UNA VIDA SIN VALOR IX

   


    Mis hijos han fallecido en el accidente de tráfico, mi mujer murió en la mesa de operaciones y yo estoy muerto en vida con ellos.

    El sepelio se celebró a los dos días de fallecer, por expreso deseo se realizó en la intimidad, acompañado por la familia de mi mujer y pocos allegados.

    Hice todos los trámites necesarios para que mis dos hijos fueran enterrados juntos, no podría soportar que mi hijo pequeño con el miedo que le tenía a la oscuridad se encontrara solo sin su hermana a la que quería tanto, y mi esposa a su lado para protegerlos, así de esa manera, los albañiles cerraron lo que iba a ser su ultima morada.

    Vida que le han quitado a dos criaturas deseosas de vivir y a una esposa y madre joven que no habían hecho maldad en la vida, tan solo dar la felicidad a quienes rodeaban. ¿Quien es el culpable? ¿Quién puede decir que es cosa del destino? ¿Quién, Dios mío, permite esta atrocidad?

    No pude volver a mi domicilio en unos días, no podía soportar entrar en ella y verla tan vacía y con todos los recuerdos, jamás volveré a entrar, me acusaran de cobarde, dirán lo que quieran, pero este dolor que llevo en mís adentros, no se lo deseo a nadie.

    Estuve unos días en la antigua pensión de mi juventud y comprobé que no podría seguir viviendo sin ellos, después de pensarlo mucho y sin miedo, quiero reunirme con ellos, he dejado una carta a mis suegros para que me entierren con mis hijos y mi mujer y allí tendré la paz que necesito y ya nadie nos separará.

_ ¡No serás tan cobarde!

_ ¿cómo dice Padre?

_ No te vas a suicidar, ¡tú no! siempre has sido valiente en la vida
_ No puedo seguir viviendo sin ellos Padre.

_ Si que puedes, ¿Quién mantendrá a tus hijos y a tu mujer vivos?

_ Padre, que están muertos, ¿es que no lo sabe?

_ Claro que lo sé, pero sólo mueren para siempre a quienes no se recuerdan y si tú haces esa tontería, ¿Quién los recordará? ¿Quien limpiara sus tumbas? ¿Quién les llevará flores? ¿Quién les hablará?

_ Por favor Padre, no me martirice más, ¿no ves que estoy muerto en vida? ¿Que ya no quiero vivir?

_ Eres joven aún, has padecido mucho, yo soy testigo de todas tus penurias y te he seguido en todo y sé lo feliz que has hecho a tu familia, así que no me vale lo que pretendes hacer, tu aún puede hacer mucho y lo harás.

_ ¿Padre porqué Dios me los ha quitado?

_ No lo sé hijo, tampoco te puedo decir que pueden estar ahora en el paraíso y nos están viendo, he visto tantas injusticias que a veces dudo, pero de lo que estoy seguro, es que tu esposa no querrís que hicieras eso, sabes que era muy valiente en todo y muy echada para adelante, ya sabes lo que hizo para conocerte y la vida que te dio, fueron pocos años, pero muchas personas que viven muchos mas años, quisieran haber tenido los diez años que ella te ha dado, así que no la defraudes, baja de ahí y vente conmigo.

     Bajé y me fui con el cura, el único amigo o padre que tuve en todos estos años, dejé mi empresa y por mediación del Padre estuve en un convento durante un tiempo, todos los días iba a visitar a mi familia al cementerio y hablaba con ellos.

    Pasaron los años, el cura falleció y yo ahora soy feliz, me dedico a cuidar niños desarraigados del barrio y ellos ahora son mi familia, nunca más volví a estar con una mujer, no podría.

6 comentarios:

María dijo...

Tiene que ser tremendo perder a los hijos, va contra natura que un hijo fallezca antes que su padre.

Besos

wppa. dijo...

Vida triste donde las haya, poniendose en la piel del personaje senti un escalosfrio al pensar ,lo que se puede llegar a sentir , si de golpe la vida te arrebata a tus seres màs queridos.
Dicen que nadie se muere por nadie,yo pienso que si , que se puede morir de tristeza y de pena.
El final del relato , me gusto porque hay que ser muy valiente, para afrontar esa situacion y salir adelante.
Un beso.
wppa.

scarlet2807 dijo...

Fibo, se me atragantó el café con tu historia, que pena, Dios mío.
A mí también me gustó el final, aunque no sé en una de ésas cuando sane su herida capáz que conozca a alguien ( no hay caso conmigo, lo tengo que emparejar al personaje)

Un besote, scarlet2807

Madeira dijo...

Fibo, hemos sufrido y, también, disfrutado con tu personaje. Me parece que la historia pide más, al menos yo no la siento cerrada del todo.
Un beso

D'MARIE dijo...

Que triste Fibo,temas de hijos.,en estas circunstancia demasiado fuerte para mi..Logras llegar a lo mas profundo
besiss

LIA50 dijo...

Esta vez Fibo si me has hecho llorar, llegaste al alma con este relato,muy bien escrito, Un besote mi buen amigo, y ya te veo novelista
en los escaparates de las librerías.Lía.