18 de agosto de 2010

MIS VACACIONES,TERCERA ETAPA

   


    Una vez terminada mi estancia en Lagos y habiendo pasado por Sesimbre para la última inmersión en compañía de mi amiga y sus amigos portugueses, me despediré de ella que regresa a España y yo continuare con mi próxima etapa que será de cuatro días en la capital del país ¡LISBOA!

   Lisboa la ciudad que está enclavada entre siete colinas, las cuales cada una de ellas son miradores que te hacen disfrutar de las perspectivas de la ciudad desde siete lugares diferentes con el rio Tajo que da acceso al mar.

   Tengo reservada habitación en un hotel muy céntrico, frente a la estacion del tren y cercano una boca del metro, mi coche no lo utilizaré a no ser que surja algún imprevisto, es lo que me han aconsejado.

   Las comidas y cenas en este país se realizan muy temprano, tendré que amoldarme a sus horarios, no así en Lagos ya que al estar de camping comeré cuando me pique el hambre.

    Lo primero que tengo contratado a través internet ha sido un guia de habla española al que le he girado ya una parte del dinero. El recorrido durará al menos tres horas, nos mostrará lo más importante de la capital, dicha excursión la haremos también en los tranvías, incluido el más popular el número 28, pues recorre los lugares más emblemáticos de la urbe.

   A su vez me han recomendado unas tarjeta que sirven para trasladarse por la ciudad en tranvía y en metro, existen dos variedades, La Lisboa Card y las Siete colinas. La primera es la que escogeré, pues con esta puedo viajar en tren a las ciudades cercanas que quiero conocer, además de descuentos, tendré entrada libre en algunos museos y monumentos.

    Ya concluida la excursión de ese día, como esta finalizará alrededor de la hora de la comida, buscaré un buen restaurante donde la especialidad sea el bacalao, que según tengo entendido existen mil formas de cocinarlo, es decir, lo probaré elaborado de diferentes maneras y los otros platos típicos los dejaré para los dias restantes, así como sus famosos vinos de oporto.

    La tarde me la tomaré para ver más detenidamente la ciudad a mi aire, empezando por el barrio de Belén, donde se encuentra enclavada la famosa pastelería que lleva su mismo nombre y probaré en ella sus famosos pasteles de crema, que según he leido su receta es más secreta que la composición de la Coca-Cola, pero antes me habré acercado a la Oficina de Información y Turismo, donde como en todas ellas te abastecen de planos e itinerarios recomendados, además me he hecho acopio de infinidad de comentarios que llevaré impresos sobre los distintos recorridos de la ciudad hechos por viajeros y amantes de esta, así como sus recomendaciones culinarias.

   A la hora de la cena que allí comienzan a servirse a las 19,30 y cerrando las cocinas sobre las 22,00 horas, me desplazaré al barrio de Alfama el más antiguo de la capital, donde en cualquier bar te sirven una buena comida tradicional y se puede oír mientras los famosos “Fados”, lo que espero repetir en las noches que esté allí y huyendo de los lugares establecidos para los turistas donde el fado es más descafeinado y menos auténticos que en este barrio, después me iré a tomar alguna copa y en busca de alguna fémina que me alegre la estancia esos días, hasta ahora no me ha fallado mi sex-appeal, espero que no comience con mi declive estando de vacaciones, seguro que el destino me reconfortará.

   Los dos siguientes días, los utilizaré para visitar la ciudades de Sintra, que es patrimonio de la humanidad por la Unesco con la característica de ciudad medieval, Mafra, y la ciudad de Batalha donde destaca el arte religioso con su gótico flamígero.

   El último día de mí estancia lo pasaré por completo en la capital y así una vez acabada la visita, diré adios a la linda LISBOA y me encaminaré a la última etapa de las vacaciones ya en tierra de España.

http://www.youtube.com/watch?v=4qjjDZqb4CQ

8 comentarios:

María dijo...

Estoy que me muero de la envidia, no quiero ni pensar lo que será la vuelta de las vacaciones.

Besos

wppa. dijo...

Fibo, que bien organizastes tu agenda antes de salir , lo tienes todo controlado.
Bonito viaje el tuyo unas vacaciones para recordar.
Sigue disfrutando, y ya nos contaras la siguiente etapa.
Gracias ,por compartirlas.
Un beso
Wppa.

*Inesperada* dijo...

Me sorprende lo medido que tienes todo, supongo yo que dejarás algo a doña casualidad.
No olvides contarnos de ella, aquello que no preveíste y que sucedió.
Personalmente prefiero España, cualquier rincón me vale, con diferencia.
No sé si contaré algún día mi viaje a Oporto, sólo te diré que íba para quince días y a la semana me volví.
Lo mejor de Portugal, el café, sin duda.
Leamos tu siguiente capítulo, con verdadero interés.
Un beso,fibo.

LIA50 dijo...

Fiboo, a lo mejor algún día llegues a escribir una guía para viajeros!!
lo más lindo de un viaje es aquello que nos sorprende, espero que disfrutes...Besotes Lía.

Soñador dijo...

Qué bien lo pasas, casi siento como si estuvieramos alli todos, imaginas? seria la leche,bueno sigue ruteando y ya nos contaras tus aventurillas,gracias.

scarlet2807 dijo...

Cuanto me alegro que lo estes pasando genial.
Ya me imagino las historias que narrarás a la vuelta...
Que bien planificado todo, te agradezco por compartir tus experiencias ( me parece estarlas viviendo).

Un besote Scarlet2807

SalvaX dijo...

Lisboa es estupenda y los viajes en tranvia muy estimulantes y curiosos.
El portugués es fácil de leer, pero no se entiende "ni papa" por la entonación curiosamente siseante y la rapidez con que hablan.
Se come de maravilla y sirven unos platos muy abundantes.
Yo -que no soy aficionado el pescado- he tomado en Lisboa y otras partes de Portugal un bacalao excepcional.
Tambien conozco Sintra y te va a gustar, especialmente el estrambótico palacio o castillo de Pena.
Ya nos contarás.
Feliz viaje.

Anónimo dijo...

Fibo, lo tienes todo muy preparado, sólo decirte que, en general, el pescado es mucha mejor opción que la carne y, desde luego, el bacalo en sus distintas formas es supremo.
Pasea por O Chiado, ya nos contarás como quedó con la reconstrucción después del incendio de hace años.
Paséala, es maravillosa.
Un beso.
Madeira.

Tampoco arrases mucho entre las portuguesas no vaya a ser que se mosqueen ellos...

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...