Eufemisticamente hablando


Un eufemismo, que etimológicamente hablando significa hablar de forma afortunada, es lo que solemos utilizar para no llamar a las cosas por su nombre, para ser lo que llamamos políticamente correctos.

Normalmente y, bajo mi punto de vista, la utilización del eufemismo va asociada al miedo, sea a no quedar bien delante de nuestros interlocutores o sea por lo que significa la palabra en sí. Un ejemplo de lo de no quedar bien sería el decirle a alguien: "tú no estás gordo, es que eres de hueso ancho" o "interrupción voluntaria del embarazo por aborto", y de lo segundo sería decir: "fulanito tiene una enfermedad grave en lugar de decir que tiene un cáncer".

En definitiva, lo que yo, que reconozco que soy políticamente incorrecta y en lugar de interrupción voluntaria del embarazo diría asesinato de un indefenso, llamo "cogérsela con papel de fumar" y evitar llamar las cosas por su nombre.

Hoy he visto en televisión un ejemplo de claridad porque, dejándose de eufemismos, Esperanza Aguirre ha hecho unas declaraciones para anunciar que tenía cáncer y que se retiraba de la vida profesional durante el tiempo necesario para tratarse.

Precisamente hoy, por motivos personales, me ha impactado muy especialmente su entereza y su valentía para ponerle el nombre correcto a la enfermedad. Sobra decir que le deseo una pronta recuperación.

10 comentarios:

chus dijo...

Maria lo de Esperanza Aguirre, lo vi, no se sorprendio la manera de hablar, A mi cuando me diagnosticaron le dijo a medico, vale, si kkegando su consulta tengo un accidente y me mato, no estariamos hablando. Besos

Mª Pilar dijo...

Yo acabo de pasar por la operación de un cancer de pulmon, con sus quimios correspondientes.
Siempre le dije a todo el mundo lo que tenía porque creo que asumiendo las cosas, se puede luchar mejor contra ello, y tengo que decir que despues ded quitarme medio pulmon, estoy curada pero creo que ha influído mucho el no tenerle miedo a la palabra maldita de "cancer".

Un abrazo

Pilar

Viriato dijo...

Bueno, bueno... Valentía y entereza porque no tenemos más remedio que permanecer en escena afrontando lo que se nos viene encima. Podríamos hablar de valentía y entereza si tuviéramos la opción de dar salir por la puerta de atrás y no lo hiciéramos.
Yo, particularmente, no creo en estos gestos de "valor".

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Maria. Saludos.

Empezar por reconocer y llamar por nombre propio cada una de las situaciones en nuestras vidas, ya es un paso valiente para seguir la lucha. No digo que sea cosa facil, pero demuestra fuerza de voluntad para seguir adelante.

Me uno a tu deseo por su recuperaciòn.

Un fuerte abrazo y Dios te bendiga.

Fra Rdolfo de Jesùs O.Carm

Mati® dijo...

Oye....

Tu no puedes hablar en cristiano? He necesitáo un diccionario para saber lo que significaban la mitá de las palabrejas maja.

De lo que entiendo te digo algo. Esa sra, sea de la ideología política que sea, es una gran mujer y tiene muchísima fuerza. Seguro que combate la enfermedad igual que ha luchado por su comunidad, con uñas y dientes. Seguro que lo supera. Desde aquí todo mi apoyo hacia ella y todas las mujeres que luchan contra el cancer.

Besos

Rosana Martí dijo...

Algunos no lo hacen por no preocuparse, o quitarle interés, o bien por no dar lastima. Aunque cuando no lo dicen claro, podemos pensar un montón de cosas, así que creo que es mucho mejor llamar a las cosas por su nombre; "al pan, pan y al vino, vino".

Hay personas que se aprovechan muy y mucho de las desgracias de otros, eso te da pie a callar lo que padeces.

Un fuerte abrazo María y pasa un maravilloso día.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola María, hoy no tendría que estar aquí comentando, pero he pasado por entradas antiguas y veo que hay más comentarios.
Lo que hay nos presentar te doy toda la razón, yo como enfermera he tenido que decir más de una vez a una paciente que tenia un cáncer, entre ellos cuenta a mi padre que lo perdí a los 23 años y en menos de 3 meses.
El caso de la Sra. Esperanza Aguirre, lo he oído está mañana en las noticias de la radio que se pone para que toda la comunidad oigan las noticias y me parece muy de admirar su entereza. Bien por llamar las cosas por su nombre.
Gracias María por tus comentarios,no sabía quien eras hasta que he venido a tu blog, veras en 6 días me vinieron 31 seguidores nuevos y aún no se quien es quien jaja!!!
Tienes una música deliciosa
te dejo con mi ternura
Sor.Cecilia

Manases dijo...

Cuando alguien se muere solemos decir: ha pasado a mejor vida” se ha ido de este mundo”, “ha exhalado el último suspiro” o cualquier otro eufemismo, pero leche ¿tanto nos cuesta decir que se “ha muerto”? pues así pasa con todo María. Yo le deseo lo mejor a esta Señora, como también se lo deseo a las más de 40 mujeres que diariamente le detectan un cáncer de mama en España.

D'MARIE dijo...

Me gustas Maria,cuando escribes con tanta honestidad..admiro tu fortaleza y la de muchos que padecen una enfermedad..De echo,estamos pasando con mi cuñada un tema de cancer de pulmon con metastasis en cerebro,,y nos obligo a decir que la palabra cancer no es contagiosa,solo es una palabra que te da fuerza o te aniquila..ella prefiere luchar y yo,,,obviamente..la acompañare con lo que tengo a mano,,mi FE...Besis cielo te admiro

* Inés * dijo...

Se tiene miedo a decir: "tengo cáncer", es como tener la muerte con fecha señalada, tenedme pena y tratarme bien en mis últimos días sean los que fueren.
Como Viriato no creo en los gestos de valor, ¿por qué una persona cobarde en su enfermedad no se salva? o ¿si se salva?.
¿Tanto puede intervenir ese valor o espíritu de lucha en un organismo y vencer al cáncer?.
Pienso que no, ayuda pero no es condición imprescindible.
Un buen ánimo ayuda más que ser negativos, a la hora de enfrentar nuestra dolencia.
La positividad ayuda a sobrellevar lo que nos toca padecer.
Esperanza A. salió con éxito de su operación, de lo cual me alegro.
Y aprovecho este espacio, para quienes necesitan un poco de aliento en sus enfermedades y decirles: No estás sol@, cuenta conmigo, si me necesitas.
María me ha encantado tu escrito.
Al pan, pan y al vino vino.
Un beso, guapa.