La última prohibición

La señal que figura en la foto que ilustra este escrito vamos a dejar de verla porque la última “parida” que se le ha ocurrido a nuestros gobernantes es reducir la velocidad máxima permitida, la han bajado de 120 a 110 Km./h., con el inútil argumento de que se va a ahorrar muchísimo dinero en combustible.

Así, con un par, como si el combustible nos lo pagara Papá Estado, como si en España las petroleras fueran públicas y los españolitos de a pie tuviéramos una tarjeta de combustible como la de la Seguridad Social. Y es que, si tan preocupado está el Gobierno por nuestros bolsillos, les bastaría con fijar una cantidad fija de impuestos por litro sobre el combustible en lugar de hacerlo porcentual, con lo cual evitarían gran parte de la subida pero esto no conviene porque cuanto más sube más recaudan.

El magnífico ahorro que trata de vendernos el Gobierno, y que no es más que una forma encubierta de darnos otra vuelta de tuerca en nuestro cada vez más firme camino hasta el estalinismo, se traduce, según diferentes estudios, en un ahorro de entre 0,82 € y 5€ en un trayecto de unos 600 Km. y en emplear 1/2h. más en realizarlo.

Pero aquí no se hace nada por el gusto de hacerlo puesto que esta medida, como tantas otras, tiene motivos ocultos y uno es un afán recaudatorio escondido, el de las multas que tendremos que pagar por exceso de velocidad, y el segundo otra forma encubierta de entretenernos para que no hablemos de la situación del país que es lo que realmente importa.

Y es que, cuando ya empezamos a asumir que dentro de nada nos van a poder dar una patada en la puerta y entrar a nuestra casa a ver si estamos fumando mientras trabaja la asistenta, y hablamos menos de la absurda ley del tabaco, hacía falta otra imbecilidad igualmente impactante para tenernos distraídos.

Encima, para rematar la faena, nos quieren “vender la burra” de que cambiar todas las señales existentes que limitan la velocidad a 120 Km./h., nos va a costar nada más que 250.000 € porque, en lugar de cambiarlas les vamos a poner un total de 6.000 adhesivos con la nueva limitación de 110km./h.

Yo no entiendo mucho de adhesivos pero sí sé que como se exponga un papel adhesivo normal a las inclemencias del tiempo nos duran las señales dos telediarios así que, por pura lógica, habrá que utilizar de los llamados de vinilo y, casualmente, de estos sí que he comprado yo unos cuantos aunque de mayor tamaño con lo cual tengo una leve idea de que cada adhesivo para una señal no costaría menos de los 4,16€ (supongo que I.V.A. incluido) presupuestados.

Haciendo un pequeño cálculo con los datos que ofrece el Ministerio de Fomento, referidos a 2.009 y que indican que en España existen 15.621 Km. de vías de gran capacidad, podemos suponer que, teniendo en cuenta que hay señales a ambos lados, tendríamos para poner una señal cada 5,2km., cantidad que me parece insuficiente aunque he de reconocer que no he buscado el reglamento correspondiente ni se me ha ocurrido jamás comprobar cada cuantos Km. hay una señal.

Pero ahora viene la segunda parte: ¿cuánto nos va a costar en salarios y demás gastos añadidos poner las pegatinas?, porque eso no es llegar y besar el santo, hay que reorganizar el tráfico mientras se trabaja, limpiar y secar la superficie dónde se han de pegar, quitar el papel protector y, por último, pegar y que quede liso y visible. Yo no sería capaz de calcular este coste pero imagino que barato no será, máxime cuando se necesitarán no menos de cuatro personas y un vehículo que irán repitiendo los mismos pasos cada 5,2km.
¿Y adaptar los radares a la nueva velocidad cuánto cuesta?. Seguro que otra cantidad nada despreciable a sumar.

¿Sabremos algún día las cifras reales de este último caprichito?, personalmente lo dudo.

6 comentarios:

Rosana Martí dijo...

Mi querida María, pues eso mi niña, caprichos. Aunque nunca se sabe la verdad, o puede que algún día si (con suerte), pero de seguro ya será demasiado tarde. Menos mal que yo soy de a pie y utilizo los transportes publicos. Hoy he leído un chistecito de otra amiga blogger, jajajajaja. Te dejo su enlace para que lo leas, lo mismo te echas unas risas.

http://chistespasatiemposymas.blogspot.com/

ENTRADA: "EL JUBILAO"

No te lo pierdas guapa, y cuídate mucho. Te mando todo mi cariño en un fuerte abrazo. Feliz domingo.

María dijo...

Gracias, Rosana, voy a leerlo porque me pongo de una mala leche impresionante con cada nueva prohibición absurda.

Feliz domingo para tí también.

Besos

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

Escribimos pensamientos y...pensamos con palabras. Una palabra vale más que mil imágenes. ¡Me gusta tu blog!

María dijo...

Manuel: Comparto tu opinión, yo soy de las que aman las palabras y llego hasta el extremo de que no veo una película si he leído el libro previamente. Gracias.

Besos

Manases dijo...

No podía estar más de acuerdo con todo lo que has expuesto María, Hitler y Stalin fracasaron en su empeño por callar al pueblo. Pero parece que hoy en día, vuelve a aparecer la tiranía de los gobiernos. No María no nos callaran no dejaremos que nos manipulen, ellos tienen el poder, pero nosotros tenemos la palabra y la indiferencia y el mayor de los desprecios hacia esa clase de gobernantes políticos. Me viene a la mente una cita Bíblica: “No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23) o esta otra “el hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo” (Eclesiastés 8:9) .….. Besos

María dijo...

No, Manasés, no nos callarán, por lo menos a mí que me ha salido la vena guerrillera y estoy que no paso una, jajaja.

Maravillosas y tremendamente acertadas tus citas bíblicas ¿te he dicho alguna vez que eres una enciclopedia andante?.

Besos