8 de enero de 2010

¿Dónde?


¿ Dónde estás que no te siento?
¿ Dónde llamarás cuando estés triste?
¿ Pensarás en mí para sosegar tu alma?

Aquí me tienes, para llorar amargamente si lo precisas.
Para contarme el color del cielo que contemplas, pararé el mundo.

¿ Dónde te encuentro si me siento sola?
¿ Dónde te busco si me haces falta?
¿ Dónde voy si estoy perdida?

En el mismo sitio...que fuí, cuando te hice falta tienes mi mano extendida para tí, cuando vuelvas.

Tienes mi vida entera, para que tuya sea, porque eres la razón de mi existir y de mi ser.

4 comentarios:

D'MARIE dijo...

Inesperada que emotivo,me gusta mucho como te defines ante los sentimientos.Un beso.
D'Marie

Mayte® dijo...

Te leo y me vienen a la mente esos momentos de tristeza,cuando nos sentimos tan solos e impotentes ante todo.Nos sacude una sensación de dar más de lo que recibimos y de estar solos extrañando esa persona por la que siempre estamos dispuestos a dar todo y que nunca está si la necesitamos.

Precioso el escrito Inesperada,cómo todo lo que escribes.

Un beso a la distancia tesoro.

orujo dijo...

"DONDE", ¿Cuantas veces me hice esa pregunta?.
Inés, al final me dije que, "Es mejor haberte amado y perdido, que jamás haber tenido esa dicha".
La vida es dura y no llora despedidas, continúa su ruta inamovible.
Me gusto tu escrito, expresas muy bien las distintas situaciones por las que vivimos.

Un beso.

thais dijo...

Uff cada vez que entro a leeros tengo que tener a mano los cleenex en serio me haceis sentir con vuestras palabras las emociones que sentis vosotros al escribirlas.
Gracias por compartir vuestros pensamientos.Un beso

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...