12 de enero de 2010

Aquellos besos


Aquellos besos,tiernos,dulces y profundos

aun estan dentro de mi boca humeda,sabiendo a gloria

todo lo demas es historia,fragil,muerta e ingorada

Aun siento el calor de tu cuerpo,pegado a mi piel

que no se, si eres tu, o soy yo viviendo dentro de mi.

Siento ese vacio,inmenso de soledad cuestionada

porque te se,lejos,lejos de mi vida apagada.

Dijistes ,nada puedo ofrecerte y aun asi acepte resignada

un amor prohibido, de alguien que no acepta lazos, ni obligaciones

Solo queria que me ames.,mucho mas que me lo digas

pero la vida te sorprende ,con realidades,sacando los sueños como heridas

Camino descalza por la playa,mirando horizontes donde encontrarte

pero nunca estas ,jamas puedo hallarte

Aun queman tus besos en mi boca cerrada,

besos de distancias,besos de añoranzas...

Dijistes nada puedo ofrecerte y acepte resignada

Quiero recordarte,de una manera especial

que aun en mi boca resisten tus besos

con esa señal que no puede borrarse

Pensar que nada has podido ofrecerme.,ni siquiera

mantener esos besos que aun siento latentes.

3 comentarios:

Inesperada dijo...

Marie, impresionante!!!

Besos que añoras, en nostálgico recuerdo y soledades.

Amor quebrado, amor de entrega, sin ella, para el que te deshecha.

Valor,Marie, los amores que marchan y mueren, deben sepultarse, para siempre, sin esquelas, ni fechas.

Amor nuevo y definitivo, con besos nuevos,para tí, que das todo,llegará, sin duda.

El merecido.

Un beso Marie,Inesperada.

Mayte® dijo...

Aun queman tus besos en mi boca cerrada,

besos de distancias,besos de añoranzas...

Cuanto más se añoran esos besos al tener tan cerca a la persona amada y no poder compartir ni un instante.

Un beso desde el alma Marie.

orujo dijo...

D´MARIE. Recordar es sufrir. Me gusta tu escrito, y como lo haces, lo reflejas perfectamente y me encanta leerte.
Amiga, admíteme un consejo, es cierto que la única verdad es el pasado, pero es eso, pasado, así que los recuerdos es un ejercicio doloroso, no recuerdes, con eso solo abres heridas, y algunas llegan al hueso.

Un beso.

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...