, paisana.

María dijo...

Isabel:

Si fueramos perfectos sería muy aburrido ¿no crees?

Besos

María dijo...

Chus: di que sí, para perfectas nosotras, jaja.

Besos

Anónimo dijo...

María:

Te encargo que en lugar de ser gemelos sean trillizos, así no habrá disputa entre Rosana, tu y yo.

Besitosss.

Mir@nda.

Mos dijo...

La verdad es que estoy contigo, paisana: el hombre perfecto debe ser alguien así, como tú lo has pedido.
Sí, sí, creo que has dado en el clavo. En cuanto a mí,... no me gustan mucho los arreglos en casa; me defiendo pero un poco a regañadientes. Ser cariñoso con los hijos, jugar, reír, ocuparme de ellos e intentar comprenderlos creo que sí lo cumplo. Además me gustaba mucho cuando las niñas eran pequeñas, jugar, inventar juegos y cuentos. El tercer requisito lo cumplo también. No sé si al 100% pero procuro tener opinión propia y debatir las diferencias.
La cama se le supone como bien dices. Supongo que eso habría que preguntárselo a la pareja de cada uno y me temo que por intimidad y educación nadie dará muchos detalles ni dejará al otro-a en mal lugar.
Pero vamos, bien. Siempre intentando ganar la batalla a la rutina con alguna ocurrencia y demás.
Creatividad; esa es la palabra.
Un abrazo desde mi orilla, paisana.
Mos.

María dijo...

Miri:

Habrá que hacer fotocopias, jajaja.

Besos

María dijo...

Mos:

Coincido contigo en que hay cosas que hay que dejar en la intimidad.

Besos, paisano.