El vino de Hipócrates



Decía Hipócrates aquello de: "Que tus alimentos sean tu medicina y tu medicina sean tus alimentos". Tenía razón, aunque sólo en parte, porque hay enfermedades que, desgraciadamente, no se curan por el simple hecho de mantener una alimentación sana.

Sostenía "El padre de la medicina" que, básicamente, la gente se ponía enferma porque se producía un desequilibro entre los humores, no quería decir con esto que nos pusiéramos enfermos por lo que llamamos "estar de mala leche" o porque perdiéramos el sentido del humor, sino que se refería a los humores corporales ( Sangre, bilis negra, bilis amarilla y flema). Mantenía, también, que para sanar lo único que había que hacer era restablecer el equilibrio entre los humores y él, que le daba mucha importancia a la dieta e incluso dividió los alimentos en tierra, aire, agua y fuego, recetaba el consumo de según qué alimentos para conseguir tal equilibrio.

Hipócrates, por descontado, recomendaba el consumo de frutas y entre ellas la manzana, el vinagre de manzana (por sus propiedades antisépticas) y lo que se llama el "vino de Hipócrates" que, "ohhhhhhhh casualidad", también lleva manzana.

Reproduzco a continuación la receta que he tomado prestada de la página que indico abajo:

Ingredientes:

2 litros de vino tinto
750 gr. de azúcar
1 tronquito de canela
2 guindillas aplastadas
24 clavos de especia
60 gr. de jengibre fresco
cortado a rodajas
1 manzana roja pelada y a trozos
24 almendras aplastadas

Elaboración:

Poner en un frasco o cuenco de cristal el vino, la canela, azúcar, guindillas, clavos, jengibre y manzana. Tapar y dejar en reposo 12 horas. Pasado este tiempo filtrar y envasar, Guardar en lugar fresco y seco.

(Receta copiada de: www.mailxmail.com)

Por cierto, ¿sabíais que Hipócrates fue el "inventor" del espéculo rectal, es decir, la colonoscopia?.

7 comentarios:

El Ser Bohemio dijo...

La verdad tenía mucha razón. ahora bastante cargaditos los ingredientes del vino. Muy buena entrada muchas gracias por compartirlo. Buen fin de semana

Rosana Martí dijo...

Para mi gusta la veo muy fuerte, ya empezamos que el vino no me gusta. Tu entrada muy lograda y con buena información como siempre, gracias por compartirla.

Un beso lindo y enorme abrazo, espero tengas un buen fin de semana!!

Rosa Mª dijo...

Muchísimas gracias María, por tu compañía y por tan interesante y bonita aportación. Eres genial.
Te quiero mucho, amiga.
Muchos besos. Rosa.

wpaa. dijo...

Una buena comida acompañada de un buen vino y una buena compañia,es algo simplemente perfecto para disfrutarlo sorbo a sorbo.
¿Y despues que...?
besos
wpaa.

María dijo...

Ay pues a mí me gusta mucho el vino y este de Hipócrates lo prepararé cualquier dia porque otra de mis pasiones es el picante y de las manzanas ya ni hablo.

Y, Wpaa,después lo que se tercie, jajaja.

Besos a todos

Manases dijo...

Que seria de este mundo si no hubiera manzanas, por cierto María ¿tu no te dedicaras a la explotación de la manzana? es verdad como tu dices que ha Hipócrates se le dice “el padre de la medicina” pero te puedo decir por mi investigación sobre el tema que hay escritos mucho mas antiguos sobre diagnostico, prevención o tratamientos mucho mas adelantados y mas dignos de confianza que las teorías de Hipócrates... besos

Viriato dijo...

Gracias por la receta.