No sé si es el amor quien habla,
quien hace que el odio se deslice y se pierda,
quien hace que, en verdad, amancezca sin pena,
quien promueve en su silencio la esperenaza ciega.

No sé si es el amor quien suspira,
quien hace alejar el resentimiento y la melaconlía,
quien hace que, en verdad, no se pierda el día,
quien alienta a ver las cosas pequeñas de la vida.

No sé si es el amor quien murmura,
quien en sueños me hace levantar a ver el día,
quien, no importa si madrugada, tarde o noche,
quien alimenta la verdad y quien jamás irrita.

No sé si el el amor quien perdura, no sé;
pero únicamente él es quien hace al odio dejar,
mas únicamente en él se halla la claridad,
quien hace que la noche sea día y no deje de cesar.

Autora: Rosa Mª

2 comentarios:

María dijo...

Será el amor, Rosa, porque el amor hace hasta milagros.

Besos

* Inés * dijo...

Cuando llega el Amor, todo es luz, pasión, generosidad e ilusiones.
Y por amor se alimenta este sentimiento día a día.
Lo demás, no lo es.
Me ha gustado como lo has descrito, con tus reflexiones primorosas.
Ten un buen día.
Un abrazo.