22 de enero de 2010

PAREMOS EL RELOJ


Tu piel sobre las sábanas quitada ya la ropa,
ansiando ver tu cuerpo desnudo, deleitándome
al mirarlo, sabiendo que voy a disfrutarlo.
Quiero susurrarte al oído esas palabras que tu
y yo conocemos y que nunca me voy a cansar de
repetirlas, susurrarte mil cosas del alma.
Me abrazo contigo mientras con un beso fundimos
nuestras bocas, te siento, tu cuerpo me encanta,
eres un sueño real, quiero seducirte, amarte,
ofrecerte lo mejor de mi,¡ tantas cosas quiero
vivir contigo!.
Ahora solo quiero dibujar líneas sensuales
sobre tu piel, tus espacios, tu cuerpo, geografía
maravillosa donde mis dedos buscan sensaciones,
casi sin acercarme a ti, haciéndolo con calma me
apodero de cada centímetro de tu cuerpo, para
que me sientas poco a poco y paremos el reloj, y
las palabras se vuelvan deseos, los deseos actos,
y los actos placer y el placer el juego más maravilloso
del mundo, y así, mientras se sientan los cuerpos,
mientras ardan los sexos, mientras mis manos recorran
la geografía de tu cuerpo de arriba a abajo excitando
tu cuerpo, desatando el deseo hasta que no basten
los besos, ni los susurros, ni el roce de los dedos, y
quieras sentirme dentro.
Mientras todo esto ocurra, paremos el reloj.


2 comentarios:

Mayte® dijo...

Yo por aquí paso de puntillas, eh! parece que me he metido en tu alcoba sin permiso.

Shhhhhh.... Que nadie se entere que he venido.

Inesperada dijo...

El baile del amor, como expresión máxima de una pareja, es abandonarse en el otro, sin tiempos, ni prejuicios.
Es decir sí a cada poro de la piel,
es saborear con todos los sentidos,el cuerpo y el alma del ser amado, por amor.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...