14 de enero de 2010

Inventario de cosas perdidas

Hay momentos en la vida donde uno, con la mirada ausente (mirando sin mirar), se deja llevar por los recuerdos e, inconscientemente, va preparando un inventario.
Sin notarlo (o tal vez si) se van agrupando, a veces superponiendo, uno tras otro, momentos y situaciones que pasaron y, por lógica, no volverán.
Es donde con los recuerdos pasados suele superponerse un Inventario de cosas perdidas.
En la revisión de nuestra vida, los momentos perdidos, las oportunidades que pasaron y no las vimos, todas esas cosas ya no nos sirven. No podremos recuperarlas con la misma intensidad que surgieron; todo sucede una sola vez (no existen dos momentos iguales, aunque sean similares).
Hace tiempo que descubrí que el pecado más grave en la vida de un ser humano, es el pecado por omisión, y, llegado un momento determinado, se hace doloroso descubrir aquellas cosas que se perdieron y no tener el tiempo para recuperarlas.
No inventariemos las cosas perdidas, recordemos los buenos momentos pero vivamos sin perdernos aquellos que están por llegar.
Alguien dijo: " Se que perderé la vida....pero la vida ¡¡¡no me la pierdo...¡¡¡
Buena frase realmente.

2 comentarios:

D'MARIE dijo...

Mario bienvenido.Me gusta q podamos leerte..compartamos este pequeño es`pacio.,Besitos lindo lo q escribistes

orujo dijo...

Se que perderé la vida, pero la vida no la pierdo.
Buen objetivo, el pasado es historia, el presente es corto y el futuro incierto, por eso vivamos intensamente el presente, es lo que se tiene más en la mano.
Un placer leerte.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...