25 de enero de 2010

El viejo y la tormenta

Tantos son los años que han pasado, que dudaría realmente si sucedió esta historia; pero aun así, vale la pena de ser contada.
Una familia de campesinos de muy buena voluntad pero demasiado pobres. Sentían el dolor de la pobreza en cada uno de los días de su existencia. Nada cambiaba a su alrededor.
Dos niños que atendían una pequeña huerta y a una vieja vaca que apenas podía pastar. Un molino que giraba sus alas, como pidiéndole al cielo un poco de viento, ya que no soportaba más ni sus propios ruidos por falta de aceite; Totalmente herrumbrado.
Los mayores, se dedicaban al sembradío, si tenían suerte y los gorriones no se comían las pocas semillas que podían conseguir.
Así seguían de tal forma que, nunca pudieron abrir su mente, para poder intentar revelarse ante el hastío de la rutina.
Cierta tarde, nubarrones negros anunciaban una tormenta que saquearía, la mayor parte de la parcela. Los ruegos del viejo molino, parecían haber sido escuchados.
Los mayores comenzaron a tapar, con todo lo que tenían a su alcance, el cobertizo donde dormía la vieja vaca. Los niños como podían, tomando plásticos recogidos en algún momento de alguna vieja fábrica que ya no funcionaba, bordearon toda la huerta para no perder lo poco que tenían.
Mientras, el viento los arrojaba al suelo, la lluvia que comenzaba a caer, los golpeaba. Esas gotas eran como piedras punzantes, en el cuerpo de aquellas desesperadas personas.
Viendo que la tormenta, era mucho más fuerte, que las que habían visto en muchos años, Se acomodó en su vieja casa, donde sólo cabrían ellos y sus penas.
La mujer lloraba diciendo, que este sería el final de lo muy poco que tenían.
Y ahí, juntos todos, se quedaron esperando que lo peor llegara.
Unos instantes después sintieron golpecitos en la puerta. Se miraron todos estupefactos, pensando que ninguna persona en sus cabales viajaría a cualquier parte enfrentando una tormenta como aquella.
Los golpes sobre la puerta se repitieron suavemente, pero más insistentes. El Sr. de la casa, preguntó quién era.
Una voz anciana, rogaba desde fuera, por caridad, calor y alojamiento, sólo esa traicionera noche.
Aun Confuso por el episodio, el buen granjero, abrió la puerta y le conmino a entrar. Realmente era un anciano empapado de pies a cabeza.
Lo invito a acercarse al fuego, intentando que éste, calentara su cuerpo y secara su ropa. La mujer, le alcanzó un jarro con caldo caliente, aun sabiendo que uno de ellos quedaría sin su cena por esa noche.
Nada importó realmente, porque el viejecillo, era muy alegre, simpático y con muchas anécdotas de su camino por la vida. Un viajante del Universo, se consideraba él.
Y Así, charlando y sin poner atención a la tormenta, transcurrieron las horas. La simpatía de viejo era tal, que todos lo acogieron como parte de la familia, riendo y festejando su la actitud positiva ante la vida.
La familia, a pesar de ser buena, trabajadora y constante, sólo tenía penas que confesar; Que si la vaca era mas vieja, que si la huerta daba pocos tomates, que si las zanahorias eran más pequeñas. Nada de lo que contaban, tenía un dejo de animosidad o positivismo.
Se veían sus caras, apesadumbradas y resignadas; fatigadas por la rutina. Ya estaban convencidos que esa vida jamas cambiaría y seguirá por siempre siendo un hastío desde su comienzo y hasta su final.
Silencioso, el anciano los escuchaba. Su gesto era de consideración, ya que realmente esta gente, no sólo era buena y honesta, sino que compartieron lo que poco y nada tenían, para que él no muriese de frío ni de hambre.
Los miro fijo a los ojos, Y les dedicó unas palabras, mientras metía su mano en el saco que llevaba colgado sobre sus hombros una vieja y roída bolsa de viaje. -¡ Como agradecimiento a de su hospitalidad, les dejo esta planta!- Al sacar la mano, se vio que tenía apenas unas pequeñas semillas, color marrón, que destellaban con " cierto misterio"
La familia, fingiendo agradecimiento y alegría, quedó atónita, pensando, para sus adentros, que el anciano no estaba en sus cabales.
¿Para qué querían esa planta ellos?, Meditaban incrédulos. Si la verdadera necesidad era tener un lugar confortable, donde criar algún ganado, y una huerta que les sirviera para sembrar, cosechar y vender verduras a los vecinos… ¿Pero una planta insignificante como aquella, de que les podía servir?
Aun así, Callaron por respeto, disimulado todo el tiempo, para que el anciano no se diera cuenta de su desilusion.
Pero él, con toda su experiencia, descifró sus sentimientos, y se dio cuenta de que ellos no estaban conformes con su regalo, y los animo invitándolos a que cambiaran su visión de aquella humilde planta.
- Sólo les pido a los cuatro, que cada mañana rieguen esta planta... Le digan unas palabras de afecto... y que jamas olviden hacerlo, aun y más allá de todos lo ocupados que se puedan encontrar; Ya que teniendo vida ella, como nosotros los mortales, beneficiarían su crecimiento.
Todos miraron al viejecillo, que tomaba sus cosas y se despedía para siempre con mucho afecto, como si los conociera de toda la vida.
Sonriéndoles, emprendió su camino. Y mientras más se alejaba, también se alejaba la tormenta; como si ambos fuesen uno solo.
La familia, más allá de su ignorancia o de su tristeza, charló sobre cómo cuidarían a esa planta; y decidieron turnarse para que cada uno, la regara día con día, para jamas olvidar a aquel extraño amigo que, aun sin poseer nada, les había hecho un regalo.
Así pasaron los días y meses, y nadie se olvidaba de regar la planta. A medida que lo hacían, las cosas iban cambiando en ese hogar.
Hubo una cosecha abundante, heredaron un ternero, y arreglaron la casita. La alegría retornó a sus vidas y la planta crecía con un verdor que no era muy común. Estaba cerca de la ventana y el sol siempre acariciaba sus tallos, y cada vez que brotaba un nuevo pimpollo, algo más de abundancia, llegaba a sus puertas.
Tanto fue así, que se hicieron conocidos en el pueblo; por la calidad de las verduras que crecían en su huerto y que se comerciaban en buen precio, y por la cantidad de vacas y terneros que habiendo duplicado sus nacimientos.
Y la fama de aquella familia se extendió por muchos pueblos de los alrededores.
Algunos años pasaron, y De aquella familia que el viejecillo conoció, sólo quedaba la planta; porque lo demás había cambiado de tal manera, que, ni ellos mismos podían reconocerse, y mucho menso tener algún interés en su recuerdo o en el cuidado de la planta que le había regalado.
El dinero, pide más dinero, el amor pide más amor. Y lo que das, siempre vuelve de regreso.
Las habilidades comerciales habían superado las expectativas, y cada día tenían ellos menos tiempo para cenar juntos, o de hacer una caminata por el campo, o de sentarse a escuchar los pájaros y aun hasta de regar aquella rara planta.
Ya convertidos en personas de un cómodo nivel económico, la planta dejó de interesarles. Había días incluso, que apenas podía levantar sus hojas y se veía a ciencia cierta que estaba muriendo, aun así, brillaba de vez en cuando, advirtiéndoles de su presencia en la casa...
Pero no, nada podía hacer para llamar su atención, tanto fue así, que se fue secando, cayendo, perdiendo fuerza, hasta quedar apenas reducida a unas cuantas semillas esparcidas en el macetero.
A medida que la planta agonizaba, los dueños del imperio, iban perdiendo fuerza en sus negocios. Casualmente, una tormenta destruyó totalmente sus sembradíos y, también casualmente, una peste arrasó con todos los animales de su ganado, dejando solo viva la vieja vaca.
Fue de esa manera que, al perder todo, también perdieron la confianza en sí mismos. Y volvieron a la vieja casa que, era lo único que les quedaba. Tristes, desolados y sin ánimo de nada, se fueron enfrascando, cada DÍA más, dentro de sí mismos.
La campesina, vio la planta totalmente destruida y en su alma pesaron aquellas veces que olvido regarla. Que abundaron las veces que dejó de hacerlo para ir de fiesta, como nuevos ricos; o de compras con alguna de sus vecinas. El esposo, también contemplaba la planta recordando cuantas veces dejo de regarla por irse de viaje o por sus nuevos negocios. Los hijos llorando, también reconocieron su falta de responsabilidad. Y fue allí, que comprendieron el mensaje del anciano, y la relación de aquella planta con su bienestar familiar.
La planta simbolizaba el amor, la armonía, la unión, la responsabilidad, la vida. Y ellos, al concretar sus sueños, se olvidaron de su esencia.
La planta somos todos nosotros; que necesitamos de atenciones todos los días, que necesitamos de caricias, de disfrutar de la familia, y de sus cosas simples, de los pequeños detalles que pasa en esta vida.
Todos necesitamos amor. La constancia de mantenerlo seguro es un trabajo eterno.
Realmente, se dieron cuenta de su gran equivocación. Fue tan triste verlos que la planta también lloró, y dejó caer una semilla casi seca en su propia tierra.
Milagrosamente, la semilla germina, y en los días siguientes, pequeños brotes adornaron la tierra árida de aquella maceta.
Desde entonces, nunca más les faltó el pan en su mesa, ni el amor en sus corazones. Aprendieron la lección del sabio anciano, que una noche apareció con la tormenta y se fue con ella...

2 comentarios:

orujo dijo...

Bonita historia.
M e ha encantado tu escrito, me viene a la memoria que como todo en esta vida, si queremos que continúe con vida hay que regarlo, el amor es lo que más necesitado está de eso riego en la vida de las personas, yo tendré siempre presente en lo que me quede de vida, mantener el riego que precise mi vida.
gracias Marie,, lindo escrito.
Un beso en la distancia.

Mayte® dijo...

Me uno a Gabriel Marie. Un escrito maravilloso.
A veces nos ofuscamos y no vemos más allá de nosotros mismos, deberíamos contemplar más lo que nos rodea y nos percataríamos de que nuestras miserías son nimias si las comparamos con las grandes desgracias que nos rodean.

Un besito desde el alma

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...