25 de enero de 2010

Prólogo a Inesperada


Inesperada no tiene corazón.
Alguien, cuando era pequeña, muy pequeña,se lo cambió por un círculo mágico e inmenso para que le cupiera toda su generosidad.
Alguien cuando aún era pequeña, muy pequeña, ya sabía
que en su trocito de corazón no tenía capacidad suficiente para
recoger todas sus virtudes.
Y aún así, ese círculo mágico e inmenso,se ha quedado pequeño.
Pero los bordes del círculo mágico e inmenso de Inesperada son maleables y se agrandan con facilidad.
Cada uno de sus sentimientos crece espontáneamente cada mañana.
Y su círculo mágico e inmenso se agranda.
Y cabe todo. Generosidad. Sinceridad.Comprensión. Fidelidad. Honestidad. Ahí no tiene cabida la mentira.
Ni caben los malos sentimientos. Ni los rencores. Ni las malas intenciones.
El círculo mágico e inmenso de Inesperada es transparente.
Como su mirada, que se clava en tu retina cuando te habla y se alía a la firmeza de sus palabras calando tus más íntimos sentimientos.
A Inesperada le duele la mentira y no miente.
Le daña la maldad y responde con bondades. Le duelen los desprecios y llena
sus labios de sonrisas...porque la mirada de Inesperada refleja,
nítidamente, todo el contenido de su círculo mágico e inmenso.
Los labios de Inesperada saben a cielo. Los labios de Inesperada son
el mismo cielo. Y no engañan, porque el engaño no se encuentra entre
las palabras de su diccionario. Ni tiemblan cuando hablan porque sus
palabras, todas sus palabras, son firmes y sinceras y cada una de las
palabras que nacen en sus labios son fiel reflejo de los sentimientos
que guarda en su círculo mágico e inmenso. Y da lo que no tiene. Y
acaricia hasta con su pensamiento. Y sueña sueños imposibles. Y viste
el silencio de miles de proyectos que se cumplen, cada uno de ellos,
en su propio silencio. De los labios de Inesperada siempre nace la
palabra justa. La sonrisa necesitada. El gesto en el que depositar
toda la confianza. El silencio que enriquece tu alma con solo la
intensidad de uno de sus suspiros. Y los mueve como pasos de ballet.
Con delicadeza y encanto. Las palabras que nacen en los labios de
Inesperada son fórmulas mágicas que despejan dudas e incertidumbres.
Que te dan seguridad. Y las esperas como el maná que alimenta todas
las necesidades del alma. Los labios de Inesperada provocan la sonrisa
y llenan los tuyos de ternura.
¿Quién, conociéndola, puede hacer daño a Inesperada? ¿Quién puede
albergar reproches contra sus bondades? ¿Qué malnacido puede intentar
algo contra tanta integridad?.
Inesperada lee y calla. Soporta todo por la fuerza que recibe de sus
virtudes. Se olvida de ella y da todo a los demás que nunca valoran
todo lo que reciben. Inesperada acepta y calla.
Por eso, tras de Inesperada, hay sólo apoyo de las personas que la quieren.
Y por eso la quiero.

Prólogo.

3 comentarios:

orujo dijo...

Duelen las deslealtades, duele la mentira y duele hacer daño gratis,Inesperada, no pierdas nunca la sonrisa, esas personas morirán con su propio veneno.
Tu sigue manado de tus labios esas palabras mágicas y sonrisa de la gente que de verdad te quiere.
Un beso en la distancia

Mayte® dijo...

Hay que hacer caso omiso de malas lenguas y gente que nada te aporte. Sé tu misma y no dejes que nadie te cambie.

Un besito a la distancia.

D'MARIE dijo...

El mayor deseo del ser humano es,ser comprendido.Es tan simple,solo falta con ser uno mismo y no sentir el agobio de la critica destructiva.De todo se aprende..de todo se sale.
Muy sensible lo tuyo Ines,pero mas q sensible,tu calidez no deja de trasladarse a un escrito!! me encant0!!
Besis

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...