16 de enero de 2010

Ella dijo "No"

En algún lugar (o quizás en algún momento) escuche o leí una frase popular que dice más o menos así: “…lo importante no es ser el primero en la vida de la mujer amada, sino el ultimo..."
Dentro de la categoría (o mejor dicho la disponibilidad) de mujeres que abundan por esta tierra bendita, está la Julieta divorciada, separada y viuda...
Están aquellas damas que hace varios años que llevan ese rol y aquellas cuyo finadito compañero hace rato que está mirando crecer las flores desde abajo.

Pero si nos toca una fémina ques no saca la tarjeta roja cuando la parte de la cama vacía aun esta tibia), pues chicos, hay que armarse de paciencia.
¿Porque esto? Pues simplemente porque hay hombres que no se resignan a que “su” pareja les haya colgado la galleta, o lo que es peor, no pueden creerlo.
En su intimo fuero se plantea la situación que siendo la chica parte de su hacienda, y tanto perro, coche o casa no se van ¿Por qué se me fue Julieta?¿quien le ha dado el derecho a dejar de quererme.
Estos Romeo (sin Julieta), buscan en forma inmediata la reconstrucción del vínculo familiar, es por ello que tratan de reconquistar a la damisela en cuestión, unos optan por el estilo Richard Gere, en el final de “¿Bailamos?”; otros por el estilo mafioso de Robert de Niro en “Los Intocables”, o un buen juego de lágrimas al estilo mamá de marco en plena montaña Cordobesa.
Lo que muchos varones son incapaces de entender es que una mujer cuando dice NO, es NO…no hay rebobinado, ni repechaje, ni siquiera tiempo de descuento o definición por penales. Ella dijo Adiós y es Hasta Nunca. Quizás nos dieron miles de oportunidades y no las escuchamos.
Aun así uno con la misma violenta ingenuidad con la que un bebe reclama la teta de su madre, apelamos a la mediación de ex suegros, ex cuñados, amigos comunes, el cura de barrio o la primer maestra de la dama. Su mejor amiga no, porque sería contraproducente.
En fin el Romeo abandonado, no sabe qué hacer o que aliado encontrar que haga recapacitar a Julieta de su error. Le manda email, ramos de flores, se aparece como un fantasma a la salida de su trabajo, la llena de mensajes en su móvil, pone pasacalles frente al edificio donde ella vive. Hasta se anota en las clases de danza donde ella practica.

Al principio el nuevo novio de Julieta, empieza a calcular cuántos años de hospedaje gratuito le correspondería en el penal de la comunidad, por tomar del cuello a este entrometido sentimental y hacerle cirugía estética manual, pero hay un solo instante (pequeño, pero real) en que ese maldito nos conmueve.

Es ese punto ciego que nos une a él, cuando recordamos aquel día que pretendimos ser perdonados de nuestros errores y miseria y no lo logramos. O esa desilusión de ser abandonados a pesar de haber cumplido con todo lo que ella soñaba.
En síntesis no existen hechos o comportamientos que garanticen el amor de una mujer, que hoy nos toca con la bendición de su mirada, pero mañana quien sabe….tal vez nos toque estar en el lugar del entrometido sentimental.

2 comentarios:

D'MARIE dijo...

Dicen que mientras halla vida ,hay esperanzas.Tambien dicen,que el que perdio el tren..es dificil lo alcance,sin promediar una caida
Interesante reflexion
Cariños

orujo dijo...

Debo recordar que a veces lo bueno se obtiene esperando, que presionar puede arruinar definitivamente una relación. En estos casos, hay que mejorar la autoestima y no ponerse a los pies de nadie.
Mario me agrado tu escrito, buena reflexión.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...