11 de agosto de 2010

Noche roja

Cenando bajo la luna roja
iluminados tenuemente por la luz de unas velas
nos acaricia la brisa del cercano mar
impregna de perfume y sal cuerpos y sentidos
se oye el romper de las olas en las rocas
se presagia tormenta, noche inquieta
te miro a través del rojo de mi copa
vino tinto, rojo como la sangre
nadie está a salvo de la luna roja
¿lo sabías?, te pregunto
"¿qué provoca la luna roja?", inquieres
pasión, te respondo
el rojo es pasión
rojo es mi vestido que no dejas de mirar
es el color de mis labios que sé que deseas besar
el de mis uñas por las que te dejarías hasta arañar
es el vino que nos embriaga los sentidos
son las cerezas que comeremos como postre
todo eso es rojo, mi amor, rojo y pasión
me miras, lanzando destellos con los ojos
pasión es esto, me dices mientras te acercas,
levantas mi cara y me besas
con fuerza, tu lengua buscando la mía
te respondo, como si se acabara el mundo,

como si me poseyera el influjo de la luna roja,
y empieza la locura, el baile de la pasión
labios pegados, manos que exploran,
que despojan de ropas y las arrojan lejos
hasta quedar tú y yo en la noche roja
unidos piel con piel
sin nada de control ni de cordura
con el único objetivo del amor
más tarde, extenuados,
un trueno retumba en la noche
seguido de una lluvia torrencial
corremos de la mano a refugiarnos
y, entonces, terminada nuestra noche roja,
empieza nuestra dulce noche,
esa de los te quiero abrazados,
la de las caricias dulces,
la de enredar los dedos en los cabellos
la de los susurros al oído
la de voy a ser siempre tu mujer
la de dormirme, refugiada en ti.

8 comentarios:

Manases dijo...

Cuando la Luna se fue introduciendose en la sombra, los dos amantes empezaron a proferir exclamaciones de admiración. La Luna adquiría un tono anaranjado. Tal como sucede durante una hermosa puesta de sol, la atmósfera terrestre interceptaba la luz solar, dispersaba los rayos de luz azul y deja pasar sin estorbos los de luz roja y anaranjada. Después de noventa y siete minutos, la Luna quedó completamente sumergida en la sombra. Entonces empezó a aparecer de nuevo, saliendo lentamente hacia la luz solar y los dos amantes se perdieron en la sombra.......maravilloso María

wppa. dijo...

Precioso Maria, creo que no se puede superar.
Un beso
wppa.

Fibonacci dijo...

Que decirte Maria,es tan bello lo que escribes que me dejas anonadado y sin palabras.
Un beso casto

LIA50 dijo...

María, niña cada día te superas y estas mas pasional cada vez.Besos Lía.

Carmen dijo...

Eres buena escribiendo, es complicado describir esa pasión sin caer en la vulgaridad, insinuando erotismo y cargado de ternura, tú lo consigues.

Un beso

scarlet2807 dijo...

María ¿que decirte que no te haya dicho?.
Cada día lo haces mejor...

Un besote, Scarlet2807

*Inesperada* dijo...

¡Y quien escribe después de tu Noche roja, dime!.
¿Y quien, con tamaña ternura habla así del amor, empapados de besos y lluvia de noche?.
¿Y quien, sino tú, que eres amor en tí misma, dibujando con precisión, verso a verso, la locura de un amor, la pasión de la pareja y el baile de los gozos con el amado?

Sólo tú, yo... prefiero deleitarme y leerlo de nuevo, una, dos y más veces.
Gracias, siempre.

D'MARIE dijo...

Maria la frescura del escrito,tiene el valor de lo que sacas de tu interior..es preciosa..ademas de ello..te dedicas hacernos soñar con tus palabras...Gracias!!
bESIS

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...