15 de enero de 2010

Convivir, la vida es asi

Convivimos con: la angustia, el dolor, la duda, la soledad, la ansiedad, la mentira, el temor, el rechazo, el desprecio, la venganza propia y la ajena, con el silencio, con el mal, con el rencor, con la rutina, con los desencantos, con los prejuicios, con la falta de humildad, con la ausencia de valores y principios, con la critica nuestra y la de ellos, con la ingratitud, con la soberbia de los inutiles que no pueden amar, con la incomprension, con la inseguridad, con la falta de ilusion, con el conformismo, con el odio, con el olvido, con la pérdida, con la falta de libertad, con el pasado sin resolver, con la indiferencia, con los malos pensamientos, sin el perdón, con la envidia del otro y la de uno, con la falta de Fé, sin un rumbo a seguir, con la impaciencia, con el mal humor de uno y el de los demás, con la impotencia de no poder, con el aburrimiento, con la palabra demás…

Pero… siempre hay un pero, también convivimos, con el humor, con la alegría, con la risa de uno y la de los demás, con los colores que nos traen paz y armonía, con el Sol que nos da energía, con la lluvia que no nos molesta, de las caminatas por la tarde, con las sorpresas agradables, con las primeras brisas de primavera y con cada una de las estaciones del año que nos enseñan entre otras cosas, no todo es frío o calor, con la posibilidad de conocer la felicidad, de dar amor y de ser correspondido, con la búsqueda de la verdad, con la imaginación, con el bien, con un futuro mejor construido por uno, con el cariño, con el amor, con los afectos, con los abrazos, con las caricias, con la amistad, con charlas placenteras con amigos, con el compañerismo, con la lealtad, con la Fé, con proyectos posibles e imposibles, con las distintas manifestaciones del arte, con la lectura, la música que nos transporta a lugares que uno solo conoce, con fragancias y perfumes que nos dan lugar al placer, con los recuerdos nostálgicos, y con el otro…

Uno, siempre uno, serr el que finalmente decida con que quiere convivir…la vida es tan solo eso, momentos que se van sucediendo, y tu estado de animo es quien te ayudara a sobrellevarlos, no todos tenemos la fuerza de voluntad, no todos sabemos superar ciertas cosas, no todos somos iguales, pero si todos tenemos el divino don de elegir, y aunque en tiempos dificiles no veamos esa luz que nos guie, encendamos nuestro corazon y nuestra mente, estos son los unicos candelabros que tienen la luz necesaria y suficiente para mostrarnos el camino

3 comentarios:

Mayte® dijo...

Para poder sobrellevar la vida, debemos adaptarnos muchas veces a los siguentes estados con los que nos vamos enfrentanto.

Estado de independencia, estado de convivencia, estado de conveniencia.

Somos libres y disfrutamos de nuestra libertad, nos enamoramos y al final terminamos adptándonos a las exigencias del guión por pura comodidad.

Yo quiero ser libre, aunque eso suponga no vivir en ese estado de gracia que vosotros poseeis.

PD: (prohibido patearme eh! por ser tan así...)

Mario dijo...

Somos libres, enamorados o no, depende de quien este a tu lado te hara disfrutar ese "estado de gracia" que no posees.
Cuando te adaptas a exigencias del guion, ya no hay sentimiento de por medio, la comodidad personal es un paso previo a la indiferencia por el otro y sus inquietudes o necesidades.

PD: No te patearia, no va conmigo...

Inesperada dijo...

Convivir...o " vivir con ".

Es querer ser feliz, con buenos propósitos, por tiempo ilimitado con otro u otros seres.

El afecto necesario para que se dé ha de ser recíproco, sincero, puro, leal y generoso.

Quien lo probo...lo sabe.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...