12 de enero de 2010

Me desordeno, amor, me desordeno

Me desordeno, amor, me desordeno
cuando voy en tu boca, demorada,
y casi sin por qué, casi por nada,
te toco con la punta de mi seno.

Te toco con la punta de mi seno
y con mi soledad desamparada;
y acaso sin estar enamorada
me desordeno, amor, me desordeno.

Y mi suerte de fruta respetada
arde en tu mano lúbrica y turbada
como una mal promesa de veneno;

y aunque quiero besarte arrodillada,
cuando voy en tu boca, demorada,
me desordeno, amor, me desordeno.

Carilda Oliver Labra (poeta cubana y una de mis favoritas)

2 comentarios:

orujo dijo...

Efectivamente, estoy de acuerdo en el contenido de esta poesía, si no se esta enamorado, en todos los actos, sean cuales sean, hay desorden y falta el equilibrio necesario para no solo el beso, sino para todo lo demás.
Mayte, enamórate, es un estado de gracia verdaderamente bonito.

Un beso en la distancia.

Mayte® dijo...

jajjaaaaaaa

Estoy bién cómo estoy lokito.

El amor no se puede ordenar, se siente o no se siente. Yo prefiero leeros.

Besitos a la distancia

Callad, por Dios, ¡Oh buñuelo!.

(La foto es de otro día, los de hoy los haré esta tarde que no me ha dado tiempo) Callad, por Dios, ¡oh buñuelo! Que no podré resisti...