* Delirio * ( 5 )

Se preguntaba una y mil veces, el por qué de esa injusticia, sin hallar respuesta.
Su hermana pequeña le traía noticias a diario, que aliviaban su amor prohibido.
No encontraba una salida para vivir su amor. Una, lógica y concreta, que apeteciera a su caprichosa madre.
El joven no era culto, ni bien posicionado en la vida, pero a ella le encantaba el sabor de sus besos y no necesitaba sino eso.
A veces, se veían en la azotea, con la complicidad de su hermana, los pocos momentos en que su madre se distraía.
Daban rienda suelta a sus amores , con besos tiernos y alocados.
Otras, se citaban en un sitio discreto, siempre a escondidas, con el lógico miedo de que fuera descubierta, con "el que no convenía".
Y descubierta fué, por su padre. Reprendida con rigor, escuchó toda suerte de amenazas y consejos, por su bien.
Aceptó dócilmente las absurdas leyes paternas, como expiación de sus faltas, una vez más.
El amado tomó su rumbo en la vida, con otra mujer y desapareció de su vida.
Sus padres instaron a Paula a probar suerte opositando, para encaminar su futuro.
Sus hermanas se habían casado y no contaba con su presencia, ni su apoyo ya.
Queria, quiso siempre, parecerse a ellas o al menos lo parecía.
Un buen marido, que agradara a sus padres y ser feliz. No pedía nada más.
El preparar aquellas oposiciones, pensó que sería lo adecuado, pero se le hacía un mundo retener tantas leyes absurdas, horas y horas delante de unas hojas que no le decían nada.

Su padre no hacía sino reprobar su falta de concentración en el estudio.
Su madre no le facilitaba ese apoyo, tan importante para ella. Siempre pretendía compararla con sus hermanas, con cualquier excusa.
Conoció a otro muchacho, de su edad, que, en principio tuvo el visto bueno de la familia.
Salían cuando el horario apretado del joven, acomodaba con el de Paula.
Parecían una pareja, destinada a ser feliz.
Paula se volvió coqueta, su ostracismo interior desapareció. Era ahora, alegre, dicharachera y tenía, aparentemente, planes de futuro con él.
Hasta que un día, hablaron en serio, de boda, de hijos, la ilusión de toda mujer, en aquella época.
Las continuas excusas de una respuesta clara, desalentaban a Paula, haciendo crecer en ella una paciencia ilimitada, por el amor profesado.
Un día, él rompió sin más la relación, de forma definitiva, con argumentos irrisorios a ojos de cualquiera.
Y Paula se derrumbó. Fué un mazazo seco en su corazón enamorado.
No entendía qué había pasado.
Su mente daba vueltas, como un tiovivo sin fin.
Su madre le apremiaba en los estudios, su padre le reprochaba una y otra vez, el fracaso en la vida.
Días así, hundiéndose lentamente, como un barquito a la deriva, sin ayuda, ni calor de nadie.
Se fué apagando como una vela, se marchitaron los pétalos de sus ilusiones.
Perdió su sonrisa, su voz y sus ganas de vivir.
Una mañana cerró los ojos y se dejó caer al vacío, sin despedirse de nadie.
Nada importaba ya.
Nada de nada...

7 comentarios:

scarlet2807 dijo...

Inés, ¿como se dejó caér al vacío?
¿se suicidooooooooooooooo?

Diossss, ojalá esté equivocada...

Un beso, Scarlet2807

Fibonacci dijo...

Drama muy habitual en personas debiles (con perdon) y que sus allegados ignoran por comodidad,ignorancia o tal vez por falta de cariño y se ven abocados a tomar decisiones que son las más faciles.
Un besote

María dijo...

Saldrá adelante, seguro, tranquilízate Scarlet. Aunque he de reconocer que la historia pone el vello de punta.

Besos

Soñador dijo...

Si de acuerdo con mis compañeros de lectura, esta historia bien narrada, cuenta con un monton de situaciones inquietantes y que no dejan impasivo al lector , en este caso a mi y creo que injustamente la vida tiene cosas y experiencias muy duras.Gracias

wppa. dijo...

Quiero imaginar , que se lanzò al vacio de la desgana y la apatia , que la tristeza la vencio , que las alas de mariposa enamorada se le rompieron en mil pezados para seguir volando.
Quiero imaginar que fue fuerte corazòn de hierro ,para ganar la batalla, y como ave fenix renacio de sus propias cenizas.
Inquietante ...
espero impaciente el proximo capitulo.
Un beso
wppa.

Anónimo dijo...

Inepe es una historia tritísima y un reflejo fiel de como se puede anular
a una persona. Lo estás narrando maravillosamente, pero me deja con una tristeza inmensa.
Un beso.
Madeira

SalvaX dijo...

Es penoso cuando alguien se derrumba de esa forma y acaba cayendo en un "agujero negro" como los citados en otro escrito.
Pero hay que tener en cuenta que las depresiones no solo se producen por influencias externas, también hay otros factores, algunos genéticos y otros aún desconocidos para la ciencia, que conducen a la depresión (Los profesionales le llaman "endógena", es decir, generada en el interior del paciente).
Por desgracia me recuerda a una persona muy cercana.
Saludos.