UNA VERDAD A MEDIAS

¿Quien es o como se llama? ¡Que más da!, es una mujer como otra cualquiera en esta época en que la circunstancia ha hecho que sea una más de las divorciadas que pululan por esta España en nuestros días.

Esta mujer de la que voy a hablar un poco y muy por encima, por que su vida, sus pensamientos y sus ideales son solo suyos y solo a ella le corresponde darlos a conocer si quiere.

Voy a tratar muy someramente y por supuesto con su permiso, de mostrar un poco lo que está sucediendo en los últimos años con tantos divorcios que proliferan actualmente.

La historia, relato o como quiera llamarse, empezó hace veinticinco años atrás. Un pueblo pequeño, unos chicos jóvenes se ennovian con quince años de edad, fiestas, primeros besos y conocimientos del cuerpo, no hay salida de empleo en el lugar, él oposita para el estado, aprueba y se le destina a otra ciudad o pueblo, el porvenir por esa parte ya está asegurado.

Rápidamente se casan aunque son muy jóvenes, comienzan una nueva vida, independencia económica por primera vez, se sienten fuertes, felices, enseguida vienen hijos, los años empiezan a correr, ninguno de los dos ha vivido una juventud libre, porque desde siempre han estado unidos y comienzan a comprender que hay otra clase de vida que ellos no han vivido.

Los hijos crecen y aunque ellos son jóvenes aún, se sienten viejos y comienza la rutina, la informática entra en la vida de él y se crea una adicción al ordenador, olvidándose de todo lo que le rodea. Ella por su parte comienza a salir con las amigas de vez en cuando los fines de semana, en un principio solo de cena y de estas pasa a tomar alguna copa que otra, del grupo de amigas las que se van separando, comienzan sus relatos fantasiosos o reales de lo bien que les va, la independencia económica y social de no tener que dar explicaciones a nadie, así como disfrutar libremente de sus cuerpos y continuamente son alabadas por parte masculina que abundan cada vez más por esos lugares de reunión de ciertas edades.

Ella está convencida de que no quiere a su marido, se siente hermosa, llama la atención, es alegre, le gusta divertirse y él por el contrario cada día la ignora más, no se dá cuenta de lo que está pasando a su alrededor y sigue con la informática.

Un día ella le propone la separación, el se niega en redondo, dice que la ama y que puede cambiar, le pide que le de otra oportunidad y se la da, pasa el tiempo y pronto olvida la promesa.

Ella en paro, casi nunca trabajó, solo esporádicamente algún trabajo temporal, se da cuenta que con la mensualidad que le puede pasar él en caso de separación, malviviría, pero eso sí, no dejará de salir cada fin de semana, royendo en su interior que algún día se liberará y podrá volar sola, volverá a enamorarse, y comenzará una nueva vida.

Por fin ha encontrado un trabajo estable y bien remunerado que le permitió tener un divorcio tranquilo y sin exigencias por parte de ninguno de los dos.

El piso y los enseres que compartían se lo queda él, pagando también la hipoteca, el coche de gran cilindrada se lo queda ella, la custodia de los hijos es compartida. Todo ha ido bien, ella se alquila un piso amueblado y se siente feliz.

Continuara……..

9 comentarios:

LIA50 dijo...

Que buen tema traes, como siempre bien escrito,es increíble que tengas tanta facilidad y encuentres tantos temas, para relatar. Besotes corazón Lía.

María dijo...

Un tema de mucha actualidad, espero el desarrollo.

Besos

scarlet2807 dijo...

Un tema cada véz más recurrente, y tú lo narras a la perfección...

Un beso, Scarlet2807

Mayte® dijo...

Buén comienzo. No por ser un tema muy trillado, deja de ser interesante. Ya veremos cómo se desarrolla la historia.

Cada día, escribes mejor.

¡Felicidades!

Anónimo dijo...

Fibo, quedo pendiente de lo que quieras contarnos.
Un beso.
Madeira

wppa. dijo...

Una vez màs seguire tu historia , esta que nos traes es la realidad de muchas parejas.
Un beso
wppa.

BONBOM dijo...

Buen comienzo de la historia, está a la orden del día.
Seguiremos pendientes.

Un beset

*Inesperada* dijo...

Una historia dolorosa,que pasa en cualquier familia cercana a nosotros.
No sé, todos sufren, los padres, los hijos, las nuevas parejas.
La eterna búsqueda del estado perfecto, pero ¿cual es? ahhh.
Me ha gustado leerte,mucho, ya lo sabes.
Gracias, Fibo, siempre.

D'MARIE dijo...

Fibo,como siempre,tus escritos dejan mensajes que flotan en el aire...es bueno leer y desprenderse de lo que intimamente nos provoca
Besiss