UNA VERDAD A MEDIAS


Lleva dos meses divorciada, el trabajo le va fenomenal, sale de fiesta y disfruta de sus ratos libres, no tiene problemas con los hijos, cuando sale, estos se marchan con su padre y viceversa, el divorcio marcha fenomenal y el entendimiento es mutuo.

El conoce a una chica de su zona en un chat, sale con ella desde su divorcio y de momento le va bien. Ella por su trabajo empieza a relacionarse con gente, en este conoce a un chico que le atrae, se gustan, charlan, ríen, miradas cómplices, no son del mismo lugar, así que para mantener el contacto se intercambian los msn, al salir del trabajo, corre a casa para conectarse, está muy ilusionada, se cuentan mucho de sus vidas, de sus ilusiones, así durante tres meses. Se enamora perdidamente como una niña a través de Internet, lo que hacen por la cámara o conversacioes que puedan tener es cosa de ellos, eso sí, no hay contacto físico.

Se continúan viendo en el trabajo por periodos cortos de tiempo, nunca logran estar a solas, un día ya cansada le dice que quiere más, que está enamorada y este riéndose le dice que por parte de él ha sido sólo un entretenimiento, que está comprometido, pero si lo que quiere es llevárselo a la cama, que cuando ella decida, se queda.

No se cree lo que está escuchando, se queda completamente sorprendida, se siente herida, defraudada y engañada, siempre pensó que él sentía los mismo, estuvo días llorando, no comprendía su comportamiento, tuvo que acudir a un psicólogo, su semblante ha cambiado, tiene ojeras y su alegría ha desaparecido, ya no es la chica de antes, deambula de un lado para otro, está como ida.

Han transcurrido dos meses, comienza a salir del pozo y a salir con una colla de amigos, se reúne con ellos y empieza a remontar el vuelo.

Ella es una mujer con muy poca picardía, más bien inocente y religiosa, aunque muy abierta al hablar de cualquier tema, incluso de sexo. Entre los amigos hay una pareja de novios que llevan varios años juntos, él es profesor en un gimnasio, tiene treintaicinco años de edad, ella veintiocho.

Mi protagonista se entusiasma y se apunta a clases de Pilates, él le comenta que la pondrá en forma y su silueta se pondrá de nuevo bella y esbelta, siguen saliendo juntos y él cada día más pendiente de ella, su novia no le da importancia al hecho al ser mayor que él y ser amigos.

Lleva cinco meses divorciada, se vuelve a enamorar, ahora sí sabe que es un hombre comprometido, pero no le importa, tampoco le importa que ella sea su amiga y conocida de la familia desde que llegó a ese lugar procedente de su pueblo, en eso no quiere ni pensar, ahora lo que quiere es conquistarlo, pasando de todo.

En las siguientes semanas, entre el gimnasio y las salidas donde se reúnen los amigos, empiezan a jugar entre ellos y a ser más cómplices el uno con el otro, hasta que un día, el la besa y ella se deja besar, quedan esa noche después de que él deje a la novia para encontrarse en la casa de ella y se van a la cama.

Las visitas aumentan, él le comenta que está enamorándose y ella le pregunta por la novia, a lo que le dice que quiere dejarla, pero no sabe como.

Al mes lo pone a prueba, lo invita a un fin de semana a la playa , él acepta, la novia lo llama continuamente al móvil, este le contesta que está indeciso con la relación y que quiere dejar la misma por un tiempo.

La novia no comprende nada, sigue llamado, él mantiene el móvil en silencio y no da respuesta mientras esta en la playa con ella.

A la vuelta del fin de semana, habla con su novia, quiere dejarlo estar por una temporada, la novia no accede y le pide explicaciones, él no sabe dárselas o no quiere, aún así, se siguen viendo y continúan su relación lo mismo que las salidas de amigos.

Ahora llevan con la relación a escondida siete meses, ella continúa poniéndolo a prueba y le ha dicho que estará sin sus hijos durante quince días que se van con su ex, y durante ese tiempo el tendrá que dormir en su casa, a penas a unos metros de la novia y de su familia.

Continuara…….

7 comentarios:

María dijo...

Eso de que lo pone a prueba me suena duro ¿sabes? parece como si estuviera poniendo a prueba su capacidad de seducir dejando al lado los sientimientos.

Pero ya sabemos que cada persona es un mundo y su forma de actuar o ver la vida diferentes.

Besos

Anónimo dijo...

Fibo, sigo pendiente de tu relato. Me gusta como vas reflejando las dudas y las diferentes reacciones. Vamos como la vida misma..
Madeira

scarlet2807 dijo...

Fibo,cada día me gusta más como escribes. ¿Sabes que es lo que más me asombra de tí?. La capacidad para meterte en la piel y los sentimienos de una mujer, eres impresionante, me recuerdas mucho a un escritor compatriota de la nueva generación Pablo Simonetti.

Un besote (con mascarilla)
Scarlet2807

LIA50 dijo...

Eres incríble ya te lo dije, que te admiro tambíén, que todo lo que escribes tiene tu sello lo he dicho, solamente alguien con tu sensibilidad puede meterse en la piel de una mujer, cada día lo haces mejor! Un besote cariñoso Lía.

BONBOM dijo...

Fibo, me gustan tus relatos,son muy buenos y diversos, tocas cualquier tema con mucha sensibilidad, nos dejas siempre esperando el siguiente capitulo,como ahora.....

Un beset

*Inesperada* dijo...

Relato de rabiosa actualidad, amores construidos sobre falsos cimientos de sentimientos desesperados, en medio de familias rotas, por el divorcio.
Me ha gustado y conmovido, porque conocí un caso muy parecido al que nos cuentas.
Seguiremos muy atentos a tu siguiente entrega, tan adecuada como discreta, en sus pormenores.
Gracias Fibo, siempre.

D'MARIE dijo...

La realidad supera la ficcion.Es un tema actual y controvertido..me gusta como lo expones!!Besiss