Ya no recuerdo


Ya no recuerdo cuando estuve sola
ni cuando pude escuchar una canción
sin que tuviera alguna interrupción
me siento a veces como una entretela

entre dos capas cubierta y protegida
suaves telas de seda y terciopelo
que son también como un tupido velo
que cubre los barrotes de mi jaula

la de seda me tapa el interior
donde ni tiempo tengo de asomarme
la de terciopelo teje el exterior

quiero entrar o salir en ocasiones
mas siento que no hay tiempo para mí
y espero... entre barrotes dulces.

6 comentarios:

Manases dijo...

Yo le aconsejaría a ese pájaro, que no se rinda jamás, que siga luchando y que muy pronto sus alas volaran y volverán a contemplar todas las puestas de sol. Triste María pero muy bello, Besos

Rosana Martí dijo...

Hay que salir al mundo y respirar libertad, o lo que te dejen. Pues no hay que encerrarse en una misma, no es bueno para el alma.

Besitos de manzana mi niña, te agradezco de corazón los comentarios que dejan en mis mundos, ¡sabes me emocionan mucho!.

* Inés * dijo...

Seda en el alma, terciopelo fuera de ella, no separadas ni juntas del todo.
Melodías,que te deslizan a la seda que añoras,tiempos necesarios que no acuden, cuando quieres.
Barrotes invisibles, que ponen freno a la necesidad del silencio y sosiego, en soledad elegida.
Busca esos paraísos brocados, hay muchos esperando, entre barrote y barrote.
Me ha encantado tu poema tan intimista.
Un abrazo muy especial, María.

Mati® dijo...

Ufff...

Es preciosoooo.

Eres una jodida poeta.

TQM.

Besitoss

Viriato dijo...

No hay barrotes dulces ni celdas de oro sin nos roban nuestra libertad.Hay que vivir con el color que la vida nos imponga. Seguro que tú también tienes un color preferido. Gástalo de tanto usarlo cuando se te presente.

D'MARIE dijo...

Maria gran mujer con sentimientos muy dulces...poetiza con sabor a miel...besis